Superando las barreras para a la actividad física

Ya que sabemos los beneficios de hacer actividad física, quizás nos preguntemos por qué tantos estadounidenses no mantienen los niveles recomendados de actividad.

Entender las barreras más comunes para hacer actividad física, y crear estrategias para superarlas, podría ayudarte a sumar la actividad física a tu vida cotidiana. Para saber más acerca de cómo lograr superar estas barreras, continúa leyendo esta página y visita Comience aquí.

Sugerencias para superar las barreras a la actividad física

Dos médicos subiendo una escalera

No tienes tiempo

  • Identifica el tiempo que tengas disponible. Monitorea tus actividades diarias por una semana. Luego identifica al menos cinco ratos, de treinta minutos cada uno, que puedas usar para hacer actividad física.
  • Suma la actividad física a tu rutina diaria. Por ejemplo, para ir al trabajo o de compras, camina o monta tu bicicleta, organiza las actividades escolares alrededor de las actividades físicas, ejercítate mientras miras la tele, estaciona tu coche un poco más lejos de su destino y camina, etc.
  • Escoge actividades que puedas hacer en el tiempo que tengas disponible (5, 10, o 20 minutos, por ejemplo), como caminar (enlace solo en inglés), trotar o subir y bajar escaleras.
  • Aprovecha cualquier instalación y/o programas de actividad física en tu trabajo (enlace solo en inglés). Mientras haces tus reuniones o teleconferencias, trata de caminar, estar de pie o estirarte, si te es posible.

Apoyo grupal

  • Explícale a tus familiares y amigos que estás interesado en hacer actividades físicas. Pídeles que te apoyen en ello.
  • Invita a tus familiares y amigos a ejercitarse juntos. Planea actividades en grupo, que incluyan hacer ejercicios.
  • Haz amistad con personas que estén físicamente activas. Inscríbete en un gimnasio o únete a un grupo, como el YMCA o un club de excursionistas.

Te falta energía

  • Programa tu actividad física para esos momentos en el día en que te sientas más energético.
  • Convéncete a ti mismo de que si le das un chance a la actividad física, ésta aumentará tus niveles de energía. Luego, inténtelo.

Te falta motivación

  • Planea con anticipación. Haz que la actividad física sea parte de tu agenda diaria o semanal, y anótalo así en tu calendario.
  • Invita a algún amigo o amiga a ejercitarse juntos de forma regular y ponlo tanto en tu calendario como en el de esa persona.
  • Únete a un grupo o clase de ejercicios.

Temes lesionartse

  • Para prevenir lesiones, aprende cómo hacer calentamientos antes y a estirarte luego del ejercicio.
  • Aprende a ejercitarte apropiadamente de acuerdo a tu edad, estado físico, habilidades y estado de salud.
  • Escoge aquellas actividades que representen un riesgo mínimo para ti.

Te faltan habilidades

  • Selecciona actividades que no te obliguen a desarrollar nuevas habilidades, tales como caminar, subir y bajar escaleras o trotar.
  • Toma clases para desarrollar habilidades nuevas.

Alto costo o falta de instalaciones

  • Escoge actividades que requieran lo mínimo en instalaciones o equipo, como caminar, trotar, saltar cuerda o hacer calistenia.
  • Identifica dónde hay recursos que sean poco costosos y convenientes en tu comunidad (programas educativos, de esparcimiento y recreación, en tu lugar de trabajo, etc.).

Condiciones climáticas

  • Desarrolla un set de actividades que puedas hacer regularmente, independientemente de las condiciones climáticas (ciclismo o natación bajo techo, aeróbicos, calistenia, escalada, caminar, baile, etc.).
Esta página fue revisada el: el 6 de diciembre del 2020