Datos clave sobre las intoxicaciones alimentarias

Se estima que 1 de cada 6 personas en los Estados Unidos (o sea, 48 millones de personas) se enferma por enfermedades alimentarias cada año, y que 128 000 son hospitalizadas y 3000 mueren a causa de ellas.

Consejos para prevenir las intoxicaciones alimentarias

  • Limpie
    • Lávese las manos y limpie las superficies de trabajo antes, durante y después de preparar los alimentos. Los microbios pueden sobrevivir en muchos lugares alrededor de la cocina, incluidos los utensilios, las tablas de cortar, los mesones y las manos.
  • Separe
    •  Separe las carnes, las aves, el pescado, los mariscos y los huevos crudos de los alimentos listos para comer. Use distintas tablas de cortar y mantenga las carnes crudas alejadas de los otros alimentos tanto en el carrito de las compras como en el refrigerador.
  • Cocine
  • Enfríe
    • Mantenga el refrigerador a menos de 40 oF. Refrigere las sobras dentro de las 2 horas de haberse cocinado (o dentro de 1 hora si la comida se expuso a temperaturas superiores a 90 oF, por ejemplo, dentro de un auto).

Algunas personas tienen mayor riesgo

Cualquier persona puede contraer una intoxicación alimentaria, pero algunos grupos de personas tienen más probabilidades de enfermarse y de que su enfermedad sea más grave. En estas personas, la capacidad de luchar contra los microbios y la enfermedad no es muy eficaz por varias razones. Estos grupos incluyen a los siguientes:

  • Niños menores de 5 años.
  • Adultos de 65 años y mayores.
  • Personas cuyo sistema inmunitario se ha debilitado a causa de una afección o el medicamento que se usa para tratarla, incluidas las personas con diabetes, enfermedad del hígado o los riñones, VIH/sida o cáncer.
  • Mujeres embarazadas.

Obtenga más información sobre por qué estos grupos tienen más probabilidades de enfermarse a causa de microbios como los de Salmonella, Campylobacter, Listeria y E. coli.

Las personas con mayores probabilidades de contraer una intoxicación alimentaria no deberían comer lo siguiente:

  • alimentos crudos o poco cocidos provenientes de animales (como carne de res, cerdo, pollo, pavo, huevos, pescado o mariscos);
  • germinados crudos o ligeramente cocidos;
  • leche (cruda) y jugos sin pasteurizar;
  • queso blando (como el queso fresco), a menos que la etiqueta indique que fue elaborado con leche pasteurizada.

Cinco síntomas de intoxicación alimentaria grave

Los síntomas de intoxicación alimentaria generalmente incluyen diarrea, vómitos, malestar estomacal y náuseas. Consulte a su médico si tiene síntomas graves como los siguientes:

  • Fiebre alta (temperatura de más de 102 °F, medida oralmente).
  • Sangre en las heces (caca).
  • Vómitos frecuentes que impiden retener los líquidos (lo que puede causar deshidratación).
  • Diarrea que dura más de tres días.
  • Deshidratación (que causa síntomas como sequedad de boca y garganta, mareos al ponerse de pie y hacer poco o nada de pis).