El tabaquismo y el cáncer

¿Qué es el cáncer?

El cáncer se refiere a las enfermedades en que las células anormales se dividen sin control y son capaces de invadir otros tejidos. Las células cancerosas se pueden propagar a otras partes del cuerpo a través de los sistemas circulatorio y linfático, los cuales ayudan al cuerpo a deshacerse de las toxinas.1,2

Existen más de 100 tipos diferentes de cáncer. A la mayoría de los cánceres se les da el nombre del órgano o tipo de célula en el que se originan; por ejemplo, el cáncer de pulmón comienza en el pulmón y el cáncer de laringe, en la laringe.1

Los síntomas pueden incluir:3

  • Un engrosamiento o bulto en cualquier parte del cuerpo.
  • Aumento o pérdida de peso sin causa conocida.
  • Una llaga que no se cura.
  • Ronquera o tos que no se va.
  • Dificultad para tragar.
  • Malestar después de comer.
  • Cambios en los hábitos intestinales y urinarios.
  • Hemorragia o secreción inusuales.
  • Debilidad o mucho cansancio.

¿Cómo se relaciona el tabaquismo con el cáncer?

Fumar puede causar cáncer y luego impedir que su cuerpo lo combata:4

  • Las sustancias tóxicas en el humo del cigarrillo pueden debilitar el sistema inmunitario del cuerpo, lo cual hace más difícil matar las células cancerosas. Cuando esto pasa, las células se siguen multiplicando sin que nada las detenga.
  • Las sustancias tóxicas en el humo del tabaco pueden dañar o cambiar el ADN de las células. El ADN es el “manual de instrucciones” de las células que controla su crecimiento y funcionamiento normales. Cuando se daña el ADN, una célula puede comenzar a crecer sin control y formar un tumor canceroso.

Los médicos han sabido desde hace años que fumar causa la mayoría de los cánceres de pulmón. Esto todavía es cierto en la actualidad, cuando casi 9 de cada 10 muertes por cáncer de pulmón se deben al consumo de cigarrillos o a la exposición al humo de segunda mano.5 De hecho, hoy en día los fumadores tienen un mayor riesgo de presentar cáncer de pulmón que el que tenían en 1964, aun cuando fumen menos cigarrillos. Una de las razones podrían ser los cambios en la forma en que se fabrican los cigarrillos y las sustancias químicas que contienen.5

Los tratamientos están mejorando, pero el cáncer de pulmón todavía mata más hombres y mujeres que cualquier otro tipo de cáncer. En los Estados Unidos, más de 7300 personas no fumadoras mueren cada año debido al cáncer de pulmón provocado por el humo de segunda mano.6 El humo de segunda mano es la combinación del humo proveniente del extremo encendido del cigarrillo y del humo exhalado por alguien que está fumando.6

El tabaquismo puede causar cáncer en casi cualquier parte del cuerpo, incluidos:5

Los hombres con cáncer de próstata que fuman podrían tener más probabilidades de morir a causa de este cáncer que aquellos que no fuman.5

El tabaco que no se fuma, como el tabaco de mascar, también causa cáncer, como los cánceres que afectan:7

¿Cómo se pueden prevenir los tipos de cáncer relacionados con el tabaquismo?

Lo más importante que puede hacer para prevenir los cánceres relacionados con el tabaquismo es no fumar cigarrillos; y si lo está haciendo, dejar de fumar. También es importante evitar el humo de segunda mano.

Dejar de fumar reduce el riesgo de presentar 12 tipos de cáncer: de pulmón, laringe, cavidad oral y faringe, esófago, páncreas, vejiga, estómago, colon y recto, hígado, cuello uterino, riñón, y la leucemia mielógena aguda (LMA).8

  • Dentro de los 5 a 10 años de haber dejado de fumar, la probabilidad de presentar cáncer de boca, garganta o laringe disminuye a la mitad.8
  • Dentro de los 10 años de haber dejado de fumar, se reduce la probabilidad de presentar cáncer de vejiga, esófago o riñón.8
  • Dentro de los 10 a 15 años posteriores a haber dejado de fumar, su riesgo de presentar cáncer de pulmón disminuye a la mitad.8
  • Dentro de los 20 años de haber dejado de fumar, su riesgo de presentar cáncer de boca, garganta, faringe o páncreas se reduce hasta casi igualar el riesgo que tiene una persona que no fuma. También se reduce a casi la mitad el riesgo de presentar cáncer de cuello uterino.8

Pruebas de detección del cáncer

Pruebas de detección de los cánceres de cuello uterino y colorrectal

Las investigaciones muestran que las pruebas de detección de los cánceres de cuello uterino y colorrectal que se realizan de la manera recomendada ayudan a prevenir estas enfermedades. Hacer pruebas de detección de los cánceres de cuello uterino y colorrectal también ayuda a descubrir estas enfermedades en sus etapas iniciales, cuando es probable que el tratamiento funcione mejor. Los CDC ofrecen pruebas de detección de cáncer de cuello uterino gratuitas o a bajo costo en todo el país.2 Además, Screen for Life, la campaña nacional de acción contra el cáncer colorrectal de los CDC informa a hombres y mujeres de 50 años de edad y mayores acerca de la importancia de hacerse pruebas de detección de cáncer colorrectal con regularidad.9

Detección del cáncer de pulmón

Las personas que han fumado por muchos años podrían pensar en la posibilidad de hacerse pruebas de detección de cáncer de pulmón. La única prueba de detección recomendada para el cáncer de pulmón es la tomografía computarizada de baja dosis (también llamada TC de baja dosis o LDCT, por sus siglas en inglés). En esta prueba, una máquina de rayos X escanea el cuerpo usando dosis bajas de radiación para generar imágenes detalladas de los pulmones.

El Grupo de Trabajo Sobre Servicios Preventivos de los EE. UU. recomiendaexternal icon hacerles pruebas anuales de detección de cáncer de pulmón con LDCT a las personas que:10

  • tengan antecedentes de tabaquismo excesivo, y
  • fumen actualmente o hayan dejado de hacerlo en los últimos 15 años, y
  • tengan entre 55 y 80 años de edad.

El tabaquismo excesivo significa un antecedente de consumo de cigarrillos de 30 paquete-años o más. Un paquete-año es fumar como promedio un paquete de cigarrillos al día durante un año. Por ejemplo, una persona puede tener un antecedente de 30 paquete-años al fumar un paquete diario por 30 años o dos paquetes diarios por 15 años.11

El grupo de trabajo recomienda que se dejen de hacer pruebas de detección anuales cuando la persona haya cumplido 81 años de edad, no haya fumado por 15 años o tenga un problema de salud que haga que no desee o no pueda someterse a una operación si le detectan cáncer de pulmón.10

Hable con su médico sobre las pruebas de detección del cáncer de pulmón y sus beneficios y riesgos posibles. Hacerse pruebas de detección del cáncer de pulmón no es en reemplazo de dejar de fumar. Si la prueba de detección del cáncer de pulmón es adecuada para usted, su médico puede remitirlo a un centro donde se hagan pruebas de detección de alta calidad.11

¿Cómo se trata el cáncer?

El tratamiento depende del tipo de cáncer y de la etapa de la enfermedad (qué tan grave sea el cáncer y si se ha extendido). Los médicos también pueden considerar la edad y la salud general del paciente. A menudo, la meta del tratamiento es curar el cáncer. En otros casos, es controlar la enfermedad o reducir los síntomas por el mayor tiempo posible. El plan de tratamiento para una persona puede cambiar con el paso del tiempo.7

La mayoría de los planes de tratamiento incluyen operaciones, radioterapia o quimioterapia. Otros planes incluyen terapia biológica (un tratamiento que ayuda al sistema inmunitario a combatir el cáncer).3

Algunos cánceres responden mejor a un solo tipo de tratamiento, mientras que otros responden mejor a una combinación de tratamientos.3

Para pacientes que reciban dosis muy altas de quimioterapia o radioterapia, el médico puede recomendarles un trasplante de células madre, también conocido como trasplante de médula ósea. Esto se debe a que los tratamientos con dosis muy altas destruyen tanto las células cancerosas como los glóbulos sanguíneos normales. El trasplante de células madre puede ayudar al cuerpo a producir glóbulos sanguíneos sanos para remplazar a los que se perdieron debido al tratamiento contra el cáncer. Es un procedimiento complicado con muchos efectos secundarios y riesgos.12

Dejar de fumar mejora el pronóstico de las personas con cáncer. Las personas que siguen fumando después de recibir un diagnóstico de cáncer aumentan su riesgo de volver a tener cáncer y de morir. Tienen más probabilidades de morir a causa del cáncer que los no fumadores y de presentar un segundo (nuevo) cáncer relacionado con el tabaco.5,13

Cáncer colorrectal y ostomías

Una ostomía (o estoma) es una abertura que se hace en el cuerpo por medio de una operación y que permite la eliminación de los desechos del organismo.14 Las ostomías se utilizan en el tratamiento o control del cáncer y otras enfermedades.15 Son necesarias cuando los orificios normales del cuerpo están cerrados o alterados como parte del tratamiento del cáncer. La bolsa de ostomía se coloca alrededor de la abertura para recolectar los desechos que se retirarán. Las ostomías generalmente se realizan durante las primeras etapas del tratamiento quirúrgico para extirpar el cáncer.14 En el caso de los pacientes con cáncer colorrectal, la colostomía (aberturas quirúrgicas desde el intestino o el colon hasta el abdomen) puede ser una operación que les salve la vida.14,15 Una ostomía puede ser temporal o permanente.14,15 Las temporales se utilizan mientras el área del cuerpo afectada sana. Las permanentes se utilizan cuando el cáncer ha llevado a la extirpación total del colon o de su última parte.15

El sitio web United Ostomy Associations of America (UOAA)external icon se concentra en la calidad de vida positiva que se puede lograr luego de una ostomía y proporciona información sobre una variedad de temas, como los siguientes:

  • Descripciones de términos relacionados con la ostomía
  • Preguntas frecuentes
  • Información acerca del equipo para ostomías
  • Consejos para vivir con una ostomía
  • Grupos de apoyo
  • Recursos como:
    • Maneras de conectarse con otras personas a quienes se les ha practicado una ostomía
    • Información médica
    • Información para grupos específicos (p. ej., niños, mujeres)
    • Información acerca de alimentos y nutrición

Referencias

  1. National Cancer Institute. What Is Cancer? Defining Cancerexternal icon [last updated 2015 Feb 9; accessed 2020 January 27].
  2. Centers for Disease Control and Prevention. How to Prevent Cancer or Find It Early  [last updated 2019 July 9; accessed 2020 January 27].
  3. American Cancer Society. Signs and Symptoms of Cancerexternal icon [last updated: 2014 August 11; accessed 2020 January 27].
  4. U.S. Department of Health and Human Services. A Report of the Surgeon General. How Tobacco Smoke Causes Disease: The Biology and Behavioral Basis for Smoking-Attributable Disease. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2010 [accessed 2020 January 27].
  5. U.S. Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Smoking—50 Years of Progress: A Report of the Surgeon General. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2014 [2020 January 27].
  6. Centers for Disease Control and Prevention. Secondhand Smoke (SHS) Facts [last updated 2018 Jan 17; accessed 2020 January 27].
  7. World Health Organization International Agency for Research on Cancer. Smokeless Tobacco and Some Tobacco-Specific N-Nitrosaminespdf iconexternal icon [PDF – 3.19MB] [accessed 2020 January 27].
  8. U.S. Department of Health and Human Services. Smoking Cessation. A Report of the Surgeon General.pdf iconexternal icon Atlanta, GA: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2020. [accessed 2020 February 19].
  9. Centers for Disease Control and Prevention. Screen for Life: National Colorectal Cancer Action Campaign [last updated 2019 July 1; accessed 2020 January 27].
  10. U.S. Preventive Services Task Force. Final Recommendation Statement – Lung Cancer: Screeningexternal icon. 2016 December. [accessed 2020 January 27].
  11. Centers for Disease Control and Prevention. Who Should be Screened for Lung Cancer? [last reviewed 2019 September 18; accessed 2020 January 27].
  12. American Cancer Society. Types of Cancer Treatment. [accessed 2020 February 19].
  13. American Cancer Society. Colostomy Guideexternal icon [accessed 2020 January 27].
  14. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Ostomy Surgery of the Bowelexternal icon [last updated 2014 Aug 13; accessed 2020 January 27].
Terrie

Terrie fumó por 30 años.

“Me han diagnosticado cáncer 10 veces. Comencé a fumar muy joven. Gran parte de lo que he sufrido, todos estos cánceres, se hubieran podido prevenir”.

Historias de la vida real acerca del cáncer:

Real Stories about cancer
Hoy comienzo mi travesía para dejar de fumar. Recursos GRATUITOS de espanol.smokefree.gov


Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir. Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

 

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

Esta página fue revisada el: 19 de febrero de 2020