Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Brote de infecciones por E. coli vinculado a la lechuga romana (romaine)

Alerta de seguridad de los alimentos

Publicada el 17 de diciembre del 2018

Los CDC, funcionarios reguladores y de salud pública de varios estados, Canadá, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los EE. UU. están investigando un brote multiestatal de infecciones por Escherichia coli O157:H7 (E. coli O157:H7) productora de la toxina de Shiga vinculado a la lechuga romana de las regiones de cultivo de la costa central del norte y del centro de California.

Recomendaciones para los consumidores, restaurantes y minoristas

Illustration of a clipboard with check marks on it.

Los CDC están actualizando su recomendación para los consumidores. Los CDC recomiendan que en los Estados Unidos los consumidores no coman, y que los minoristas y restaurantes no sirvan ni vendan ningún tipo de lechuga romana cosechada en ciertos condados de las regiones cultivadoras de la costa central del norte y del centro de California. Si no sabe de dónde es la lechuga romana, no la coma.

  • Algunos productos de lechuga romana ahora tienen una etiqueta con el sitio de la cosecha, por región. Los consumidores, restaurantes y minoristas deben revisar si las bolsas o cajas de lechuga romana tienen una etiqueta que indique dónde fue cosechada.
    • No compre, sirva, venda ni coma la lechuga romana de los siguientes condados de California: Monterey, San Benito y Santa Bárbara.
    • Si la lechuga romana no tiene una etiqueta con la región de cultivo y el condado donde se cosechó, no la compre, sirva, venda ni coma.
  • La lechuga romana que tenga una etiqueta con una región de cosecha que no esté dentro de los tres condados que se han identificado de las regiones de cultivo de la costa central del norte y del centro de California no está vinculada a este brote. Las áreas que no están vinculadas a este brote incluyen la región de cultivo del desierto cerca de Yuma, Arizona; la región de cultivo del desierto de California cercana a los condados Imperial y Riverside; el estado de la Florida; y México.
    • Si no puede identificar de dónde es la lechuga romana, no la compre, sirva, coma ni venda.
  • Si usted compró lechuga romana y no sabe dónde se cosechó, no la coma, sirva ni venda. Bótela a la basura.
    • Esta recomendación incluye todos los tipos o usos de lechuga romana, como las cabezas enteras de lechuga romana, los corazones de lechuga romana, y las bolsas y cajas de lechuga cortada y de ensaladas mixtas que contengan lechuga romana, como la minirromana (baby romaine), mezcla primavera (spring mix) y ensalada César.
    • Lave y desinfecte los cajones o estantes de los refrigeradores donde se almacenó la lechuga romana. Siga estos cinco pasos para limpiar su refrigerador.
    • Si no sabe si la lechuga que tiene es la romana, o si la ensalada mixta contiene este tipo de lechuga, no la coma y bótela a la basura.
  • La lechuga romana de cultivos hidropónicos o de invernaderos no ha sido vinculada a este brote.
  • Tome medidas si tiene síntomas de infección por E. coli:
    • Hable con su proveedor de atención médica.
    • Escriba lo que comió durante la semana previa al comienzo de la enfermedad.
    • Notifique su enfermedad al departamento de salud.
    • Ayude a los investigadores de salud pública respondiendo las preguntas sobre su enfermedad.

Recomendaciones para los médicos

  • No se recomienda el uso de antibióticos para los pacientes con infecciones por E. coli O157. Tampoco se recomienda el uso de antibióticos en pacientes con una presunta infección por E. coli O157 hasta que las pruebas de diagnóstico descarten esta infección.
  • Algunos estudios han mostrado que administrar antibióticos a los pacientes con infecciones por E. coli O157 podría aumentar el riesgo de que presenten síndrome urémico hemolítico (un tipo de insuficiencia renal), y no se ha demostrado con claridad que se beneficien con ese tratamiento.

Información más reciente del brote

Illustration of a megaphone.

Vistazo general

Foto de lechuga romana en una fuente de madera
  • Desde la última actualización del 6 de diciembre, se han incluido otros 7 casos de personas enfermas a esta investigación.
  • Quince estados y el Distrito de Columbia han notificado un total de 59 personas infectadas por la cepa de E. coli O157:H7 productora de la toxina de Shiga que causó este brote.
    • Los casos de enfermedad comenzaron entre el 5 de octubre y el 16 de noviembre del 2018.
    • Veintitrés personas enfermas han sido hospitalizadas, incluidas dos que presentaron síndrome urémico hemolítico (un tipo de insuficiencia renal). No se han notificado muertes.
  • La Agencia de Salud Pública de Canadá ha identificado en ese país a personas enfermas en las que se encontró la misma huella genética de la bacteria E. coli O157:H7.
  • Los hallazgos epidemiológicos, de laboratorio y de rastreo de los Estados Unidos y Canadá indican que la lechuga romana cosechada en las regiones de cultivo de la costa central del norte y del centro de California es una fuente probable del brote.
  • La FDA, junto con los CDC y socios estatales, está investigando las granjas y las instalaciones de refrigeración en California que fueron identificadas en el rastreo. Los CDC identificaron la cepa de E. coli O157:H7 del brote en sedimentos recolectados dentro de un reservorio de agua para uso agrícola en la granja de Adams Bros. Farming Inc., que fue identificada en el rastreo.
  • Los CDC están recomendando que los consumidores no coman ningún tipo de lechuga romana cosechada en los condados de Monterey, San Benito y Santa Bárbara en las regiones de cultivo de la costa central del norte y del centro de California. La FDA continúa la investigación de las granjas identificadas en el rastreo.
  • Esta investigación sigue en curso y los CDC proporcionarán más información a medida que esté disponible.

Síntomas de la infección por E. coli

Illustration of a person with stomach pain.
  • Por lo general, las personas se enferman por las bacterias E. coli productoras de la toxina de Shiga (STEC, por sus siglas en inglés) 2 a 8 días después de tragar el microbio (el promedio es de 3 a 4 días).
  • Algunas personas con una infección por STEC pueden presentar un tipo de insuficiencia renal llamado síndrome urémico hemolítico (SUH).
  • Por lo general, la infección por E. coli se diagnostica analizando una muestra de heces (caca).
  • No se recomienda el uso de antibióticos en pacientes con una presunta infección por E. coli hasta que se puedan realizar pruebas de diagnóstico y se descarte la infección por E. coli. Algunos estudios han mostrado que administrar antibióticos a los pacientes con infecciones por E. coli podría aumentar el riesgo de que presenten el SUH, y no se ha demostrado con claridad que se beneficien con ese tratamiento. Para obtener más información, vea la página Síntomas de la infección por E. coli.

Detalles de la investigación

13 de diciembre de 2018

Los CDC, funcionarios reguladores y de salud pública de varios estados, Canadá y la FDA están investigando un brote multiestatal de infecciones por Escherichia coli O157:H7 (E. coli O157:H7) productora de la toxina de Shiga.

Hasta el 13 de diciembre del 2018, quince estados y el Distrito de Columbia habían notificado un total de 59 personas infectadas por la cepa de E. coli O157:H7 que causó el brote. En la página web del mapa de casos reportados se puede encontrar una lista de los estados y la cantidad de casos en cada uno.

Los casos de enfermedad comenzaron entre el 5 de octubre y el 16 de noviembre del 2018. La edad de las personas enfermas varía desde 1 hasta los 84 años, con una mediana de edad de 26. El sesenta y cinco por ciento de las personas enfermas son mujeres. De las 50 personas sobre las cuales hay información, 23 (46 %) fueron hospitalizadas, incluidas dos que presentaron síndrome urémico hemolítico (un tipo de insuficiencia renal). No se han notificado muertes.

Los casos de enfermedad que ocurrieron después del 21 de noviembre del 2018 podrían no haberse notificado todavía debido al tiempo que pasa entre el momento en que una persona se enferma con una infección por E. coli y el momento en que se notifica la enfermedad. Esto lleva, en promedio, 2 a 3 semanas.

Investigación del brote

Los hallazgos epidemiológicos, de laboratorio y de rastreo indican que la lechuga romana de las regiones de cultivo de la costa central del norte y del centro de California es una fuente probable de este brote.

En las entrevistas, las personas enfermas respondieron preguntas acerca de los alimentos que consumieron y otras exposiciones que tuvieron la semana anterior a que se enfermaran. Veintisiete (84 %) de las 32 personas entrevistadas dijeron haber comido lechuga romana. Este porcentaje es significativamente más alto que los resultados obtenidos en una encuesta [PDF – 787 KB] de personas sanas, en la cual el 47 % de las que respondieron reportaron haber comido lechuga romana la semana anterior a la que fueron entrevistadas. Las personas enfermas reportaron haber comido diferentes tipos de lechuga romana en varios restaurantes y en la casa.

La información de rastreo preliminar de la FDA indica que las personas enfermas en este brote comieron lechuga romana cosechada en las regiones de cultivo de la costa central del norte y del centro de California. La información adicional obtenida redujo el número de condados identificados en el rastreo. Con base en la evidencia disponible, las personas no deben comprar, servir, vender ni comer la lechuga romana de los siguientes condados de California: Monterey, San Benito y Santa Bárbara.

La FDA, junto con los CDC y socios estatales, está investigando las granjas y las instalaciones de refrigeración en California que fueron identificadas en el rastreo. Los CDC analizaron muestras de agua y sedimento de la granja Adam Bros. Farming, Inc. en el condado de Santa Bárbara, California, que fue una de las 8 granjas identificadas en el rastreo. La cepa de E. coli O157:H7 del brote se encontró en sedimentos dentro de un reservorio de agua para uso agrícola ubicado en la granja. Los resultados de la secuenciación del genoma completo mostraron que la cepa de E. coli O157:H7 que se encontró en el reservorio de agua para uso agrícola estaba muy relacionada genéticamente con la cepa de E. coli O157:H7 aislada de muestras de personas enfermas. La FDA continúa investigando para obtener más información sobre cómo la bacteria E. coli podría haber entrado en el reservorio de agua para uso agrícola y las maneras en que la lechuga romana de la granja se podría haber contaminado. La lechuga romana de la granja Adam Bros. Farming, Inc. ya no está disponible para la venta.

El trabajo de rastreo de la FDA parece indicar que otra lechuga romana que se envió de otras granjas también podría estar implicada en el brote. La FDA continúa la investigación.

Esta investigación sigue en curso y los CDC proporcionarán más información a medida que esté disponible.

Actualizaciones anteriores >>

TOP