Consejos de seguridad de los alimentos para el día del juego

Primer plano de un plato lleno de alitas de pollo picantes con apio y zanahorias

¿Quiere marcar puntos con su bufé el día del juego? Siga estas reglas para que los únicos que tengan que correr sean los jugadores en el campo.

¡Asegúrese de que su reunión del día del juego sea memorable por todas las razones correctas! Siga estos seis consejos para evitar las intoxicaciones alimentarias:

1. Mantenga la limpieza.

2. Cocine los alimentos completamente.

Cuando se cocinan los alimentos hasta que alcanzan la temperatura adecuada se eliminan las bacterias dañinas. Use un termómetro de alimentos para revisar la temperatura de los platos a base de carne o huevo, o cocinados al microondas, que tenga en su menú.

  • Asegúrese de que las alitas de pollo (y otros tipos de ave) alcancen una temperatura interna de al menos 165 oF. Los platos a base de carne molida y huevo deberían llegar a al menos 160 oF. Vea las temperaturas internas segurasexternal icon de otros alimentos.
  • Siga las instrucciones del paquete cuando cocine en el microondasexternal icon alimentos congelados.

3. Mantenga la seguridad.

  • Si prepara alimentos por adelantado, divida en recipientes poco profundosexternal icon los que ya estén cocidos para enfriarlos. Esto ayuda a que se enfríen rápidamente y de forma pareja. Coloque los alimentos que ya estén cocidos en el refrigerador o congelador lo antes posible —y siempre dentro de las 2 horas de haberlos cocinado o 1 hora si la temperatura exterior supera los 90 oF—.
  • Mantenga los alimentos calientes a 140 °F o más. Use calientaplatos, ollas de cocción lenta o bandejas calentadoras para mantener calientes los alimentos en la mesa del bufé.
  • Mantenga los alimentos fríos, como la salsa y el guacamole, a 40 °F o menos. Use bandejas de servir pequeñas o coloque las fuentes de servir adentro de otro recipiente con hielo.
  • ¿Va a comprar comida para llevar o con entrega a domicilio?pdf iconexternal icon Asegúrese de mantener fríos los alimentos fríos y calientes los alimentos calientes.
    • Divida las cacerolas grandes de comida, como las sopas o los guisados, y los cortes de carne grandes, como las carnes asadas o los pollos enteros, en cantidades más pequeñas para refrigerarlos. Esto permite que se enfríen rápido y reduce a un mínimo el tiempo que estén dentro de las temperaturas peligrosas de entre 40 y 140 °F.

4. Mire el reloj.

  • Las partes de un alimento que no se hayan cocido completamente (los puntos fríos) pueden brindarles un escondite a los microbios.
  • Respete siempre el “tiempo de reposo” que se indica en las instrucciones; estos son los minutos extra que la comida necesita para terminar de cocinarse.
  • Lleve el control del tiempo que los platos permanecen en el bufé.
    • Bote todos los alimentos perecederos que hayan estado a temperatura ambiente por 2 horas o más.

5. Evite que se mezclen los alimentos.

  • Separeexternal icon las carnes crudas de los alimentos listos para comer, como las verduras, cuando prepare, sirva o guarde alimentos.
    • Use para las frutas y verduras tablas de cortar, platos y cuchillos distintos que para las carnes, aves, pescado, mariscos y huevos crudos.
  • Ofrezca a sus invitados platos pequeños y utensilios de servir, para animarlos a servirse los aderezos y las salsas en sus propios platos.

6. Guarde y caliente las sobras de la forma correcta.

  • Divida las sobras en porciones o pedazos más pequeños, póngalas en recipientes no profundos y refrigérelas o congélelas.
  • Refrigere las sobras a una temperatura de 40 °F o menos tan pronto como sea posible y dentro de las 2 horas después de su preparación. Está bien poner los alimentos calientes directamente en el refrigerador.
  • Refrigereexternal icon las sobras por 3 o 4 días como máximo. Congele las sobras si no las comerá pronto.
  • Caliente las sobras hasta que alcancen por lo menos 165 °F antes de servirlas. Esto incluye a las sobras que se calienten en el microondas.
Receta para hacer salsa. ¡Recuerde refrigerarla!
Primer plano de un Pico de Gallo con ingredientes y nachos.

¿Va a servir salsa el día del juego? Pruebe esta receta para hacer salsa fresca con ajo y jugo de lima o limón verde. Recuerde refrigerar toda salsa casera hasta que sea el momento de servirla. Ponga el recipiente con salsa dentro de otro con hielo al llevarlo a la mesa o asegúrese de seguir la regla de las dos horas.external icon

Ingredientes
18 tomates Roma frescos
1 ají jalapeño mediano sin el tallo
1 cebolla dulce pequeña, pelada
4 cucharadas de hojas de cilantro frescas
1 ½ cucharaditas de sal
2 cucharadas de ajo fresco
2 onzas de jugo de limón verde o lima fresco

Instrucciones

  1. Lávese las manos y limpie la tabla de cortar y el área de preparación con agua caliente y jabón.
  2. Enjuague los tomates, el ají jalapeño y el cilantro bajo agua corriente y séquelos con una toallita de papel limpia.
  3. Corte los tomates en pedazos pequeños.
  4. Corte en dados pequeños la cebolla, el ají jalapeño y el ajo.
  5. Pique las hojas de cilantro en pedazos pequeños.
  6. Combine los tomates, el ají jalapeño, la cebolla, el cilantro, la sal, el ajo y el jugo de lima o limón verde en un recipiente y refrigere hasta el momento de servir.
  7. ¡A disfrutar!

Rinde aproximadamente entre 2 y 2.5 tazas.