Cómo hacer que la actividad física sea parte de la vida de un adulto mayor

Para cumplir con la actividad física que necesitas cada semana, es importante que escojas actividades que tel gusten y para las cuales tengas las habilidades requeridas. Eso te ayudará a continuar haciéndolas.

Cosas que debes considerar

  • La actividad física tiene beneficios inmediatos para la saludpdf iconexternal icon [PDF-15.2MB] (enlace solo en inglés), incluyendo el dormir mejor y tener menos ansiedad. También ayuda a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades severas, como cardiopatías, diabetes tipo II y depresión.
  • Tratae de variar tus actividades. Esto puede ayudarte a disfrutar más la actividad física y a reducir el riesgo de lesionarte.
  • La actividad física regular es segura y beneficiosa para ti, aún si tienes problemas para hacer otras actividades diarias normales tales como subir escaleras o caminar.
  • Muchas cosas cuentan como actividad física. Y todo suma a tsu favor. Encuentra las actividades que más te convengan.
  • Si por causa de enfermedad debes tomar un descanso de tu rutina de actividad física, vuelve a comenzar a un nivel más bajo de intensidad y ve aumentándolo hasta que regreses al nivel de antes.
  • Para llegar a un peso saludable y mantenerlo, trata de hacer el equivalente a 150 minutos de actividad aeróbica moderada cada semana (por ejemplo,30 minutos al día, 5 días a la semana). Ten en cuenta que puede que necesites hacer más actividad, o reducir el número de calorías que consumes, para llegar a tu peso deseado.

Actividad física multicomponente

mujer mayor caminando con su perro

Como parte de su rutina física semanal, los adultos mayores deberían incluir actividades con múltiples componentes para mejorar así sus funciones físicas y reducir el riesgo de una caída o de lesión por una caída. Un ejemplo de un programa de actividad física multicomponente pudiera incluir caminar (actividad aeróbica), levantar pesas (fortalecimiento de músculos) e incorporar ejercicios de equilibrio, como caminar hacia atrás o de lado, o mantenerse en un solo pie. Estas actividades pueden hacerse en casa o con un grupo.

Mejora tu equilibrio

Los adultos mayores deben hacer actividades físicas que les ayuden a mejorar su equilibrio. Estas actividades pueden ayudarles a mejorar su habilidad de resistir cualquier fuerza externa que pueda causarles una caída. Los programas de ejercicios para la prevención de caídas que incluyan actividades de equilibrio y otros ejercicios para mejorar el desempeño en tareas cotidianas, pueden también reducir significativamente el riesgo de lesiones, como fracturas, si llegase a ocurrir una caída. Estas actividades pueden incluir caminar hacia atrás o de lado, caminar en los talones, en la punta de los dedos o intercambiando talón y dedos, practicar levantarse de una silla, o mantenerse en una pierna teniendo una mesa o una pared cerca. Fortalecer los músculos de la espalda, el abdomen y las piernas también mejora el equilibrio.

¿Qué sucede si tienes una condición crónica?

Si tienes alguna condición de salud, como artritis, diabetes o cardiopatía, esto no significa que no puedas mantenerte activo. Todo lo contrario. La actividad física regular puede mejorar tu calidad de vida y reducir el riesgo de que desarrolles otras condiciones de salud.

Pregúntale a tu doctor si tu condición de salud limita de alguna manera tus posibilidades de estar activo físicamente. Luego, trabaja junto a tu doctor para diseñar un plan de actividad física que sea apropiado para tus habilidades. Si tu condición te impide llegar al nivel mínimo recomendado de actividad física, trata de hacer lo más que puedas. Lo importante es que no te quedes inactivo.

¿Qué sucede si tienes alguna discapacidad?

Si eres un adulto mayor y tienes una discapacidad (enlace solo en inglés), la actividad física puede proveer importantes beneficios a tu salud como, tener un corazón, pulmones y músculos más fuertes, mejorar tu salud cerebral y tener un mejor desempeño en las tareas cotidianas. Es mejor que visites a tu médico antes de comenzar cualquier rutina de actividad física. Consulta a algún profesional que tenga experiencia con la actividad física y su relación con las discapacidades. Estos profesionales podrán decirte cuánta, y qué tipo de actividad física es apropiada para ti, de acuerdo a tus habilidades.

Si quieres encontrar más información, visita la página del Centro Nacional de Actividad Física y Discapacidad, o NCHPAD, por sus siglas en inglésexternal icon (enlace solo en inglés).

Cuándo debes consultar cona tu doctor

Hacer actividades físicas que requieran un esfuerzo moderado es seguro para la mayoría de las personas. Pero si tienes alguna condición de salud, como artritis, diabetes o cardiopatía, primero consulta con tu médico para que sepas cuánta y qué tipo de actividad física es apropiada para ti. Además, si has estado inactivo, no estás en forma o tienes sobrepeso, y quieres hacer alguna actividad física intensa, como trotar, es más seguro que primero discutas esto con tu médico antes de comenzar a hacerla.

Esta página fue revisada el: el 11 de diciembre del 2020