Alimentación saludable

Foto de un hombre comiendo una ensalada

Después del cáncer, puede que no sea fácil comer bien, pero es importante hacerlo.

¿Por qué son importantes los alimentos?

Simplemente, los alimentos que consume afectan cómo se siente. Una alimentación saludable puede ayudarlo a sentirse mejor, retomar sus fuerzas y energía, y reducir los riesgos de tener problemas de salud como enfermedad cardiaca, diabetes y algunos tipos de cáncer. Pero antes de hacer cualquier cambio grande en su alimentación, consulte a su médico para asegurarse de que usted no tenga restricciones alimentarias.

No siempre es fácil elegir opciones saludables

Alimentarse de manera saludable puede ser difícil. Puede que usted tenga náuseas o no tenga hambre. Quizás note cambios en el sabor de algunos alimentos, especialmente si está tomando ciertos medicamentos. También es posible que tenga que evitar ciertos alimentos.

Puede que para algunos sobrevivientes de cáncer, cuidadores y sus seres queridos sea abrumador equilibrar la necesidad de comer de manera diferente con las exigencias del resto de las personas en la casa. Las personas pueden estar ocupadas o tener horarios diferentes. Quizás no todos estén de acuerdo con un enfoque en la alimentación que sea nuevo y más saludable. Y podría ser difícil encontrar o poder costear opciones más saludables.

Formas de ahorrar dinero
  • Cuando estén en descuento, abastézcase de frutas y verduras en lata o congeladas, especialmente las que tengan un bajo contenido de sal y azúcar.
  • Comience una huerta de verduras. Es una excelente manera de estar al aire libre, hacer algo de ejercicio y hacer participar a toda la familia. Algunas verduras, como los tomates y los pimientos, crecen fácilmente en un envase en el balcón o patio.
  • Considere remplazar una comida hecha con carne con una que sea vegetariana unos días a la semana. Trate de agregar arvejas o frijoles como sustitutos de proteínas.
  • Congele las sobras.

Consejos para una alimentación saludable

Estas son algunas medidas que puede tomar para superar dificultades: pruebe las que tengan sentido para usted, ¡y no sienta la necesidad de probarlas todas a la vez! Se trata de dar pequeños pasos.

  • Haga un seguimiento de lo que come. Utilice un cuaderno o una aplicación para anotar lo que comió y en qué cantidad.
  • Pregúntele al médico qué no puede comer con los medicamentos que toma o debido a las alergias que tiene.
  • Trate de consumir sus comidas a la misma hora todos los días. Cuando su cuerpo se acostumbre a comer a la misma hora, usted podrá manejar mejor la cantidad de alimentos que consume.
  • Si tiene problemas para volver a tener apetito, empiece con comidas pequeñas que contengan sus alimentos preferidos.
  • Pruebe versiones más saludables de sus recetas preferidas. Hay muchas recetas saludables y fáciles de seguir disponibles en línea.
  • Cuando pueda consumir más alimentos, trate de llenar la mitad de su plato con frutas y verduras. La otra mitad puede ser una mezcla de proteínas magras y granos integrales.
  • Piense en los alimentos y bebidas endulzados con azúcar, y el alcohol, como cosas deliciosas para ocasiones especiales.

Si no tiene el tiempo o la energía para comprar comestibles o cocinar todos los días, estos consejos pueden facilitarle las cosas.

  • Si puede permitírselo, salga a comer o haga pedidos a un restaurante local para la entrega a domicilio o recogida desde el auto. Muchos restaurantes incluyen información nutricional acerca del menú en línea, lo cual puede ayudarlo con su plan.
  • Busque programas de entrega de comidas a domicilio en su área. Algunas organizaciones entregan comestibles o comidas preparadas a las personas que tengan problemas de salud.
  • Explore un servicio de comidas por suscripción, si entra en su presupuesto.
  • Pida sus comestibles en línea. Muchos supermercados ofrecen entrega a domicilio o recogida desde el auto.
  • Pida ayuda. ¿Puede alguien en su casa encargarse de cocinar o ayudar a hacerlo? ¿Hay un amigo o vecino dispuesto a recoger cosas cuando salgan a hacer diligencias? Las personas quieren ayudar, pero puede que no sepan lo que usted necesita.
  • Comuníquese con las organizaciones que ofrecen ayuda.
  • Haga participar a sus familiares en la planificación y preparación de comidas.
  • Dedique un día a la preparación de comidas para la semana.

Cómo hacer que su médico participe

Cuando visite a su médico, pídale consejos para una alimentación saludable. Primero, piense en sus metas. ¿Quiere tener más energía? ¿Le molesta algún efecto secundario? ¿Quiere subir o bajar de peso?

Anote sus preguntas a medida que se le ocurran. Algunos ejemplos:

  • ¿Hay alimentos que deba evitar porque podrían interferir con mis medicamentos o causar efectos secundarios?
  • ¿Afecta mi apetito el cáncer o tratamiento que tuve?
  • ¿Puede recomendar un especialista o recurso, en línea o en la comunidad, que me ayuden a hacer cambios alimentarios?

Cómo su equipo de cuidados de la salud puede ayudarlo

Puede que su oncólogo o médico de atención primaria lo remitan a un nutricionista o dietista. También puede consultar a la división de servicios sociales de los hospitales y a los departamentos de salud en su área. Asimismo, un trabajador social o administrador de casos puede ayudar a organizar asistencia económica o un programa de entrega de alimentos a domicilio.

Un especialista también puede:

  • Involucrar a su familia o seres queridos en elegir opciones saludables.
  • Elegir opciones saludables dentro de un presupuesto.
  • Encontrar servicios de transporte o de entregas a domicilio locales.
Más información
Esta página fue revisada el: el 10 de diciembre del 2020