Artículos de la campaña para las personas con afecciones mentales

Artículo previamente escrito para la prensa sobre la campaña Consejos® para las personas con afecciones mentales

Este artículo previamente escrito para la prensa sobre la campaña Consejos de exfumadores® está listo para ser adaptado y utilizado por periodistas, blogueros y otros miembros de los medios de comunicación, así como en los boletines de organizaciones.

La campaña de los CDC Consejos de exfumadores® transmite anuncios impactantes desde abril del 2018

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) continúan con su campaña educativa nacional acerca del tabaco —Consejos de exfumadores® (Consejos®)— con anuncios televisivos impactantes que presentan a personas de la vida real que han sufrido daños por el tabaquismo. Los anuncios de la campaña, que se transmiten desde abril del 2018, nuevamente resaltan el daño inmediato y a largo plazo causado por el tabaquismo, y alientan a los fumadores a dejar de fumar.

Una de las afecciones que se destacan en la campaña es la depresión. El tabaquismo es mucho más común entre los adultos con afecciones mentales, como depresión o ansiedad, que en la población general. De hecho, durante el periodo del 2009 al 2011, al menos 3 de cada 10 cigarrillos consumidos por adultos en los Estados Unidos fueron fumados por personas con afecciones mentales. No se sabe con exactitud por qué es más probable que los fumadores tengan depresión, ansiedad y otras afecciones mentales que los no fumadores. Se necesitan más investigaciones para determinar la razón. Sin importar la causa, fumar no es un tratamiento para la depresión o la ansiedad. Recibir ayuda para la depresión y la ansiedad, así como dejar de fumar, son la mejor forma de sentirse mejor. Recientes investigaciones han mostrado que los adultos que tienen afecciones mentales y que fuman —como otros fumadores— quieren dejar de fumar, pueden hacerlo y se benefician de tratamientos para la cesación del tabaquismo de comprobada eficacia.

Rebecca, de 54 años, es una de las exfumadoras que aparecen en la campaña Consejos. Empezó a fumar cigarrillos a los 16 años. Todos sus familiares fumaban y cuando ella comenzó a hacerlo, quedó enganchada. Ya adulta, trató de dejar de fumar, pero como muchos fumadores, pronto descubrió que le resultaba difícil hacerlo.

Rebecca recibió el diagnóstico de depresión a los 33 años. Fumaba cuando se sentía deprimida porque pensaba que eso podía ayudarla a lidiar con sus sentimientos. Cuando trató de dejar el cigarrillo y no pudo, se sintió aún más deprimida. “Era simplemente un círculo vicioso, vicioso”, dijo. Rebecca sabía que su salud estaba en peligro cuando contrajo enfermedad de las encías grave, un riesgo para todos los fumadores. Para romper ese círculo, Rebecca sabía que tenía que conseguir ayuda para su depresión y dejar de fumar para siempre.

Rebecca por fin pudo dejar de fumar y así comenzar una nueva etapa, libre del tabaco. Quería ser un buen ejemplo para su nieto, por lo que se dedicó a un estilo de vida más saludable, empezó a hacer ejercicio y acudió a terapia con el fin de recibir ayuda para su depresión.

Cuando Rebecca comenzó a disfrutar la vida como una persona no fumadora, se sintió alentada por los cambios positivos y el progreso que estaba haciendo. “Aprendí que tengo el poder para cambiar. Todo está dentro de mí”, dijo Rebecca.

“La mayoría de los fumadores quiere dejar de fumar. Ellos no quieren sufrir”, dijo Corinne Graffunder, DrPH, MPH, directora de la Oficina de Tabaquismo y Salud de los CDC. “Al mostrar la manera en que personas de la vida real y sus familias son afectadas por enfermedades relacionadas con el tabaquismo, la campaña Consejos® puede ayudar a motivar a las personas para que dejen de fumar para siempre”, agregó.

Los CDC lanzaron la primera campaña Consejos en el 2012 para reducir las tasas de tabaquismo y salvar vidas. Los resultados de un estudio de los CDC publicado en la revista médica The Lancet muestran que una cifra estimada de 1.64 millones de fumadores intentaron dejar de fumar durante el periodo de la campaña del 2012, y que aproximadamente 100 000 de ellos dejaron de fumar para siempre. Desde el 2012, los CDC estiman que millones de personas en los Estados Unidos han intentado dejar de fumar cigarrillos debido a la campaña, y al menos medio millón ha dejado de fumar para siempre.

Para obtener más información sobre la campaña Consejos y los recursos para dejar de fumar, visite CDC.gov/consejos. Para recibir ayuda, llame al 1-855-DÉJELO-YA (1-855-335-3569).

Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir. Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

Esta página fue revisada el: 20 de marzo de 2018