La historia de Wilma

Wilma no puede identificar un motivo específico por el que empezó a fumar cigarrillos. Sus hermanos fumaban y en los primeros años de su adolescencia ya le sacaba cigarrillos a escondidas a su hermana, comenzando una adicción que duraría 30 años.

A mediados de los cuarenta, Wilma decidió que necesitaba dejar de fumar. Después de varios intentos fallidos, dejó de fumar definitivamente en el 2007. Tiró los encendedores, los ceniceros y empezó a hacer más ejercicio. Buscó asesoría de su médico y como ayuda utilizó un medicamento recetado. También obtuvo apoyo a través de un programa de Internet. Hoy, a los 49 años, disfruta de actividades y de un estilo de vida que nunca soñó tener como fumadora.

La biografía de Wilma


Wilma no puede identificar un motivo específico por el que empezó a fumar cigarrillos. Sus hermanos fumaban y en los primeros años de su adolescencia ya le sacaba cigarrillos a escondidas a su hermana, comenzando una adicción que duraría 30 años. A mediados de los cuarenta, Wilma decidió que necesitaba dejar de fumar.

Wilma

“I realized I was too young to feel this bad and too old to be messing around with smoking anymore,” she says. After several unsuccessful attempts to quit in the past, Wilma quit for good in 2007. She got advice from her doctor and used a prescription to help. She also got support through an online program. She threw out her lighters and ashtrays and started exercising more.

“Me di cuenta de que era demasiado joven como para sentirme tan mal y demasiado grande como para seguir perdiendo el tiempo con el cigarrillo”, dice. Después de varios intentos fallidos, Wilma dejó de fumar definitivamente en el 2007. Buscó asesoría de su médico y como ayuda utilizó un medicamento recetado. También obtuvo apoyo a través de un programa de Internet. Tiró los encendedores y los ceniceros y empezó a hacer más ejercicio.

Hoy, a los 49 años, disfruta de actividades y un estilo de vida que nunca soñó tener como fumadora. Se está preparando para ser instructora de yoga (el yoga fue uno de los ejercicios que la ayudaron a afrontar la abstinencia de la nicotina) y para correr media maratón. También consume alimentos más sanos que cuando fumaba.

“Una vez que dejas de fumar, se abren muchas posibilidades que no ves cuando estás tan atrapado por la adicción”, afirma Wilma. “También reconozco que, como mujer, la vanidad fue parte de mi motivación para dejar el hábito. Quiero verme lo más joven que pueda por el mayor tiempo posible, y fumar no me iba a ayudar”.

Wilma espera que su historia pueda inspirar a otros para dejar de fumar y se siente orgullosa de formar parte de la campaña Consejos para ex fumadores®. “Quiero ser una inspiración para que otros dejen de fumar, aunque sea una sola persona”, dice. “Se trata de tu salud”.

Recursos Adicionales


Más historias relacionadas


Más historias reales de las personas que han dejado de fumar:


Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir. Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

 

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

Esta página fue revisada el: 21 de marzo de 2018