Conozca cómo la pandemia del COVID-19 puede afectar la preparación y recuperación en casos de desastres, y qué puede hacer para mantenerse y mantener a los demás seguros.

Datos importantes sobre las erupciones

icono de volcán en erupción

Usted puede hacer muchas cosas para protegerse y proteger a su familia de los peligros que una erupción volcánica puede causar. La mejor manera de protegerse y proteger a su familia es seguir los consejos de las autoridades locales.

Principales amenazas de una erupción volcánica para la salud
Foto del flujo de lava del volcán.

Los volcanes despiden gases calientes y peligrosos, cenizas, lava y rocas que tienen gran poder de destrucción. Hay personas que han muerto a causa de erupciones volcánicas. Las erupciones volcánicas pueden causar amenazas adicionales para la salud, como inundaciones, aludes de barro, cortes de electricidad, contaminación del agua potable e incendios forestales. Los problemas para la salud tras una erupción volcánica incluyen enfermedades infecciosas, enfermedades respiratorias, quemaduras, lesiones por caídas y accidentes vehiculares relacionados con las condiciones resbaladizas y de poca visibilidad causadas por la ceniza. Cuando se siguen los avisos, la probabilidad de tener efectos adversos en la salud de una erupción volcánica es muy baja.

Ceniza volcánica

La exposición a la ceniza puede ser dañina. Los bebés, las personas mayores y las personas con afecciones respiratorias como asma, enfisema y otras enfermedades pulmonares crónicas podrían tener problemas si respiran ceniza volcánica. La ceniza es arenosa, abrasiva, algunas veces corrosiva, y siempre desagradable. Las partículas pequeñas de ceniza pueden causar abrasión (raspar) la parte frontal del ojo. Las partículas de ceniza podrían contener sílice cristalina, un material que causa una enfermedad respiratoria llamada silicosis.

Gases

La mayoría de los gases de un volcán desaparece rápidamente. Sin embargo, los gases pesados como el dióxido de carbono y el sulfuro de hidrógeno se pueden acumular en áreas bajas. El gas volcánico más común es el vapor de agua, seguido del dióxido de carbono y del dióxido de azufre. El dióxido de azufre puede causar problemas para respirar tanto en las personas sanas como en las personas con asma y otros problemas respiratorios. Otros gases volcánicos incluyen cloruro de hidrógeno, monóxido de carbono y fluoruro de hidrógeno. Las cantidades de estos gases varían ampliamente entre una erupción volcánica y la siguiente.

Aunque por lo general los gases desaparecen rápidamente, es posible que las personas que se encuentren cerca del volcán o en áreas bajas en la dirección del viento queden expuestas a niveles que podrían afectar la salud. A niveles bajos, los gases pueden irritar los ojos, la nariz y la garganta. A niveles más altos, los gases pueden causar respiración rápida, dolor de cabeza, mareos, hinchazón y espasmos en la garganta, y asfixia.

Fuentes

Para obtener más información sobre los volcanes y la salud, vea las siguientes fuentes:

Listo.gov es la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias

Esta página fue revisada: el 25 de enero del 2022