La historia de Marlene

Marlene comenzó a fumar cuando estaba en la escuela secundaria superior con una lección que recibió de una vecina sobre cómo inhalar el humo. Fumar parecía sensacional. Marlene siguió fumando cuando se casó y mientras criaba a sus hijos. Luego, a los 56 años comenzó a perder la vista. Tenía dificultad para leer, sufría caídas, incluso cuando bajaba unos pocos escalones y se cortó accidentalmente en la cocina. Tenía una enfermedad de los ojos avanzada que se llama degeneración macular asociada a la edad (AMD, por sus siglas en inglés). Esta enfermedad puede destruir la visión central que es necesaria para leer, conducir o ver la cara de las personas.

El médico de Marlene le dijo que dejara de fumar si quería conservar aunque fuera una pequeña parte de su vista. Cuando salió un medicamento nuevo —uno innovador que podría retrasar la pérdida de la visión— Marlene se entusiasmó. “Bueno. ¿Lo tomo por la boca?”, preguntó Marlene. “No, se inyecta en los ojos”, le respondió el médico.

Hasta la fecha, le han puesto docenas de inyecciones en cada ojo a Marlene, y necesitará aún más inyecciones cada mes para evitar que siga perdiendo la visión. Marlene espera que al compartir su historia ayudará a otras personas a dejar de fumar cuanto antes.

La biografía de Marlene


Sus experiencias con la pérdida de la vista

Para Marlene, comenzó con la aparición de unos puntitos borrosos en la vista. Los programas de televisión se veían borrosos y no tenía forma de mejorar el enfoque. En la cocina, confundió uno de sus dedos con una zanahoria sobre la tabla de cortar. Marlene notó estos cambios aterrorizantes en la vista a los 56, después de muchos años de fumar. Fue de un especialista para los ojos al otro en busca de respuestas. Al final recibió el diagnóstico de degeneración macular asociada a la edad (AMD), que es una enfermedad de los ojos que empeora con el tiempo y no se cura. Esta enfermedad puede destruir la visión central que es necesaria para leer, conducir y reconocer las caras de los seres queridos.

Marlene

Marlene tiene un tipo de AMD que se llama “AMD húmeda” y es muy poco frecuente en una persona tan joven. Fumar duplica el riesgo de padecer AMD. Pero, igual que otras personas, Marlene no tenía idea de que los cigarrillos podían contribuir a una enfermedad que podría causarle ceguera.

“Si hubiera tenido una bola de cristal hace muchos años, nunca jamás me hubiera llevado ese primer cigarrillo a la boca”, dijo ella.

Las mejores probabilidades de retrasar la pérdida de la visión se las dio un medicamento que se debe inyectar en cada ojo con una aguja. A Marlene le asustaban las agujas, pero más le asustaba quedarse ciega, entonces comenzó las inyecciones mensuales. Hasta la fecha, ha recibido docenas de inyecciones en cada ojo. “Y esto puede continuar por el resto de mi vida”, dijo Marlene.

“Quiero ver el sol. Quiero ver el agua”, dijo ella. “Quiero ver la vida tal como es, ¡no con nubes negras tapándome la vista!”.

Marlene nunca pensó en la ceguera cuando comenzó a fumar a principios de la escuela secundaria superior. Le robaba cigarrillos a su madre y una vecina le enseñó a inhalar el humo. En menos de un año, Marlene ya sentía ansias por fumar un cigarrillo a primera hora de la mañana. Era adicta al cigarrillo.

Marlene intentó dejar de fumar muchas veces mientras criaba a sus hijos con su marido, pero cada vez tuvo una recaída. “Fumar era mi apoyo, mi recompensa, mi amigo con quien podía compartir lo bueno y lo malo”, dijo Marlene. “Los cigarrillos eran un buen amigo que no podía reprocharme nada”.

Poco después de que se le diagnosticó la enfermedad de los ojos, Marlene dejó de fumar para siempre. Quería hacer todo lo que estaba en su poder para ayudar a salvar su vista. “Cuando me enteré de que mi hija estaba embarazada y que íbamos a tener nuestro primer nieto y de que fumar podría causar degeneración macular, no tuve razón para seguir fumando. ¡Quería recuperar mi salud!”.

Hoy la vista de Marlene es estable. Puede leer las recetas con lupa, pero no lee muchas otras cosas. Prefiere escuchar libros en audio o mirar la televisión con pantalla grande.

Marlene espera que compartir su historia inspirará a otras personas a dejar de fumar lo antes posible. “Mi consejo para las personas que fuman es que dejen de fumar. Hagan todo lo necesario para dejar de fumar”.

Y aunque los tratamientos para los ojos no son algo que Marlene anhela hacer todos los meses, dice: “Estoy feliz y agradecida de que puedo recibir tratamientos y de que los hay. Años atrás, no había ayuda y las personas con degeneración macular simplemente perdían su visión central. Si nota algún cambio en su visión, no le dé miedo decir algo. ¡Vaya y busque ayuda antes de que sea demasiado tarde!”.

Más acerca de Marlene


Recursos Adicionales



Descargo de responsabilidad: Es posible que en este sitio encuentre algunos enlaces que le lleven a contenido disponible sólo en inglés. Además, el contenido que se ha traducido del inglés se actualiza a menudo, lo cual puede causar la aparición temporal de algunas partes en ese idioma hasta que se termine de traducir. Llame al 1-800-CDC-INFO si tiene preguntas, cuyas respuestas no ha encontrado en este sitio. Agradecemos su paciencia.

 

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

Esta página fue revisada el: 7 de marzo de 2019