Muchos adultos mayores no se protegen la piel del sol

Grupo de cinco adultos de edad avanzada
¿Importa realmente nuestra exposición al sol?

Incluso a edad avanzada, los comportamientos que protegen contra el sol pueden ayudar a prevenir las quemaduras solares y disminuir el riesgo de presentar cáncer de piel.

Menos de la mitad de los adultos mayores se protegen la piel del sol cuando están al aire libre por una hora o más en días calurosos y soleados. Esto puede aumentar su riesgo de tener cáncer de piel.

Anualmente en los Estados Unidos, más de 5 millones de personas son tratadas por cáncer de piel a un costo de aproximadamente 8100 millones de dólares. La mayoría de los cánceres de piel se detectan en personas mayores de 65 años; pero se ha prestado poca atención a las formas de reducir el riesgo de cáncer de piel entre las personas en este grupo de edad. Debido a que los adultos mayores están viviendo más años, se necesita más que nunca realizar esfuerzos en el área de salud pública para promover la salud de la piel durante toda la vida.

Tasa de nuevos casos de melanoma por grupo de edad, 2016

Gráfica de barras mostrando tasa de nuevos casos de melanoma por grupo de edad para el 2016.
Tabla mostrando tasa de nuevos casos de melanoma por grupo de edad para el 2016.
Grupo de edad 5 a 9 10 a 14 15 a 19 20 a 24 25 a 29 30 a 34 35 a 39 40 a 44 45 a 49 50 a 54 55 a 59 60 a 64 65 a 69 70 a 74 75 a 79 80 a 84 85 y más
Tasa 0.1 0.3 0.9 2.7 5.8 9.8 12.8 16.8 22.2 29.8 38.5 51 67.8 83.1 96.4 109.2 107.1

Un factor de riesgo principal en la mayoría de los cánceres de piel es demasiada exposición a los rayos ultravioleta (UV) del sol. Hacer que la protección solar sea una hábito diario puede ayudar a prevenir las quemaduras solares y disminuir las probabilidades de que la persona presente cáncer de piel.

En un estudio, investigadores de los CDC usaron respuestas a las preguntas de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud del 2015 para averiguar con qué frecuencia los adultos mayores en los Estados Unidos hacían las siguientes cosas cuando estaban afuera en el sol.

  • Permanecer en la sombra.
  • Usar filtro solar.
  • Ponerse sombrero de ala ancha.
  • Ponerse ropa que les cubriera los tobillos.
  • Ponerse camisas de manga larga.

Se les preguntó a los participantes de la encuesta con qué frecuencia usaron cada clase de protección solar cuando estaban al aire libre por lo menos una hora en días calurosos y soleados. También se les preguntó cuántas veces habían tenido quemaduras solares en los últimos 12 meses.

Adicionalmente, se les preguntó a los participantes la forma en que su piel reacciona a la exposición al sol. Se consideró que los participantes tenían “sensibilidad al sol” si dijeron que la piel se quemaba después de estar al sol por una hora sin protección solar.

Hallazgos clave

  • Solo el 15 % de los adultos mayores y el 8 % de los adultos con sensibilidad al sol usaron habitualmente todas las 5 formas de protección solar.
  • Las formas más populares de protección solar entre los hombres mayores fueron ponerse ropa que les cubriera los tobillos, como pantalones (44 %), y permanecer en la sombra (37 %).
  • Las formas más populares de protección solar entre las mujeres mayores fueron permanecer en la sombra (47 %) y usar filtro solar (32 %).
  • Casi el 18 % de los adultos mayores y el 15 % de los adultos con sensibilidad al sol dijeron que no usaban habitualmente ninguna forma de protección solar.
  • Más de 1 de cada 10 adultos mayores (13 %) habían tenido quemaduras solares en el último año, y las quemaduras solares fueron casi el doble de altas entre los adultos mayores con sensibilidad al sol (20 %).
  • Aunque las quemaduras solares se reportaron con más frecuencia entre los adultos mayores de raza blanca no hispanos, las quemaduras solares se reportaron en todos los grupos raciales y étnicos en el estudio, incluso en los adultos mayores de raza negra y los adultos mayores hispanos.

Por qué esto es importante

Se espera que las personas que llegan a los 65 años vivan, en promedio, 2 décadas más. Esto significa que los esfuerzos para mejorar el uso de medidas de protección solar y reducir las quemaduras solares entre los adultos mayores probablemente ayudarían a reducir el riesgo de cáncer de piel en las últimas décadas de vida. Más investigaciones pueden ayudarnos a entender las mejores formas de promover y apoyar la seguridad frente al sol entre los adultos mayores. Las comunidades pueden continuar facilitando el acceso de las personas mayores a opciones de protección solar al aumentar las áreas con sombra en los espacios públicos al aire libre.

Esta página fue revisada el: 12 de noviembre de 2019