Sentimientos frecuentes después del tratamiento contra el cáncer

Foto de una mujer triste

Es normal sentirse enojado, tenso o triste después de que termine el tratamiento. Estos sentimientos pueden manejarse.

No existe una sola manera “correcta” de sentirse después del tratamiento contra el cáncer. La experiencia de cada persona es única. A continuación se mencionan algunas emociones frecuentes y maneras de sobrellevarlas.

Estrés

La vida después del cáncer puede ser tan estresante como el tratamiento. Manejar la vida en familia, el trabajo, las finanzas y mantenerse sano es mucho. Abajo se mencionan algunas maneras de reducir el estrés. Pruebe estos u otros enfoques y determine cuál funciona mejor para usted.

  • El ejercicio reduce el estrés y la tensión, tanto física como mentalmente. El ejercicio libera las endorfinas (hormonas que nos hacen sentir bien). También nos ayuda a estirar los músculos que pueden estar contraídos debido al estrés. Consulte a su médico antes de empezar para asegurarse de que no haya ejercicios que deba evitar.
  • La meditación y la relajación guiada pueden ayudar a calmarle la mente. Busque clases en su comunidad, o descargue aplicaciones y videos que pueda usar en su casa.
  • Las actividades creativas como el arte, la danza, la música, la escritura o las artesanías pueden ayudar a procesar sus sentimientos, calmar su mente y darle algo placentero sobre lo que pueda enfocarse.
  • Compartir historias personales le da la oportunidad de hablar sobre lo que está sintiendo y escuchar cómo otros sobrevivientes de cáncer se están adaptando.

Ansiedad y depresión

Es normal sentirse todavía enojado, tenso o triste después del tratamiento. Estos sentimientos pueden desaparecer con el tiempo. Si estas emociones son abrumadoras, es posible que usted tenga ansiedad o depresión. Empiece por hablar con su médico sobre opciones. Pida ayuda de inmediato.

Soledad

Después del tratamiento, es fácil sentirse apartado de otras personas que quizás no entiendan por lo que usted está pasando. Además, puede que eche de menos el apoyo que recibió de su equipo de atención médica. ¡Pero el apoyo está a su alcance!

  • Pregúnteles al médico y al personal de enfermería si aún puede llamarlos. Esto puede ayudarlo a mantenerse en contacto.
  • Los grupos de apoyo, en persona o en línea, son una muy buena manera de reunirse con otros sobrevivientes para compartir sentimientos, preocupaciones y el camino hacia una “nueva normalidad”.

Enojo

Posiblemente se sienta enojado durante y después del tratamiento por muchas razones: el diagnóstico mismo, una mala experiencia con un médico, o un amigo o familiar que no le prestó apoyo. Puede que estos sentimientos desaparezcan a lo largo del tiempo, una vez que adapte a su nueva rutina. Los consejos a continuación pueden ayudar.

  • Pregúntese: ¿Qué está causando mi enojo y qué puedo hacer acerca de él? Responder estas preguntas y hablar sobre cómo se siente puede ayudarlo a manejar el enojo.
  • Aprenda maneras de calmar su temperamento. Puede aprender maneras de redirigir los sentimientos de enojo y reformular sus pensamientos.
  • Concéntrese en lo que puede controlar. Participar en su atención médica, mantener sus citas, hacer cambios en su estilo de vida, o incluso establecer su horario diario son cosas que usted puede controlar. Si se siente más en control, es menos probable que se sienta frustrado o enojado.
  • Tome medidas. A veces la mejor manera de sobrellevar el enojo es unirse a una causa. Por ejemplo, convertirse en portavoz de las personas con cáncer podría ayudar a darle un fin y un significado a su experiencia.

Cómo sobrellevar el quimiocerebro

Quizás haya escuchado del “quimiocerebro”. Es el término que los sobrevivientes de cáncer utilizan para describir problemas del pensamiento y la memoria que pueden ocurrir durante y después del tratamiento contra el cáncer. Dificultades emocionales y mentales como depresión, ansiedad, estrés y problemas para dormir pueden contribuir a ese sentimiento de aturdimiento. El quimiocerebro también puede intensificar los sentimientos de frustración y enojo. Está bien. Estos sentimientos pueden manejarse.

Más información
Esta página fue revisada el: el 10 de diciembre del 2020