La resistencia a los antibióticos, los alimentos y los animales de producción

El suministro de alimentos de los Estados Unidos está entre los más seguros del mundo, pero las personas aún pueden enfermarse por bacterias transmitidas por los alimentos que les causen infecciones intestinales. Estas infecciones pueden ser causadas por bacterias resistentes a los antibióticos.

Los antibióticos son medicamentos que eliminan o detienen la multiplicación de las bacterias. La resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias desarrollan la capacidad de sobrevivir o multiplicarse pese a estar expuestas a los antibióticos que fueron creados para eliminarlas.

Los antibióticos salvan vidas, pero cada vez que se usan pueden contribuir al desarrollo y propagación de la resistencia a estos medicamentos. La resistencia a los antibióticos se propaga a través de las personas, los animales y el ambiente. Mejorar el uso de los antibióticos, incluso reducir el uso innecesario, puede ayudar a detener la propagación de la resistencia.

Infórmese sobre lo que los CDC están haciendo para ayudar a detener las infecciones resistentes a los antibióticos causadas por los alimentos y animales, y cómo puede usted protegerse y proteger a su familia.

Ilustración de una granja, placa y bacterias.

La resistencia a los antibióticos y las infecciones intestinales

Una de las maneras en que las personas pueden contraer infecciones intestinales es a través de los alimentos. Las personas con infecciones intestinales por lo general no necesitan antibióticos para mejorarse. Sin embargo, aquellas con una infección grave (o quienes tengan riesgo de infecciones graves) podrían necesitar antibióticos. Entre las personas en riesgo de una enfermedad grave o de complicaciones están los bebés, los adultos de 65 años o mayores, y las personas que tienen problemas de salud o toman medicamentos que reducen la capacidad del cuerpo para luchar contra microbios y enfermedades. Si una infección es resistente a los antibióticos, algunos tipos de estos medicamentos podrían no ser eficaces para tratarla. Las infecciones con bacterias resistentes causan enfermedades más graves o peligrosas y con frecuencia requieren tratamientos más costosos con riesgos más altos de presentar efectos secundarios.

Los alimentos y los animales de producción

Los animales, al igual que las personas, portan bacterias en los intestinos. Algunas de estas bacterias pueden ser resistentes a los antibióticos. Las bacterias resistentes a los antibióticos pueden llegar a los alimentos de diversas maneras:

  • Cuando los animales son sacrificados y procesados para alimentos, las bacterias resistentes a los antibióticos pueden contaminar la carne u otros productos derivados de los animales.
  • Los excrementos de animales (caca) pueden contener bacterias resistentes que pasen al entorno que los rodea. Las frutas y verduras pueden contaminarse a través del contacto con tierra, agua o fertilizantes que contengan excrementos de animales.

Transmisión a las personas de infecciones intestinales resistentes a los antibióticos

Las personas pueden contraer infecciones intestinales resistentes a los antibióticos al manipular o comer alimentos contaminados, o al entrar en contacto con excrementos de animales (caca), ya sea por el contacto directo con los animales y el entorno animal, o al beber agua contaminada o nadar en ella. Las infecciones también se pueden propagar entre las personas.

En los últimos años, los CDC han investigado muchos brotes multiestatales de enfermedades intestinales causados por bacterias resistentes a los antibióticos. Estos brotes han estado vinculados con alimentos contaminados y con el contacto con animales de granja, mascotas, y alimentos y golosinas para mascotas.

Enfermedades transmitidas por los alimentos: protéjase y proteja a su familia

Las enfermedades transmitidas por los alimentos resistentes a los antibióticos se propagan de la misma manera que las otras enfermedades transmitidas por los alimentos. Usted puede tomar medidas para ayudar a protegerse y proteger a su familia.

  • Siga consejos simples sobre la seguridad de los alimentos:
    • LIMPIAR. Lávese las manos después de tocar carne, aves, pescados y mariscos o sus jugos crudos, o huevos crudos. Lave sus superficies de trabajo, tablas de cortar, utensilios y platos antes, durante y después de cocinar.
    • SEPARAR. Los microbios de la carne, las aves, los pescados y mariscos, y los huevos crudos se pueden propagar a las frutas, verduras y otros alimentos listos para comer, a menos que los mantenga separados. Use una tabla de cortar para preparar las carnes crudas y otra para los alimentos que no se cocinarán antes de comerlos. No coloque la carne cocida en un plato que antes tuvo carne cruda.
    • COCINAR. Use un termómetro de alimentos para asegurarse de que la comida se cocine hasta que alcance una temperatura interna segura: 145 °F para cortes enteros de carne de res, cerdo, cordero y ternera (como los bistecs, las chuletas y los rostizados), 160 °F para las carnes rojas molidas y 165 °F para las aves, incluidos el pollo y pavo molidos.
    • ENFRIAR. Mantenga su refrigerador por debajo de 40 °F y refrigere los alimentos dentro de las 2 horas después de haberlos cocinado (refrigere dentro de 1 hora si la temperatura exterior supera los 90 °F).
  • Lávese las manos después de tocar las mascotas y otros animales, o su alimento, agua, excrementos, pertenencias (comos juguetes y tazones), o su hábitat (como camas, jaulas, tanques, gallineros, establos y caballerizas).
  • Notifique los casos presuntos de enfermedad alimentaria a su departamento de salud local.
  • Lea las recomendaciones de Salud del viajero de los CDC cuando se esté preparando para un viaje internacional.

Para ayudar a desacelerar la propagación de la resistencia a los antibióticos, tome antibióticos solo cuando sea necesario y tómelos exactamente como se los recete su proveedor de atención médica.

Qué están haciendo los CDC

Los CDC están trabajando para prevenir las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos mediante lo siguiente:

  • El monitoreo de las infecciones resistentes a los antibióticos y el estudio de cómo surge y se propaga la resistencia.
  • La detección e investigación pronta de los brotes de infecciones resistentes a los antibióticos para identificar las fuentes, y detenerlas y prevenir su propagación.
  • La determinación de las fuentes de infecciones resistentes a los antibióticos que frecuentemente se propagan a través de los alimentos y los animales.
  • El fortalecimiento de la capacidad de los departamentos de salud estatales y locales para detectar las infecciones resistentes a los antibióticos, notificarlas y responder a ellas.
  • La educación del público y las personas que trabajan con alimentos en los métodos de prevención, incluida la manipulación segura de los alimentos, el contacto seguro con los animales y el lavado de manos adecuado.
  • La garantía de que los veterinarios y los productores ganaderos y avícolas tengan herramientas, información y capacitación con respecto al uso de antibióticos.
  • El apoyo al importante trabajo que la Administración de Alimentos y Medicamentos y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos están haciendo para mejorar el uso de antibióticosexternal icon en la medicina veterinaria y en la agricultura.
Infórmese más

Para obtener más información sobre la resistencia a los antibióticos, y la seguridad de los alimentos y con los animales, visite las siguientes páginas de los CDC:

Puede encontrar más información y datos sobre ciertas bacterias resistentes a los antibióticos en las siguientes páginas: