La historia de Michael F.

Michael, de 57 años, comenzó a fumar cuando tenía 12 porque deseaba que sus amigos lo consideraran cool. Sacaba cigarrillos a escondidas de sus familiares que fumaban. Con el tiempo, la adicción de Michael a los cigarrillos aumentó hasta que llegó a fumar un promedio de dos a tres paquetes al día.

Con poco más de 40 años, Michael comenzó a tener dificultad para respirar. Encontró maneras de ocultar su afección frente a sus compañeros de trabajo para que no supieran que no podía seguirles el paso. Luego, a los 47 años, a Michael le diagnosticaron enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) relacionada con el tabaquismo. Le tuvieron que extirpar parte del pulmón derecho debido a una infección. Pocos años después, a Michael le hicieron otra operación, esta vez en su pulmón izquierdo. Cuando tenía 51 años, Michael tuvo que dejar su trabajo debido a la dificultad que tenía para respirar. Ese año también dejó de fumar.

Se considera que Michael tiene epoc en estadio 4 y usa oxígeno para ayudarlo a respirar. Su consejo para las personas que fuman es que dejen de hacerlo inmediatamente. “Piensen en todo lo que tendrán que dejar y pregúntense si realmente vale la pena”, dijo Michael. “Les puedo decir que no”.

La biografía de Michael F.


Michael comenzó a fumar a los 12 años porque deseaba que sus amigos lo consideraran “super cool”. Sus padres, su hermana y su abuelo fumaban, entonces siempre podía encontrar el paquete de alguien en la casa. Era fácil sacar a escondidas unos cuantos cigarrillos para fumar con sus amigos sin que nadie se diera cuenta.

Michael F

Michael se casó cuando tenía 20 años y a los 21 fue padre. Abandonó la escuela secundaria superior antes de graduarse, y más adelante obtuvo su diploma de educación general (GED). Se concentró en construir una carrera y trabajaba muchas horas en cargos con mucha presión. Se decía a sí mismo que necesitaba fumar porque el trabajo era muy estresante. Su adicción a los cigarrillos aumentó con el tiempo hasta que llegó a fumar un promedio de dos a tres paquetes por día.

Michael sabía que los cigarrillos podían ocasionar problemas de salud, pero no creía que algo malo le ocurriría a él. Intentó dejar de fumar de golpe un par de veces, pero “nunca duró”, explicó Michael. “El tabaquismo no estaba afectando mi vida de ninguna manera importante, así que dejar de fumar no era una prioridad”, agregó.

Con poco más de 40 años, Michael comenzó a tener dificultad para respirar. Cualquier esfuerzo físico lo dejaba rápidamente sin aliento. Su médico le recetó un inhalador para ayudarlo a respirar más fácilmente y le aconsejó que dejara de fumar. Pero Michael no dejó de hacerlo. “Si alguien me decía que no hiciera algo —detesto admitirlo—, más lo quería hacer”, manifestó. “Yo era uno de esos que pensaba: ‘Es mi vida, hago lo que quiero’”.

El nivel de estrés de Michael aumentaba a medida que ascendía en la empresa hasta que llegó a un cargo de liderazgo de alto nivel. No quería que nadie en el trabajo supiese que se estaba debilitando y que tenía problemas para respirar, entonces encontraba maneras de ocultar su afección. Cuando viajaba por trabajo, llegaba al aeropuerto horas antes del vuelo y así no tenía que atravesar la terminal a las corridas. Cuando salía a almorzar con compañeros de trabajo, Michael inventaba excusas para caminar solo así nadie se daba cuenta cuán rápidamente se quedaba sin aliento.

En el 2008, a los 47 años, le diagnosticaron enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) relacionada con el tabaquismo. La epoc es una enfermedad pulmonar grave que bloquea el flujo de aire y dificulta la respiración. La afección empeora con el tiempo y puede provocar la muerte. La mayoría de los casos de epoc son causados por fumar cigarrillos o por la exposición al humo de segunda mano.

Su afección se descubrió durante una consulta médica cuando una radiografía de tórax mostró una mancha en la parte superior del pulmón derecho. Esa mancha resultó ser una infección. Cuando el tratamiento con antibióticos fracasó, la infección se tuvo que eliminar en forma quirúrgica. Durante unos cuantos meses de incomodidad, Michael se recuperó con una sonda insertada en el tórax para ayudar a que el pulmón se rexpandiera. No fumó durante ese periodo, pero comenzó a fumar una vez más, poco después de que se curó.

A pesar de los problemas de salud, Michael y su esposa, Edna, estaban decididos a disfrutar de su vida juntos. Compraron una embarcación y pasaban los fines de semana en el agua con amigos. Iban a bares de karaoke y se enorgullecían de hacer arreglos en su casa. Compraron una casa rodante y viajaron por el país visitando lugares turísticos.

En abril del 2012, Michael se despertó en medio de la noche sin poder respirar. Esta vez, el pulmón izquierdo tenía problemas. Había colapsado espontáneamente. Los médicos insertaron una sonda en el tórax para ayudar al pulmón a recuperarse, pero colapsó una vez más unos pocos días después. Fue necesario someter a Michael a otra operación para ayudar a que los pulmones siguieran funcionando.

Los médicos le aconsejaron a Michael que no regresara al trabajo después de la recuperación. Solo tenía 51 años, pero se jubiló y recibió beneficios por discapacidad. “Dejar mi trabajo fue una pérdida personal enorme”, dijo Michael. “Mi cargo era parte de mí”.

Con el empeoramiento de su salud, hubo otros cambios en la vida de Michael. Ahora depende de oxigenoterapia complementaria para ayudarse a respirar. Almacena tanques de oxígeno de reserva en la casa y baterías para dispositivos portátiles en su automóvil en caso de emergencia. Algunas veces necesita de la ayuda de Edna para ducharse y vestirse. Si se siente lo suficientemente fuerte, va al supermercado solo, y recorre los pasillos en un scooter motorizado. Compra únicamente lo que puede transportar de una sola vez del automóvil a la casa. A las 6 de la tarde está agotado y duerme entre 10 y 12 horas por noche.

Después de su última operación, Michael dejó de fumar. Edna también dejó de fumar. Ella explicó que necesita estar para cuidar a su esposo. La última prueba pulmonar funcional mostró que Michael tiene epoc en estadio 4.

“A los 57 años, deberíamos estar planeando la jubilación y pensando en viajar”, explicó Michael. “En cambio, nos estamos asegurando de que yo tenga oxígeno a diario”, agregó.

Si bien Michael se siente afortunado por todo lo que sí tiene, también reconoce sensaciones profundas de pérdida a raíz de su experiencia con la epoc y el tabaquismo: pérdida de su carrera y parte de su identidad cuando dejó su trabajo; pérdida del goce cuando vendió su embarcación y la casa rodante porque el mantenimiento era demasiado extenuante para Michael; pérdida de amigos que dejaron de ir a su casa para comer barbacoa los fines de semana cuando se enfermó.

Michael desea que las personas que fuman consideren su vida como una advertencia y tomen decisiones diferentes. “Dejen de fumar ahora, no cuando se les termine el paquete, no en un minuto más”, aconsejó. “Piensen en todo lo que tendrán que dejar y pregúntense si realmente vale la pena. Les puedo decir que no”, afirmó.

Hoy comienzo mi travesía para dejar de fumar. Recursos GRATUITOS de espanol.smokefree.gov

Recursos Adicionales


Más historias relacionadas


Más historias de la vida real sobre la epoc:


Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir. Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

Esta página fue revisada el: 23 de marzo de 2020