Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Afecciones mentales: Depresión y Ansiedad

¿Qué es la depresión?

La depresión es más que tan solo sentirse triste o tener un mal día. Cuando la tristeza dura bastante tiempo e interfiere con las actividades normales diarias, usted podría estar deprimido. Los síntomas de la depresión incluyen los siguientes:1

  • Sentirse triste o ansioso con frecuencia o todo el tiempo.
  • No querer realizar actividades que antes eran divertidas.
  • Sentirse irritable, frustrado con facilidad o intranquilo.
  • Tener dificultad para dormirse o seguir durmiendo.
  • Levantarse muy temprano o dormir demasiado.
  • Comer más o menos de lo usual o no tener apetito.
  • Tener malestar, dolores, dolores de cabeza o problemas estomacales que no se mejoran con tratamiento.
  • Tener dificultad para concentrarse, recordar detalles o tomar decisiones.
  • Sentirse cansado, aun después de dormir bien.
  • Sentirte culpable, que no vale nada o desamparado.
  • Pensar en el suicidio o en hacerse daño.

La siguiente información no pretende proporcionar un diagnóstico médico de depresión grave y no puede usarse en lugar de consultar a un profesional de la salud mental. Si usted cree que está deprimido, hable con su médico o un profesional de salud mental inmediatamente. Esto es especialmente importante si sus síntomas empeoran o están afectando sus actividades diarias.

 Inicio de la página

¿Qué causa la depresión?

La causa exacta de la depresión se desconoce. Puede ser causada por una combinación de factores genéticos, biológicos, ambientales y sicológicos.2 Todas las personas son diferentes, pero los siguientes factores pueden aumentar la probabilidad de que una persona se deprima:1

  • Tener familiares consanguíneos que hayan tenido depresión.
  • Haber sufrido eventos traumáticos o estresantes, como el abuso físico o sexual, la muerte de un ser querido o problemas financieros.
  • Pasar por un cambio significante en la vida, aunque haya sido planeado.
  • Tener un problema médico, como cáncer, accidente cerebrovascular o dolor crónico.
  • Tomar ciertos medicamentos. Hable con su médico si tiene preguntas sobre si sus medicamentos lo pueden estar deprimiendo.
  • Consumo de alcohol o drogas.

 Inicio de la página

¿A quiénes les da depresión?

En general, cerca de 1 de cada 6 adultos tendrá depresión en algún momento de su vida.3 La depresión afecta al año a unos 16 millones de adultos en los EE. UU.4 Cualquier persona se puede deprimir, y la depresión puede ocurrir a cualquier edad y en cualquier tipo de persona.

Muchas personas que tienen depresión también tienen otras afecciones mentales.1, 5 Los trastornos de ansiedad con frecuencia van de la mano de la depresión. Las personas con trastornos de ansiedad enfrentan sentimientos intensos e incontrolables de ansiedad, temor, preocupación o pánico.1 Estos sentimientos pueden interferir con las actividades diarias y pueden durar por bastante tiempo.

 Inicio de la página

Fumar es mucho más común entre los adultos con afecciones mentales, como la depresión y la ansiedad, que en la población en general.6 Cerca de 3 de cada 10 cigarrillos fumados por adultos en los Estados Unidos, son fumados por personas con afecciones mentales.6 Se desconoce la razón por la cual los fumadores tienen más probabilidad que los no fumadores de presentar depresión, ansiedad y otras afecciones mentales. Es necesario llevar a cabo más investigaciones para determinar la razón. Sin importar la causa, fumar no es un tratamiento para la depresión o ansiedad. Recibir ayuda por su depresión y ansiedad, así como dejar de fumar es la mejor forma de sentirse mejor.

 Inicio de la página

¿Cuáles son los tratamientos para la depresión?

Hay muchos tratamientos útiles para la depresión. El tratamiento para la depresión puede ayudar a reducir los síntomas y acortar la duración de la depresión. El tratamiento puede incluir recibir terapia o tomar medicamentos. Su médico o profesional de salud mental calificado puede ayudarlo a determinar cuál tratamiento es mejor para usted.

  • Terapia. Muchas personas se benefician de la sicoterapia, también conocida como terapia o consejería.7, 8 La mayoría de las terapias duran por un tiempo corto y se concentran en los pensamientos, sentimientos y problemas que la persona está teniendo en su vida en la actualidad.  En algunos casos, entender su pasado puede ayudar, pero encontrar formas de manejar lo que está pasando ahora en su vida puede ayudarlo a enfrentar y prepararse para los retos en el futuro.
  • En la terapia, usted trabajará con su terapeuta para aprender habilidades que lo ayudarán a enfrentar la vida, cambiar conductas que están causándole problemas y encontrar soluciones. No sienta timidez ni sienta pena de hablar abierta y honestamente acerca de sus sentimientos y preocupaciones. Esta es una parte importante de sentirse mejor.Algunas metas comunes de la terapia incluyen las siguientes:
    • Mejorar la salud.
    • Dejar de fumar, y de consumir drogas y alcohol.
    • Sobreponerse a los miedos e inseguridades.
    • Manejar el estrés.
    • Entender los eventos dolorosos pasados.
    • Identificar cosas que empeoran la depresión.
    • Mejorar las relaciones con familiares y amigos.

Entender por qué algo le molesta y crear un plan para hacerle frente.

  • Medicamentos. Muchas personas con depresión encuentran que tomar medicamentos recetados, llamados antidepresivos, puede ayudarlas a mejorar su ánimo y las habilidades para enfrentar problemas. Hable con su médico para saber si son adecuados para usted. Si su médico le da una receta para un antidepresivo, pregunte cómo debe tomar el medicamento exactamente. Si ya está usando terapia de remplazo de nicotina u otro tipo de medicamento para ayudarlo a dejar de fumar, asegúrese de decírselo al médico. Hay varios medicamentos antidepresivos, por lo que usted y su médico tienen varias opciones para escoger. Algunas veces toma varios intentos encontrar el mejor medicamento y la dosis correcta para usted, así que tenga paciencia. Además tenga en cuenta la siguiente información importante:
  • Cuando tome estos medicamentos, es importante seguir las instrucciones sobre cuánto tomar. Algunas personas se empiezan a sentir mejor unos pocos días después de empezar a tomar el medicamento, pero puede tomar hasta 4 semanas para sentir el mayor beneficio. Los antidepresivos funcionan bien y son seguros para la mayoría de las personas, pero aun así es importante hablar con su médico si presenta efectos secundarios. Los efectos secundarios por lo general no interfieren en su rutina diaria, y con frecuencia desaparecen tan pronto su cuerpo se ajusta al medicamento.
  • No deje de tomar un antidepresivo sin hablar primero con su médico. Dejar de tomar los medicamentos repentinamente puede causar síntomas o empeorar la depresión. Trabaje con su médico para ajustar en forma segura la cantidad que debe tomar.
  • Algunos antidepresivos pueden causar riesgos durante el embarazo. Hable con su médico si está embarazada o puede quedar embarazada, o si está planeando quedar embarazada.
  • Los antidepresivos no pueden resolver todos sus problemas. Si nota que su ánimo está empeorando o si piensa en lastimarse, es importante que llame al médico enseguida.

Dejar de fumar no interferirá con su tratamiento de salud mental ni empeorará su depresión. Es más, las investigaciones muestran que dejar de fumar puede en realidad mejorar su salud mental a largo plazo.9, 10, 11

 Inicio de la página

Depresión y suicidio: Busque ayuda durante una crisis

Algunas personas que están deprimidas pueden pensar en lastimarse o cometer suicidio (quitarse la vida). Si usted o alguien que conoce está pensando en lastimarse o en cometer suicidio, por favor busque ayuda inmediatamente. Los siguientes recursos pueden ayudar:

 Inicio de la página

Recursos adicionales

Si usted es fumador y  está lidiando con la depresión o la ansiedad, considere usar los siguientes recursos:

 Inicio de la página

Referencias

  1. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fifth Edition. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing, 2013 [accessed 2018 Mar 22].
  2. Belmaker RH, Agam G. Major Depressive Disorder. New England Journal of Medicine 2008;358:355–68 [accessed 2018 Mar 22].
  3. Kessler RC, Berglund P, Demler O, Jin R, Merikangas KR, Walters EE. Lifetime Prevalence and Age-of-Onset Distributions of DSM-IV Disorders in the National Comorbidity Survey Replication. Archives of General Psychiatry 2005;62(6):593-602 [accessed 2018 Mar 22].
  4. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. Results from the 2013 National Survey on Drug Use and Health: Mental Health Findings [PDF – 2.37MB]. Rockville, MD: Department of Health and Human Services, Substance Abuse and Mental Health Services Administration, Center for Behavioral Health Statistics and Quality, 2014 [accessed 2018 Mar 22].
  5. Kessler RC, Birnbaum HG, Shahly V, Bromet E, Hwang I, McLaughlin KA, Sampson N, Andrade LH, de Girolamo G, Demyttenaere K, Haro JM, Karam AN, Kostyuchenko S, Kovess V, Lara C, Levinson D, Matschinger H, Nakane Y, Browne MO, Ormel J, Posada-Villa J, Sagar R, Stein DJ. Age Differences in the Prevalence and Co-Morbidity of DSM-IV Major Depressive Episodes: Results From the WHO World Mental Health Survey Initiative. Depression and Anxiety 2010;27(4):351–64 [accessed 2018 Mar 22].
  6. Centers for Disease Control and Prevention. Vital Signs: Current Cigarette Smoking Among Adults Aged ≥ 18 Years with Mental Illness—United States, 2009–2011. Morbidity and Mortality Weekly Report 2013;62(05):81–7 [accessed 2018 Mar 22].
  7. American Psychiatric Association. Practice Guidelines for the Treatment of Patients With Major Depressive Disorder, Third Edition [PDF – 1.64MB]. Arlington, VA: American Psychiatric Publishing, 2010 [accessed 2018 Mar 22].
  8. Davidson JRT. Major Depressive Disorder Treatment Guidelines in America and Europe. Journal of Clinical Psychiatry 2010;71(Suppl E1):e04 [accessed 2018 Mar 22].
  9. Tidey JW, Miller ME. Smoking Cessation and Reduction in People With Chronic Mental Illness. BMJ 2015; doi:http://dx.doi.org/10.1136/bmj.h4065 [accessed 2018 Mar 22].
  10. Evins AE, Cather C, Laffer A. Treatment of Tobacco Use Disorders in Smokers With Serious Mental Illness: Toward Clinical Best Practices. Harvard Review of Psychiatry 2015;23(2):90–8 [accessed 2018 Mar 22].
  11. Hitsman B, Moss TG, Montoya ID, George TP. Treatment of Tobacco Dependence in Mental Health and Addictive Disorders. Canadian Journal of Psychiatry 2009;54(6):368–78 [accessed 2018 Mar 22].

 Inicio de la página


Conozca a Rebecca

Rebecca

Rebecca, 57 años, luchó contra la depresión y tuvo varias advertencias como fumadora. Se sentía deprimida y fumaba cigarrillos como ayuda para lidiar con sus sentimientos. Mientras más fumaba, más difícil parecía dejar de hacerlo. Rebecca finalmente dejó de fumar después de conseguir atención médica para su depresión y de darse cuenta de que tenía que cuidar su propia salud. Ahora lleva una vida nueva, sin fumar.

“Dejé de fumar y recibí atención médica para mi depresión”.

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir. Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

  • Esta página fue revisada el: 20 de marzo de 2018
  • Esta página fue modificada el: 23 de abril de 2018
  • Fuente del contenido:
TOP