Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Prevenga las enfermedades después de un desastre

Puntos importantes

  • Limpie, desinfecte y mantenga una buena higiene para evitar enfermedades por bacterias, virus, moho y hongos.
  • Obtenga atención médica en caso de estar lesionado, enfermo o tener problemas para manejar el estrés.
  • Para prevenir la intoxicación por monóxido de carbono, solo utilice generadores, máquinas de lavar a presión, parrillas, cocinas de campamento u otros aparatos que funcionen con gasolina, gas propano, gas natural o carbón al aire libre y lejos de ventanas, puertas y salidas de aire.
  • Manténgase fresco y beba mucho líquido para prevenir enfermarse por el calor.

Protéjase contra los peligros causados por insectos y otros animales

Protéjase contra los peligros causados por insectos y otros animales

  • Evite acercarse a los animales silvestres o callejeros, así como a los insectos que pican.
  • Llame a las autoridades locales para que se encarguen de esos animales.
  • Deshágase de los animales muertos tan pronto como sea posible de acuerdo a las recomendaciones de su localidad.
  • Para obtener más información, comuníquese con el personal de servicios o refugios para animales, un veterinario o la Sociedad Protectora de Animales (Humane Society) de su localidad para que le digan cómo atender a las mascotas, o cómo lidiar con animales callejeros o silvestres después de una emergencia.

Para obtener información sobre temas relacionados con animales o insectos específicos, consulte Protéjase contra los peligros ocasionados por insectos y otros animales después de un desastre natural.*

 Inicio de la página

Evite la intoxicación por monóxido de carbono

  • El monóxido de carbono (CO) es un gas inodoro e incoloro que al inhalarlo puede causar enfermedades y muerte repentinas. Nunca use generadores, máquinas de lavar a presión, parrillas, cocinas de campamento, ni otros aparatos que funcionan con gasolina, gas propano, gas natural o carbón dentro de su casa, sótano, garaje o casa rodante, ni tampoco los use afuera cerca de ventanas, puertas o salidas de aire.
  • No use hornos de gas para calentar su vivienda.
  • Si tiene mucho calor o mucho frío, o si necesita preparar alimentos, no se exponga ni exponga a su familia al peligro de intoxicación por monóxido de carbono; busque la ayuda de amigos, familiares o diríjase a un albergue de su comunidad.
  • Si suena la alarma del detector de monóxido de carbono, salga de inmediato de su casa y llame al 911.
  • Busque atención médica inmediata si cree haberse intoxicado con monóxido de carbono y se siente mareado, aturdido o tiene náuseas.

Para obtener más información sobre cómo evitar la intoxicación por monóxido de carbono, consulte Protéjase contra la intoxicación por monóxido de carbono después de una emergencia.

Limpie con precaución después de las inundaciones

  • Para prevenir enfermedades, seque y desinfecte los edificios y todos los objetos dentro de los mismos. Esto prevendrá el crecimiento de bacterias, virus, moho y hongos que pueden causar enfermedades.

Para obtener más información, consulte El agua de inundación después de un desastre o emergencia.

 Inicio de la página Seguridad del agua y los alimentos

Seguridad del agua y los alimentos

  • Es posible que durante una emergencia o después de ella los alimentos no sean seguros para comer. Puede ser que el agua no sea segura para cocinar.
  • Después de una emergencia como la causada por un huracán o una inundación, es posible que el agua no sea segura para beber ni para limpiar o bañarse. Durante y después de un desastre, el agua puede contaminarse con microorganismos (por ejemplo, bacterias), desechos cloacales, desechos agrícolas o industriales, productos químicos y otras sustancias que pueden causar enfermedades o la muerte.
  • Escuche y siga las instrucciones de los anuncios públicos. Las autoridades locales le dirán si puede tomar el agua o si puede usarla para cocinar o bañarse. Siga las instrucciones a nivel local de usar agua embotellada o de hervir o desinfectar el agua para cocinar, lavar o bañarse.

Para obtener más información, consulte Mantenga los alimentos y el agua en buen estado después de un desastre natural o interrupción del suministro de energía eléctrica y Recursos para la seguridad de los alimentos y el agua y la higiene de las manos.*

Lávese las manos

Lávese las manos

  • Lávese siempre las manos con jabón y agua hervida o desinfectada antes de preparar o comer alimentos, después de usar el baño, después de haber participado en actividades de limpieza tras la inundación y después de manipular artículos contaminados por el agua de la inundación o aguas residuales. Utilice agua tibia cuando sea posible. Lave las manos de los niños con frecuencia (siempre antes de cada comida).
  • Desinfecte el agua para el lavado agregando 1/8 de cucharadita de cloro de uso doméstico por galón de agua. Déjela reposar durante 30 minutos. Si el agua se ve turbia, disuelva 1/4 de cucharadita de cloro de uso doméstico por cada galón de agua.
  • Si no hay agua, use productos para lavarse las manos a base de alcohol.

Para obtener más consejos sobre el lavado de manos, consulte Las manos limpias salvan vidas: Situaciones de emergencia y Recursos para la seguridad de los alimentos y el agua y la higiene de las manos.*

 Inicio de la página

Enfermedades infecciosas

Las diarreas y los dolores estomacales por periodos cortos, así como los resfriados o las enfermedades respiratorias ocurren en ocasiones después de un desastre natural, en países desarrollados como los Estados Unidos, en especial en refugios donde se alojan gran cantidad de personas. Las medidas de higiene básicas como el lavado frecuente de manos o el uso de gel a base de alcohol para las manos, especialmente después de usar el baño o cambiar pañales y antes de consumir alimentos pueden ayudar a prevenir estas enfermedades.

Las enfermedades como el cólera o la fiebre tifoidea son poco frecuentes en países desarrollados y por lo general no se presentan después de un desastre natural.

Para obtener más información sobre las enfermedades infecciosas, consulte Enfermedades infecciosas después de un desastre.*

Vacunas

Para obtener información sobre las vacunas para los evacuados, el personal de socorro y de respuesta a emergencias y los viajeros, consulte la página en inglés Vacunas después de un desastre natural.*

 Inicio de la página

Proteja su salud mental

  • Los días y las semanas después de una emergencia van a ser difíciles. Es normal que sufra un poco de insomnio, ansiedad, ira, hiperactividad, depresión leve o letargo y muy posiblemente desaparecerán con el tiempo. Si siente cualquiera de estos síntomas de manera aguda, consiga ayuda profesional. Su departamento de salud estatal, local o tribal lo ayudará a encontrar los recursos locales que necesite, inclusive hospitales o proveedores de atención médica.
  • Busque atención médica si está lesionado, se siente enfermo o tiene mucho estrés y ansiedad.
  • Dentro de lo posible intente mantener su rutina o elementos de la misma en su plan en caso de catástrofes, incluya actividades para atenuar el miedo de los niños.
  • Tenga en cuenta que es posible que tenga menos recursos para ocuparse de sus preocupaciones diarias por lo que es mejor resolverlas con anticipación.
  • Acuda a su familia, amigos y sus principales contactos religiosos o sociales para establecer redes de apoyo que le ayuden a enfrentar los posibles factores estresantes.
  • Déjele saber a su niño que es normal sentirse mal cuando ocurre algo desagradable o que lo asusta. Invítelo a expresar sus sentimientos y pensamientos sin hacer juicios de valor.

Para obtener recursos adicionales, visite: Cómo enfrentar un desastre o evento traumático

Esté atento a la información de emergencia actualizada en su estación local de radio o televisión.

 Inicio de la página Evite los mosquitos

Evite los mosquitos

  • La lluvia y las inundaciones en un área afectada por un huracán pueden causar un aumento en el número de mosquitos, que pueden transmitir enfermedades como el Virus del Nilo Occidental.* En la mayoría de los casos, los mosquitos serán una molestia, pero no transmitirán enfermedades.
  • Para protegerse contra los mosquitos, use mallas de tela de alambre en su residencia; póngase pantalones largos, medias y camisas de manga larga y use repelentes con DEET o Picaridina. Se debe tener cuidado cuando se usa DEET cerca de niños pequeños. Puede encontrar más información sobre estos u otros repelentes recomendados en la hoja informativa Información actualizada sobre los repelentes de insectos.
  • Para controlar el número de mosquitos, vacíe toda el agua estancada en recipientes abiertos al aire libre como macetas, neumáticos, platos para mascotas o baldes.
 Inicio de la página

Evite enfermarse por las aguas residuales

  • Si junto con el huracán hubo inundaciones es posible que las aguas de la inundación contengan materias fecales de los sistemas de aguas residuales desbordadas, así como subproductos agrícolas e industriales. Aunque el contacto de la piel con el agua de la inundación en sí no presenta un riesgo grave para la salud, sí existe cierto riesgo de enfermarse por comer o beber cualquier cosa que se haya contaminado con el agua de la inundación.
  • Si se han desbordado aguas residuales a la casa, use botas y guantes de goma impermeables cuando haga la limpieza. Quite y deseche todos los materiales de su casa contaminados y que no se puedan desinfectar, como el empapelado, telas, tapetes y paneles de yeso.
  • Si tiene cortes o llagas abiertas que estarán expuestos al agua de la inundación, manténgalos lo más limpios posible; lávelos con agua y jabón y colóquese un ungüento antibiótico para prevenir las infecciones.
  • Lave la ropa contaminada por el agua de la inundación o las aguas residuales con agua caliente y detergente y separada de las prendas de vestir y ropa de cama no contaminadas.
  • No permita que los niños jueguen en las zonas de la inundación ni tampoco con los juguetes contaminados por las aguas de la inundación que no hayan sido desinfectados. Desinfecte los juguetes con una solución de una taza de cloro en cinco galones de agua. Algunos juguetes como los muñecos de peluche o los juguetes de bebés no se pueden desinfectar y se deben botar.

Prevenga enfermedades relacionadas con la temperatura

  • Cuando trabaje o esté parado en aguas a menos de 75 °F (24 °C):
    • Use botas de goma.
    • Asegúrese de que la ropa y las botas tengan el aislamiento adecuado.
    • Tome descansos frecuentes fuera del agua.
    • Póngase ropa seca tan pronto como sea posible.
  • Prevenga las enfermedades causadas por el calor:
    • Permanezca en edificaciones con aire acondicionado.
    • Tome descansos a la sombra o en lugares frescos.
    • Tome agua o líquidos sin alcohol con frecuencia.
    • Use ropa ligera, de color claro y que no apriete.
    • Realice las actividades al aire libre durante las horas de menor calor.

Para obtener más recomendaciones, consulte el sitio web de los CDC Calor extremo.

 Inicio de la página Prevenga o trate las heridas

Prevenga o trate las heridas

  • Lave de inmediato todas las heridas y cortadas con jabón y agua limpia. Mantenga las heridas cubiertas con vendajes limpios y secos, del tamaño adecuado para cubrir la herida y evitar que se salga el pus o cualquier secreción. Cambie los vendajes tanto como sea necesario y si se observan secreciones a través de la venda. Comuníquese con un médico para saber si se requiere tratamiento adicional (como una vacuna contra el tétanos). Si una herida se pone roja, se hincha o tiene secreciones, busque atención médica de inmediato.
  • Aléjese de los animales silvestres o callejeros. Si lo muerde un animal, busque atención médica de inmediato. Si lo muerde una serpiente, trate de identificarla para que, en el caso de que sea venenosa, le puedan aplicar el antídoto correcto. No haga cortes en la herida ni intente chupar el veneno. (Consulte también los sitios de los CDC sobre la rabia, la fiebre por mordedura de rata: preguntas frecuentes,* y problemas médicos causados por la hormiga roja de fuego importada y consideraciones de tratamiento [2 MB, 9 Pages]).*
  • Si cree que su piel o sus ojos estuvieron en contacto con materiales peligrosos, como el ácido de una batería de automóvil, lávese con agua descontaminada y busque atención médica según sea necesario.
  • Si usted tiene heridas, debe ser examinado para determinar si requiere la vacuna contra el tétanos, tal como lo haría con cualquier otra lesión. Si sufre una herida punzante o tiene una herida contaminada con materias fecales, tierra o saliva, pregunte a un médico o al personal del departamento de salud si es necesario recibir un refuerzo de la vacuna contra el tétanos, de acuerdo a su historial médico.

Para obtener más información, consulte Atención de emergencia de heridas después de un desastre natural.

Escuche la radio o la televisión para enterarse de la información de emergencia de última hora.

* Enlaces a información en inglés.

 Inicio de la página
TOP