Equipo de protección personal: Preguntas y respuestas

Equipo de protección personal: Preguntas y respuestas

Inserted Content – SSI
¿Qué busca?
×

En esta página

Este documento tiene el objeto de abordar preguntas frecuentes sobre el equipo de protección personal (EPP).

Batas

  • En la guía de los CDC de Consideraciones para seleccionar ropa de protección contra microorganismos en sangre y líquidos corporales, utilizada en entornos de atención médica se delinea la evidencia científica e información sobre estándares nacionales e internacionales, métodos de prueba y especificaciones para las batas y los overoles resistentes a los líquidos e impermeables que se utilizan en la atención médica.
  • Muchas organizaciones han publicado guías para el uso de equipo de protección personal (EPP) en entornos médicos. El Instituto Estadounidense de Estándares Nacionales (ANSI, por sus siglas en inglés) y la Asociación para el Avance de la Instrumentación Médica (AAMI, por sus siglas en inglés): ANSI/AAMI PB70:2012 pdf icon[PDF]external icon describe el rendimiento de las barreras para líquidos y una clasificación de batas quirúrgicas y de aislamiento para uso en los establecimientos de atención médica.
  • Al igual que con cualquier tipo de EEP, la clave para seleccionar y usar adecuadamente la ropa de protección es entender los peligros y el riesgo de exposición. Algunos de los factores que son importantes en la evaluación del riesgo de exposición en los establecimientos de atención médica son la fuente, las modalidades de transmisión, las presiones y los tipos de contacto, y la duración y el tipo de tareas que serán realizadas por el usuario del EPP. (Informe técnico (TIR) 11 AAMI 2005 pdf icon[PDF]external icon).
  • En el caso de las batas, es importante que la tela se superponga lo suficiente para envolver el cuerpo y cubrir la espalda (asegurándose de que si el usuario se agacha o se sienta, la bata aún proteja la parte posterior del cuerpo).

Las batas de aislamiento no estériles y desechables para pacientes, que se utilizan para la atención normal del paciente en entornos de atención médica, son adecuadas para los pacientes con COVID‑19 presunto o confirmado.

  • Si bien no se entiende por completo la transmisibilidad del COVID‑19, hay batas que protegen contra los microorganismos. La elección de la bata se debe basar en el nivel de riesgo de contaminación. Ciertas áreas de las batas quirúrgicas y de aislamiento se definen como “zonas críticas” en las que probablemente ocurre el contacto directo con sangre, líquidos corporales u otros materiales potencialmente infecciosos. (ANSI/AAMI PB70 pdf icon[PDF]external icon).
  • Si hay un riesgo de contaminación mediano a alto y se necesita una zona crítica amplia, se pueden usar las batas de aislamiento que ofrecen protección de barrera moderada a alta (ANSI/AAMI PB70 Level 3 or 4 pdf icon[PDF]external icon).
  • Para las actividades de atención médica con riesgo de contaminación bajo, mediano o alto, se pueden usar las batas quirúrgicas (ANSI/AAMI PB70 Levels 1-4 pdf icon[PDF]external icon). Estas batas están destinadas al personal de atención médica durante los procedimientos quirúrgicos.
  • Si el riesgo de exposición a líquidos corporales es bajo o mínimo, se pueden usar las batas con niveles mínimos o bajos de protección de barrera (ANSI/AAMI PB70 Level 1 or 2 pdf icon[PDF]external icon. Estas batas no se deben usar durante los procedimientos quirúrgicos o invasivos, o para las actividades de atención de pacientes que tengan un riesgo mediano a alto de contaminación.

  • La guía de los CDC para las Consideraciones para seleccionar ropa de protección contra microorganismos en sangre y líquidos corporales, utilizada en entornos de atención médica ofrecen comparaciones adicionales entre las batas y los overoles.
  • Las batas son más fáciles de colocar y, en particular, de quitárselas. Los trabajadores de atención médica suelen estar más acostumbrados a ellas y, por ende, es más probable que las usen y se las quiten correctamente. Estos factores también facilitan la capacitación para el uso correcto.
  • Por lo general, los overoles ofrecen 360 grados de protección porque están diseñados para cubrir todo el cuerpo, incluso la espalda y la parte inferior de las piernas. Algunas veces, también cubren la cabeza y los pies. Las batas quirúrgicas y de aislamiento no brindan protección continua para todo el cuerpo (por ejemplo, pueden tener aberturas en la espalda y, por lo general, cubren hasta la mitad de las pantorrillas solamente).
  • El nivel de estrés por calor generado por la capa agregada de ropa también se espera que sea menor en el caso de las batas, en comparación con los overoles, debido a varios factores como las aberturas en el diseño de las batas y el área total cubierta por la tela.

  • Corrobore si su establecimiento tiene una guía para ponerse y quitarse el EPP. El procedimiento para ponérselo y quitárselo debe estar adaptado al tipo específico de EPP con el que usted cuente en su establecimiento.
  • Si su establecimiento no tiene directrices específicas, los CDC han recomendado secuencias para ponerse y quitarse el EPP pdf icon[PDF].
  • Es importante que los proveedores de atención médica se higienicen las manos antes y después de quitarse el EPP. Las manos se deben higienizar con un desinfectante para manos que contenga entre 60 y 95 % de alcohol o lavar con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si las manos están visiblemente sucias, se debe usar agua y jabón antes de volver al desinfectante para manos a base de alcohol.

A diferencia de la atención de pacientes en el entorno controlado de un establecimiento de atención médica, el cuidado y transporte por parte de los servicios de emergencia (EMS, por sus siglas en inglés) presenta desafíos singulares debido a la naturaleza del entorno. Los overoles son una alternativa aceptable a las batas cuando se atienda y transporte a pacientes con COVID-19 presunto. Si bien no se han realizado estudios clínicos para comparar las batas con los overoles, ambos han sido utilizados en forma eficaz por los trabajadores de atención médica en entornos clínicos durante la atención de los pacientes. En la guía de los CDC para las Consideraciones para seleccionar ropa de protección contra microorganismos en sangre y líquidos corporales, utilizada en entornos de atención médica hay una comparación entre las batas y los overoles, que incluye los métodos de prueba y los requisitos de desempeño. Por lo general, los overoles ofrecen 360 grados de protección porque están diseñados para cubrir todo el cuerpo, incluso la espalda y la parte inferior de las piernas. Algunas veces, también cubren la cabeza y los pies. Esta cobertura adicional podría ser necesaria para ciertas tareas laborales que conlleva el transporte médico. Sin embargo, los overoles pueden generar mayor estrés por calor que las batas debido al área total que cubre la tela. La capacitación sobre cómo quitarse correctamente un overol es importante para prevenir el autocontagio. En comparación, las batas son más fáciles de ponerse y, en particular, de quitarse.

Guantes

Los guantes de examen de pacientes no estériles y desechables, que se usan para la atención normal en entornos de atención médica, son adecuados en el caso de pacientes con COVID-19 presunto o confirmado.

  • La Sociedad Estadounidense para Ensayos y Materiales (ASTM)external icon ha elaborado estándares para los guantes de examen de pacientes.
  • Las especificaciones estándar para los guantes de nitrilo, los de goma natural y los de policloropreno indican mayor resistencia mínima a la tensión y requisitos de elongación en comparación con los guantes de vinilo1,2,3,4.
  • La ASTM ha elaborado estándares para los guantes de examen de pacientes. Los requisitos de longitud para los guantes de examen de pacientes deben ser de un mínimo de 220 mm a 230 mm dependiendo del tamaño del guante y del tipo de material1,2,3,4.

La guía de los CDC no recomienda los guantes dobles cuando se atienda a pacientes con  COVID-19 presunto o confirmado.

De acuerdo con la guía de los CDC, no se necesitan guantes más largos cuando se atienda a pacientes con COVID-19 presunto o confirmado. Se pueden usar guantes más largos, pero los CDC no los recomiendan específicamente en este momento.

  • Corrobore si su establecimiento tiene una guía para ponerse y quitarse el EPP. El procedimiento para ponérselo y quitárselo debe estar adaptado al tipo específico de EPP con el que usted cuente en su establecimiento.
  • Si su centro no tiene directrices específicas, los CDC han recomendado secuencias para ponerse y quitarse el EPP pdf icon[PDF].
  • Es importante que los proveedores de atención médica se higienicen las manos después de quitarse el EPP. La higiene de las manos se debe realizar con un desinfectante para manos que contenga entre 60 y 95 % de alcohol o lavarse las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si las manos están visiblemente sucias, se debe usar agua y jabón antes de volver al desinfectante para manos a base de alcohol.

Respiradores

Con frecuencia, la propagación de los virus respiratorios de persona a persona ocurre cuando hay contacto cercano (dentro de los 6 pies). En estudios recientes se indica que las personas que están infectadas pero que no presentan síntomas probablemente desempeñen también una función en la propagación del COVID-19. Los CDC recomiendan medidas preventivas cotidianas para prevenir la propagación de los virus respiratorios, como evitar a las personas que están enfermas, evitar tocarse los ojos o la nariz y cubrir con un pañuelo desechable la boca y la nariz al toser o estornudar. Las personas que están enfermas deben quedarse en casapdf icon y no concurrir a lugares públicos en los que haya mucha gente ni visitar a personas en los hospitales. Los trabajadores que estén enfermos deben seguir la directrices de los CDC y  quedarse en casa cuando estén enfermos.

Un respirador es un dispositivo de protección personal que se usa en la cara o la cabeza y que cubre al menos la nariz y la boca. El respirador se usa para reducir el riesgo del usuario de inhalar partículas peligrosas que se propagan por el aire (incluidos los agentes infecciosos), gases o vapores. Los respiradores, incluidos los que son para uso en entornos de atención médica, están certificados por los CDC/NIOSH.

Un respirador N95 con pieza facial filtrante es un tipo de respirador que elimina las partículas del aire que se respiran a través de ella. Estos respiradores filtran al menos el 95 % de las partículas muy pequeñas (0.3 micrones). Los respiradores N95 con pieza facial filtrante son capaces de filtrar todos los tipos de partículas, incluidos los virus y las bacterias.

  • Infografía: Entender la diferencia entre las mascarillas quirúrgicas y los respiradores N95pdf icon
  • Los respiradores N95 reducen la exposición del usuario a las partículas que se propagan por el aire, desde aerosoles con partículas pequeñas hasta gotas grandes. Los respiradores N95 son respiradores de ajuste hermético que filtran al menos el 95 % de las partículas en el aire, incluidas las grandes y las pequeñas.
  • No todos pueden usar un respirador debido a afecciones que podrían empeorar cuando se respira a través de él. Antes de usar respirador o hacer la prueba de ajuste, los trabajadores deben tener una evaluación médica para asegurarse de que puedan usarlo en forma segura.
  • Es esencial lograr un ajuste adecuado a la cara. La reglamentación de los Estados Unidos exige que los trabajadores se sometan a pruebas de ajuste anuales y que se verifique el sellado cada vez que se use el respirador. Los trabajadores deben aprobar una prueba de ajuste para confirmar el sellado adecuado antes de usar un respirador en el lugar de trabajo.
  • Cuando se coloca y usa correctamente, el escape es mínimo alrededor de los bordes del respirador cuando el usuario inhala. Esto significa que casi todo el aire es dirigido a través del material del filtro.
  • A diferencia de los respiradores N95 aprobados por NIOSH, las mascarillas tienen un ajuste flojo y brindan solo una barrera protectora contra gotitas, incluidas las partículas respiratorias grandes. Con las mascarillas no es necesario realizar ninguna prueba de ajuste ni control del sellado. La mayoría de las mascarillas no filtran eficazmente las partículas pequeñas del aire y no previenen el escape alrededor del borde de la mascarilla cuando el usuario inhala.
  • La función de las mascarillas es el control de la fuente del paciente, prevenir la contaminación de la zona circundante cuando una persona tose o estornuda. Los pacientes con COVID-19 presunto o confirmado deben usar una mascarilla hasta que estén aislados en un hospital o en el hogar. El paciente no necesita usar una mascarilla mientras está aislado.

  • El uso de los respiradores N95 quirúrgicos (también conocidos como respiradores médicos) se recomienda solo para el personal de atención médica que necesita protegerse de los peligros en el aire y en los líquidos (p. ej., salpicaduras, rociado). Estos respiradores no se usan ni necesitan fuera de los entornos de atención médica. En momentos de escasez, solo el personal de atención médica que trabaja en un campo estéril o que podría estar expuesto a salpicaduras o rociados de sangre o líquidos corporales de alta velocidad debe usar estos respiradores, como en quirófanos o salas en las que se realizan procedimientos. La mayoría del personal de atención médica que atiende a pacientes con COVID-19 confirmado o presunto no debería necesitar usar respiradores N95 quirúrgicos y puede usar los respiradores N95 estándar.
  • Si no se cuenta con un respirador N95 quirúrgico para uso en quirófanos o salas en las que se realizan procedimientos, se podría usar un respirador N95 sin válvula junto con un protector facial para ayudar a bloquear flujos de sangre y líquidos corporales de alta velocidad.

Los requisitos para los respiradores N95 quirúrgicos que los tornan resistentes a flujos de líquidos corporales de alta velocidad y ayudan a proteger el campo estéril pueden dar como resultado un diseño con mayor resistencia a la respiración (dificulta más la respiración) que un respirador N95 común. Asimismo, los respiradores N95 quirúrgicos están diseñados sin válvulas de exhalación, lo cual a veces genera una sensación de mayor temperatura en el interior de la mascarilla que los respiradores N95 comunes. Si está recibiendo quejas, podría considerar el uso de un respirador N95 estándar con válvula de exhalación en el caso de los empleados que no realicen operaciones, no trabajen en un campo estéril o no estén potencialmente expuestos a flujos de líquidos corporales de alta velocidad.

El respirador N95 con válvula de exhalación ofrece el mismo nivel de protección al usuario que uno sin válvula. La presencia de una válvula de exhalación reduce la resistencia a la exhalación, con lo cual es más fácil respirar (exhalar). Algunos usuarios sienten que un respirador con válvula de exhalación mantiene el rostro más fresco y acumula menos humedad en el interior de la pieza facial. Sin embargo, los respiradores con válvula de exhalación no se deben usar en situaciones en las que se debe mantener un campo estéril (p. ej., durante un procedimiento invasivo en un quirófano o sala en la que se realizan procedimientos) porque la válvula exhalación puede permitir el escape al campo estéril del aire exhalado sin filtrar.

Los respiradores con válvula de exhalación protegen al usuario del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, pero no previenen la propagación del virus por parte del usuario a otros (es decir, podrían no ser eficaces como control de fuente). Hasta que se cuente con datos para describir el nivel de eficacia de los respiradores con válvula de exhalación en la prevención de la propagación del SARS-CoV-2 por parte del usuario a otros:

  • Use un respirador sin válvula de exhalación cuando se requieran tanto el control de fuente como la protección respiratoria.
  • Si solo está disponible un respirador con válvula de exhalación y se necesita el control de fuente, cubra la válvula de exhalación con una mascarilla quirúrgica, mascarilla para procedimientos o una cubierta de tela para la cara que no interfiera con el ajuste del respirador. ​

El número de aprobación y la etiqueta de aprobación de NIOSH son clave para identificar los respiradores aprobados por NIOSH. La etiqueta de aprobación de NIOSH se encuentra en el interior del paquete del respirador o algunas veces en el respirador mismo. El etiquetado obligatorio de los respiradores N95 con pieza facial filtrante aprobados por NIOSH pdf icon[PDF] lleva el nombre de NIOSH, el número de aprobación, las designaciones del filtro, el número de lote y el número del modelo que deberán estar impresos en el respirador. Puede verificar la validez de las aprobaciones de su respirador en la Lista de equipos certificados por NIOSH (CEL, por sus siglas en inglés).

Cuando NIOSH toma conocimiento de la existencia en el mercado de respiradores falsificados o en los que se falsifica la aprobación de NIOSH, estos respiradores aparecen publicados en la página web de Respiradores falsificados/Falsificación de la aprobación de NIOSH para alertar a los usuarios, los compradores y los fabricantes.

NIOSH no requiere que los respiradores N95 con pieza facial filtrante aprobados lleven una fecha de vencimiento. Si un respirador con pieza facial filtrante no tiene una fecha de vencimiento asignada, usted debe consultar las instrucciones para el usuario o solicitar la orientación del fabricante específico sobre si se prevé que el tiempo y las condiciones de almacenamiento (como temperatura o humedad) incidirán en el desempeño del respirador y si los respiradores se están acercando al fin de su vida útil.

En momentos de demanda incrementada y oferta reducida, se puede considerar el uso de los respiradores N95 más allá de su vida útil. Sin embargo, existe la posibilidad de que el respirador no se desempeñe conforme a los requisitos para los cuales se certificó. Con el tiempo, los componentes como las correas y el puente sobre la nariz se pueden degradar, lo cual afecta la calidad del ajuste y sellado. Antes de usar los respiradores N95, los trabajadores de atención médica deben inspeccionarlo y verificar el sellado. Por otra parte, los respiradores vencidos tal vez ya no cumplan los requisitos de certificación establecidos por NIOSH. Para ver una guía adicional, visite la página Liberación de reservas de respiradores N95 con pieza facial filtrante más allá de la fecha de vida útil asignada por el fabricante: Consideraciones para la respuesta al COVID-19.

El monitoreo de las existencias de EPP y el mantenimiento del control de los suministros de EPP podrían ayudar a prevenir las pérdidas no intencionales de productos a raíz de hurto, daño o pérdida accidental. Se deben emplear sistemas de inventario para realizar el seguimiento del uso diario e identificar áreas de uso mayor al previsto. Esta información se puede emplear para poner en marcha estrategias de conservación adicionales adaptadas a áreas específicas de atención de pacientes, como unidades hospitalarias o establecimientos ambulatorios. El seguimiento del inventario dentro de un sistema de salud también podría ayudar a confirmar las entregas de EPP y optimizar la distribución de suministros de EPP a establecimientos específicos.

Notas a pie de página

1ASTM D6319-Standard Specification for Nitrile Examination Gloves for Medical Applications

2ASTM D3578 Standard Specification for Rubber Examination Gloves

3ASTM D5250 Standard Specification for Poly(vinyl chloride) Gloves for Medical Application

4ASTMD 6977 Standard Specification for Polychloroprene Examination Gloves for Medical Application