La historia de Denise H.

Denise, de 66 años, nunca fumó cigarrillos, pero su esposo, Brian H., fumó la mayor parte de su vida. Él tuvo su primer ataque cardiaco debido al tabaquismo cuando tenía 35 años. Denise se hizo cargo de todo lo relacionado con la vida de ambos, desde la coordinación de la atención médica de Brian hasta el manejo del hogar. Al final, renunció a su trabajo para dedicarse exclusivamente a cuidar a su esposo.

En los 30 años que han pasado, Brian ha tenido enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) y cáncer de pulmón, le han hecho una operación de derivación coronaria (bypass) y trasplante de corazón, y le extirparon una parte del pulmón porque fumaba. Denise ha estado al lado de Brian en cada cita médica, tomografía, operación, y recuperación.

Cuidar al esposo puede ocupar todo el tiempo, explicó Denise. Para aliviar el estrés y evitar el agotamiento, Denise aprendió a cuidarse a sí misma. Salía a caminar o iba al gimnasio a hacer ejercicio. Su consejo para los otros cuidadores es que se dediquen tiempo: “Encuentren al menos una hora y hagan lo que quieran, de lo contrario es enloquecedor”.

Si bien ha sido una experiencia difícil, Denise indicó que cuidar a Brian durante sus enfermedades sirvió para unir más a la pareja. “Somos almas gemelas”, dijo Denise. “Estamos hechos el uno para el otro”.

La biografía de Denise H.


Denise tenía 21 años cuando conoció a quien se convertiría en su esposo, Brian. Él tenía 19 años y estaba en la Fuerza Aérea. En el lapso de un año contrajeron matrimonio y, poco tiempo después, se encontraban camino a tener dos hijos. “Somos almas gemelas”, dijo Denise. “Estamos hechos el uno para el otro”.

Denise

Para entonces, Brian ya llevaba varios años fumando cigarrillos. Denise no fumaba, pero creció con padres fumadores, así que estaba acostumbrada. “En aquella época no había mucha información sobre qué tan peligrosos eran los cigarrillos”, comentó Denise. “Solo estaba esa advertencia al costado del paquete de la Dirección General de Servicios de Salud, y no le prestas atención a eso cuando eres joven”, agregó.

Brian tenía 35 años y estaba destinado en Inglaterra cuando tuvo un ataque al corazón a raíz del tabaquismo. Denise voló de inmediato desde Texas para estar a su lado. Fue el primero de muchos problemas de salud relacionados con el tabaquismo que Brian y Denise afrontarían juntos en el curso de los próximos 30 años de matrimonio. Durante ese periodo, Brian ha tenido enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc) y cáncer de pulmón, le han hecho una operación de derivación coronaria (bypass) y trasplante de corazón, y le extirparon una parte del pulmón porque fumaba.

“Cuando mi situación se tornó realmente fea, las cosas a las que Denise tuvo que renunciar y las cosas que tuvo que hacer fueron mucho más molestas para su vida y caóticas para la dinámica familiar”, comentó Brian. “Hubo muchos años en los que no estuve muy estable y Denise debió ponerse a la altura de las circunstancias y sacrificar mucho”, afirmó.

Denise se volvió responsable de todo, desde la coordinación de la atención médica de Brian hasta el manejo del hogar. Finalmente, ella renunció a su trabajo para poder estar presente y cuidar a Brian. “Cuando se enferma uno de los miembros de la pareja, el otro debe manejar todo el tiempo, pagar las cuentas, sacar la basura, lavar toda la ropa”, comentó. “Es un trabajo a tiempo completo”.

Cuidar al esposo podía ocupar todo el tiempo, explicó Denise. Algunos días luchaba con una sensación de resentimiento y agobio. Otros días se sentía abrumada por el temor a que su mejor amigo pudiera morir. Cuando la salud de Brian se encontraba en su peor momento, ella lo chequeaba una y otra vez mientras él dormía para asegurarse de que aún respirara.

Denise encontró maneras de aliviar el estrés y evitar el agotamiento. Cada vez que podía, salía a caminar. Mientras Brian dormía la siesta, alcanzaba a caminar tres millas. Para mantener su propia salud, comenzó a ir a un gimnasio tres veces por semana y a comer mejor. Su consejo para los cuidadores es que se dediquen tiempo: “Encuentren al menos una hora y hagan lo que quieran, de lo contrario es enloquecedor”.

Brian finalmente dejó de fumar para siempre en el 2009, y recibió un trasplante de corazón en el 2012. En el 2017, a Brian le diagnosticaron cáncer de pulmón y lo sometieron a una operación para extirparle una parte de este órgano. Juntos, Denise y Brian siguen lidiando con el daño al cuerpo producido por los cigarrillos. “La vida no siempre es fácil”, dijo Denise. “Uno hace lo mejor que puede y sigue adelante”, agregó.

“Le debo la vida a ella; literalmente, no en forma figurativa”, expresó Brian. “Ahora aprovecho cada oportunidad que se me presenta para pagar esa deuda, que nunca se puede pagar completamente”, explicó.

Si bien ha sido una experiencia difícil, Denise indicó que cuidar a Brian durante sus enfermedades sirvió para unir más a la pareja. En el 2019, celebraron 45 años de casados renovando sus votos frente a familiares y amigos. Decidieron no esperar hasta el 50.o aniversario porque la salud de Brian puede cambiar en cualquier momento. “Cada año cuenta”, comentó Brian. “Mientras tengamos una oportunidad para celebrar, la vamos a aprovechar”.


Hoy comienzo mi travesía para dejar de fumar. Recursos GRATUITOS de espanol.smokefree.gov

Más acerca de Denise H.


Recursos Adicionales


Más historias relacionadas


Más historias de la vida real cuidadores:

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

Esta página fue revisada el: 23 de marzo de 2020