Conozca cómo la pandemia del COVID-19 puede afectar la preparación y recuperación en casos de desastres, y qué puede hacer para mantenerse y mantener a los demás seguros.

Manténgase seguro después de un huracán u otra tormenta tropical

Manténgase a salvo después de un huracán

Puede que la tormenta haya pasado, pero eso no significa que el peligro también haya pasado. Mantenga a sus seres queridos seguros después de la tormenta al seguir nuestros consejos de seguridad.

No se meta en el agua de inundación.
Servicio Meteorológico Nacional - Dé la vuelta, no baje

Señal “Turn Around Don’t Drown®” (no siga, no se ahogue) del Servicio Nacional de Meteorología
Infórmese más >external icon

  • Respete siempre las advertencias sobre los caminos inundados.
  • No maneje por áreas que estén inundadas: ni un auto ni ningún otro vehículo lo protegerá de las aguas de inundación. La corriente de agua tiene la capacidad de detener o arrastrar a un auto o otro vehículo.
  • Si debe meterse en el agua de inundación o estar cerca, póngase un chaleco salvavidas, especialmente si el nivel del agua está creciendo.
  • Lávese las manos con agua y jabón si estuvo en el agua de inundación. Si no tiene agua y jabón, use toallitas húmedas o desinfectante a base de alcohol. El agua de una inundación puede contener muchas cosas que pueden dañar la salud, como microbios, sustancias químicas peligrosas, excrementos humanos y de animales, animales salvajes o callejeros, cables del tendido eléctrico caídos y otros contaminantes que lo pueden enfermar.
  • Infórmese más sobre cómo mantenerse seguro después de una inundación.

Nunca use un aparato o dispositivo eléctrico que esté mojado.

Si no tiene electricidad, use linternas en lugar de velas.

Prevenga las intoxicaciones por monóxido de carbono.

Los aparatos que queman combustible producen monóxido de carbono (CO). Estos pueden incluir generadores, máquinas de lavado a presión, parrillas de carbón y estufas (cocinas) para acampar. El monóxido de carbono no se puede ver ni oler, pero si se produce una acumulación en su casa puede causar tanto enfermedad como muerte súbitas.

  • No use nunca un aparato portátil que funcione con gasolina o carbón, ni una estufa para acampar dentro de su casa, sótano o garaje. Úselo afuera y a una distancia de al menos 20 pies de cualquier puerta, ventana o rejilla de ventilación.
  • Siempre que esté usando un generador eléctrico u otro aparato que queme combustible, use también un detector de monóxido de carbono de batería o con batería de reserva.
  • Si el detector empieza a sonar, salga de la casa de inmediato y llame al 911.

Consulte Prevención de las intoxicaciones por monóxido de carbono después de una emergencia para obtener más información.

Tenga cuidado cerca de las edificaciones dañadas.

  • No entre a una edificación dañada hasta que las autoridades locales determinen que sea seguro. Los huracanes pueden causar daño a los edificios y hacer que no sean seguros.
  • Salga de su casa o edificio si oye ruidos inusuales o de desplazamiento. Los ruidos extraños pueden indicar que la construcción está a punto de caerse.

Manténgase alejado del tendido eléctrico.

  • Esté atento a los cables del tendido eléctrico caídos que puedan estar suspendidos encima suyo.
  • No se acerque a los cables del tendido eléctrico caídos. Llame a la compañía eléctrica para avisarles.
  • Obtenga más información sobre cómo protegerse de los peligros eléctricos después de un desastre.

Protéjase de los animales y las plagas

¡Prepárese! Huracanes

Recurso destacado:
Infografía ¡Prepárese! Huracanes
Aprenda más > pdf icon[PDF-210 KB]

Beba agua segura. Coma alimentos seguros.

  • Bote a la basura todo alimento que pueda haber entrado en contacto con el agua de una inundación o tormenta. Los alimentos que no sean seguros pueden hacerlo enfermar, aunque tengan el aspecto, olor y sabor normal. Bote a la basura todo alimento perecedero que no se haya mantenido refrigerado adecuadamente debido a los cortes de electricidad; bote también los que tengan un olor, color o textura inusual. En caso de duda, bótelo.
  • Escuche los informes de los funcionarios locales para saber si debe tomar precauciones con el agua de su casa. Si sospecha, o le han dicho, que el agua está contaminada, no la use para preparar fórmula para bebés, hacer hielo, lavarse los dientes, lavar o preparar alimentos, lavarse las manos ni lavar platos.
  • El agua embotellada, hervida o tratada es segura para beber, cocinar y la higiene personal. Su departamento de salud estatal, tribal, local o territorial puede hacer recomendaciones específicas para su zona sobre cómo hervir o tratar el agua.
  • Obtenga más información sobre cómo mantener los alimentos y el agua seguros después de un desastre.

Lávese las manos.

Es muy importante practicar buenos hábitos básicos de lavado de manos e higiene personal para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades. El uso de agua corriente limpia y segura es esencial para hacerlo. La higiene es particularmente importante después de que ocurre una emergencia, como un huracán, pero encontrar agua corriente limpia y segura a veces puede ser difícil.

Cuide las heridas o lesiones para evitar que se infecten.

El riesgo de lesionarse es alto mientras ocurren los huracanes y otros desastres naturales, así como después de que hayan pasado.

Limpie su casa de un modo seguro.

Tome medidas para protegerse a usted y a sus seres queridos durante la limpieza después de un huracán.

Cuide su salud emocional.

Durante y después de un huracán, es normal sentir emociones diferentes y fuertes. Saber cómo sobrellevarlas y buscar ayuda cuando sea necesario ayudará a que usted, su familia y su comunidad se recuperen del desastre.

  • Manténgase comunicado con su familia, sus amigos y otras personas de su comunidad.
  • Cuídese, y cuídense los unos a los otros, y sepa cuándo y cómo buscar ayuda.

Obtenga más información sobre cómo cuidar su salud emocional después de un desastre.

Listo.gov es la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias