Conozca cómo la pandemia del COVID-19 puede afectar la preparación y recuperación en casos de desastres, y qué puede hacer para mantenerse y mantener a los demás seguros.

Estrategias de salud pública para reducir la exposición al humo de los incendios forestales durante la pandemia de COVID-19

Dry grass and brush burning in a wildfire.

Este documento proporciona información sobre la preparación y respuesta para incendios forestales durante la pandemia de COVID-19 en curso. Está diseñado para que lo use el personal de salud pública, salud ambiental y calidad del aire, en las jurisdicciones federales, estatales, territoriales, locales y tribales de los Estados Unidos. Se debe usar junto con El humo de los incendios forestales: Guía para funcionarios de salud pública [En Inglés]external icon, edición revisada del 2019; El humo de los incendios forestales y el COVID-19: Preguntas frecuentes y recursos para asesores en recursos aéreos y otros profesionales de salud ambiental; información de los CDC sobre el COVID-19; y otras guías y recursos existentes.

Información general

El documento El humo de los incendios forestales: Guía para funcionarios de salud pública [En Inglés]external icon, publicado en el 2019, contiene recursos de ayuda para funcionarios de salud pública estatales, territoriales, locales y tribales para prepararse para eventos de humo por incendios forestales, tomar medidas para proteger al público del humo y comunicarse con el público sobre el humo y la salud. “El humo de los incendios forestales: Guía para funcionarios de salud pública” (de aquí en adelante llamado “Guía sobre los incendios forestales” o “Guía”) proporciona información basada en la evidencia sobre los efectos del humo de los incendios forestales en la salud, su impacto en la calidad del aire, y estrategias para reducir la exposición. También proporciona herramientas para comunicar las condiciones de calidad de aire durante los eventos de humo y medidas de salud pública que se pueden tomar antes, durante y después de los incendios forestales.

La información que se encuentra en la Guía sobre los incendios forestales sigue siendo precisa. Este documento apoya y amplía la información contenida en la Guía con información adicional sobre el riesgo de humo por incendios forestales durante la pandemia de COVID-19. También provee alternativas para varias medidas de salud pública específicas que se describen en la Guía que los funcionarios de salud pública no puedan implementar durante la pandemia de COVID-19.

Poblaciones en riesgo adicionales por los efectos del humo de incendios forestales en la salud, durante la pandemia de COVID-19

La Guía sobre los incendios forestales describe las poblaciones que están en mayor riesgo por los efectos que tiene en la salud la exposición al humo de incendios forestales. Estas poblaciones incluyen a niños, mujeres embarazadas, adultos mayores, personas con enfermedad cardiovascular y respiratoria existente, personas que viven en áreas de menor nivel socioeconómico, y personas que trabajan al aire libre.

Durante y debido a la pandemia de COVID-19, también podrían estar en riesgo otras poblaciones. Los funcionarios de salud pública que emitan mensajes para las poblaciones en riesgo, deberían también emitir mensajes para otras poblaciones a las que se les aconseje tomar precauciones adicionales durante la pandemia de COVID-19, incluidas aquellas con mayor riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19.

Medidas de salud pública para reducir la exposición al humo de los incendios forestales durante el COVID-19

En la Guía sobre los incendios forestales se describen las medidas específicas que los miembros del público pueden tomar cuando el humo de incendios forestales haga insalubre la calidad del aire en una comunidad:

  • Crear una “habitación limpiaexternal icon“, con aire filtrado, en la casa.
  • Limitar el tiempo que se pase al aire libre.
  • Ir a un “refugio de aire más limpio” o a un “espacio de aire más limpio” si el aire de adentro de la casa no pueda mantenerse lo suficientemente limpio.
  • Usar un respirador N95 o P100 aprobado por NIOSH, con prueba de ajuste (para las personas que deban pasar tiempo al aire libre).

Es posible que estas estrategias deban modificarse durante la pandemia de COVID-19.

Cómo crear una habitación limpia en la casa

Durante la pandemia de COVID-19, los mensajes de preparación para los incendios forestales dirigidos al público deben enfatizar la importancia de crear una habitación limpia en la casa. Las habitaciones limpias eficaces en las casas son una manera práctica de reducir la exposición al humo y de mantener el distanciamiento físico, ya que las personas se quedan en sus casas en lugar de ir a un refugio o espacio de aire más limpio.

En las áreas donde exista el potencial de que el humo de un incendio forestal afecte a las personas, la creación de habitaciones limpiasexternal icon en las casas es una manera de reducir la exposición, y es práctico durante la pandemia de COVID-19 cuando se recomiende quedarse en casa. Las habitaciones limpias son de beneficio para todos, pero son especialmente importantes para las personas que tengan afecciones que puedan ponerlas en mayor riesgo de enfermarse o lesionarse tras la exposición al humo de un incendio forestal. También se recomienda que las personas que deban trabajar al aire libre tengan una habitación limpia en la casa para que tengan acceso a un sitio con aire limpio después de trabajar. Los siguientes recursos proporcionan información para los funcionarios de salud pública y el público acerca de cómo crear una habitación limpia en la casa:

Los funcionarios de salud pública, salud ambiental y calidad del aire pueden evaluar el riesgo de incendio forestal y de humo en sus áreas, y la necesidad de dar mensajes claros y reiterados de cómo crear habitaciones limpias en las casas, usando los Pronósticos nacionales de incendios forestales potencialmente significativos del Centro Interagencial Nacional de Incendios [En Inglés]external icon y el Sistema InciWeb de Información de Incidentes del Grupo Nacional de Coordinación para Incendios Forestales [En Inglés]external icon. Los funcionarios de salud pública que emitan mensajes de quedarse en casa y crear habitaciones limpias para reducir la exposición al humo deberían también evaluar la calidad del aire exterior, la gravedad de la exposición al humo y las condiciones del tiempo, como el calor extremo. Sus mensajes de salud pública deben tener en cuenta estas y otras condiciones que afectan la salud y la seguridad de las personas durante los incendios forestales.

Durante las situaciones de evacuación, y otras en las que no sea posible crear habitaciones limpias en las casas, los funcionarios de salud pública deben tener en cuenta el impacto del COVID-19 y las precauciones para desacelerar la propagación del COVID-19 en otras áreas interiores, como en refugios y espacios de aire más limpio, donde las personas podrían ir refugiarse del humo de un incendio forestal. La Guía interina de los CDC para refugios y espacios de aire más limpio describe varias modificaciones que se deben considerar, como fomentar el uso de mascarillas de buen ajuste en todas las personas de 2 años o mayores, implementar evaluaciones de síntomas y temperatura corporal, dividir el espacio para dejar al menos 6 pies (2 metros) de distancia física entre los miembros de un grupo familiar (o grupo de personas) y otro, y seguir las directrices de limpieza y desinfección para los establecimientos comunitarios.

Limitar el tiempo que se pasa al aire libre

Para reducir la exposición al humo de un incendio forestal, las personas que vivan en áreas afectadas deben limitar el tiempo que pasen al aire libre. Por ejemplo, postergar las actividades y tareas al aire libre hasta que la calidad del aire mejore.

Si no se pueden postergar y es necesario que se hagan cuando la calidad del aire sea mala, se recomienda lo siguiente para reducir la inhalación de humo:

  • Limitar el tiempo que pasen al aire libre, al hacer solamente lo que sea esencial.
  • Entrar a algún lugar donde el aire esté limpio frecuentemente para tomarse descansos, especialmente durante los periodos en que los niveles de humo en el aire estén altos.

Los pronósticos del índice de calidad del aire [En Inglés]external icon (AQI, por sus siglas en inglés) de la EPA proporcionan información sobre la calidad del aire a nivel local para que las personas que trabajen al aire libre y otros puedan planificar el trabajo que hagan afuera cuando se espere que la calidad del aire esté mejor. En las áreas viento abajo de los incendios forestales grandes se puede obtener información adicional sobre la calidad del aire a nivel local de los pronósticos que generan los asesores de recursos aéreos del Programa de Respuesta Interagencial a la Calidad del Aire en Incendios Forestales.

Usar respiradores filtradores de partículas

En la Guía sobre los incendios forestales se recomienda a los funcionarios de salud pública considerar tener una reserva de respiradores filtradores de partículas aprobados por NIOSH [En Inglés] para distribuir al público. El uso de respiradores N95 de buen ajuste aprobados por NIOSH provee protección contra el humo de los incendios forestales. Aquellos que no tienen válvula de exhalación pueden, además, reducir la propagación del COVID-19; sin embargo, puede que haya escasez de estos durante la pandemia. Los que tienen válvula de exhalación no se deben usar, para ayudar a prevenir que las personas que los estén usando puedan transmitir el COVID-19.

Si hay escasez de respiradores N95 sin válvula de exhalación aprobados por NIOSH y estos deben reservarse para los trabajadores de primera línea, el personal de respuesta a emergencias u otras poblaciones similares, los funcionarios de salud pública tendrán que evaluar el nivel de gravedad que implicaría la potencial exposición al humo de un incendio forestal, el nivel de transmisión del COVID-19 en la comunidad y la disponibilidad de otros tipos de respirador para determinar cuáles se deberían recomendar para las personas que trabajen al aire libre y para el público. Hay varios factores que deben tener en cuenta:

  • Cuando se usan adecuadamente, todos los respiradores y otras mascarillas recomendados por los CDC para el COVID-19 pueden desacelerar la propagación de esta enfermedad.
  • La protección que proveen las mascarillas varía según su ajuste, las características de filtración del material con el que se hagan (incluida la calidad de la fabricación) y su estado (es decir, si es nueva o usada).
  • Se puede esperar de manera razonable que los respiradores N95 que se ajusten bien y que se usen correctamente provean un mayor nivel de reducción de propagación del COVID-19 que las mascarillas médicas o de otro tipo, aunque esto no se ha cuantificado.
  • Las mascarillas y los respiradores que no tengan buen ajuste y los respiradores N95 con válvulas de exhalación podrían permitir que escape el aire sin filtrar que exhala la persona que los usa.
  • Los respiradores N95 con válvulas de exhalación proveen protección contra el humo de los incendios forestales y el COVID-19 a las personas que los usan, pero podrían no prevenir que transmitan el COVID-19 a los demás. Durante la pandemia de COVID-19, se prefieren los respiradores N95 sin válvulas de exhalación.
  • Aparte de los respiradores N95, las mascarillas que se usan para desacelerar la propagación del COVID-19 ofrecen poca protección contra los contaminantes del aire dañinos que hay en el humo de los incendios forestales. Podrían proteger al usuario contra las partículas grandes que hay en el humo; sin embargo, su nivel de protección respiratoria es más bajo que el de los respiradores N95 aprobados por NIOSH, especialmente en relación con las partículas pequeñas que pueden causar lesiones en los pulmones.
  • No se debería contar con que las mascarillas de tela con filtros insertados o cosidos protejan contra la exposición al humo de los incendios forestales porque el nivel de protección que proveen contra los contaminantes sólidos del aire depende en gran medida del ajuste de la mascarilla y de las características del filtro.

Los recursos de los CDC sobre el equipo de protección personal, los respiradores filtradores de partículas aprobados por NIOSH [En Inglés], la optimización de los suministros de respiradores N95 [En Inglés] y alternativas a los respiradores N95 pdf icon[PDF – 220 KB En Inglés] proveen información adicional acerca del uso de respiradores filtradores de partículas.

Mejorar la filtración del aire interior

Los siguientes recursos proveen información para funcionarios de salud pública y el público acerca de cómo reducir las concentraciones del humo de los incendios forestales y cómo mejorar la calidad del aire en los hogares y otros espacios interiores durante los eventos de humo de incendios forestales:

No se debería confiar en los filtros de aire y los purificadores de aire portátiles que se usen para mejorar la calidad del aire interior durante un evento de humo de incendio forestal para controlar la propagación del COVID-19 en los espacios compartidos. Se necesitan disposiciones especiales para controlar la propagación del COVID-19 y reducir la exposición al humo de incendios forestales en los hogares y otros espacios interiores. Si se utilizan distintas partes de una misma casa u otro tipo de edificación para separar a las personas con y sin COVID-19, es importante asegurarse de que el aire de donde se alberguen las personas con COVID-19 no fluya hacia el sitio donde estén las personas sin COVID-19. En entornos grupales, como los refugios de aire más limpio, podría ser necesario consultar a un profesional calificado en calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC). La Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE, por sus siglas en inglés) proporciona consejos para la operación de edificaciones durante la pandemia del COVID-19 pdf icon[PDF – 78.4 KB En Inglés]external icon. Esta guía de la ASHRAE incluye información sobre la filtración del aire interior y estrategias de ventilación que pueden controlar la propagación del COVID-19.

Los funcionarios de salud pública de algunas áreas proveen información sobre cómo fabricar una unidad de filtración de aire uno mismo usando con un ventilador de caja (como se muestra aquí: DIY Box Fan Filter [YouTube Video En Inglés]) para reducir las concentraciones de humo de incendio forestal y mejorar la calidad del aire interior. El uso de unidades de filtración de aire caseras puede ser particularmente popular en las comunidades donde no se use aire acondicionado, incluidos los lugares donde raramente se necesita aire acondicionado y las comunidades de nivel socioeconómico bajo donde el uso de aire acondicionado y purificadores de aire portátiles podría ser poco común. Estas unidades de filtración caseras nunca se deben dejar desatendidas. Aunque podrían mejorar la calidad del aire interior, se desconoce el impacto que tienen en la propagación del COVID-19 en espacios compartidos. Los funcionarios de salud pública que proporcionen información sobre estas unidades de filtración de aire caseras deberían incluir en sus mensajes que no hay evidencia de que controlen la propagación del COVID-19 y que las personas que las usen para mejorar la calidad del aire interior deben seguir tomando precauciones para desacelerar la propagación del COVID-19.

Planificar para situaciones de humo de incendios forestales y calor extremo

Si una comunidad se ve afectada por el humo de un incendio forestal y calor extremo, los funcionarios de salud pública deberían recomendar al público que se refugie en sitios con aire acondicionado pdf icon[PDF-2.8 MB En Inglés], adaptar los centros para refrescarse para desacelerar la propagación del COVID-19 [En Inglés] y proveer alertas claras y reiteradas sobre los signos y síntomas de advertencia de enfermedad relacionada con el calor. Cuando a los miembros de una comunidad se les recomiende refugiarse en lugares con aire acondicionado y deban dejar sus hogares para hacerlo, los mensajes para el público deben incluir información sobre el distanciamiento físico y otras medidas cotidianas para prevenir el COVID-19.

Poblaciones en mayor riesgo de enfermedades relacionadas con el calor

  • Deportistas
  • Personas en comunidades de bajo nivel socioeconómico
  • Personas con afecciones crónicas
  • Adultos mayores
  • Personas que trabajan al aire libre
  • Niños pequeños

A pesar de lo importante que es mantener las puertas y ventanas cerradas cuando haya humo, durante los periodos de calor extremo, los funcionarios de salud pública y los miembros del público deberían prestar atención a los pronósticos de la temperatura [En Inglés]external icon y saber cómo mantenerse seguros cuando haga mucho calor. Se debe, además, encontrar un equilibrio entre la decisión de cerrar las puertas y ventanas para evitar la entrada de humo y la importancia de abrirlas para mejorar la ventilación interior y limitar la transmisión del COVID-19 de persona a persona. Las personas con alto riesgo de presentar enfermedades relacionadas con el calor también están en riesgo por los efectos que la exposición al humo de incendios forestales tiene en la salud. A esas personas se les debe recomendar que se queden lo más posible en sitios con aire acondicionado.

Recursos

Consulte la página https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index.html para obtener más información sobre el COVID-19.

Para obtener más información sobre la preparación y la respuesta a los incendios forestales y al humo de los incendios forestales, consulte:

Para obtener más información sobre los incendios forestales, el humo y la calidad del aire, consulte:

Page last reviewed: July 6, 2021