Concientización sobre el cáncer de cuello uterino

Este breve video les recuerda a las mujeres que hacerse las pruebas de detección de cáncer de cuello uterino ayuda a prevenirlo.

Usted puede reducir su riesgo del cáncer de cuello uterino, haciéndose regularmente pruebas de detección a partir de los 21 años.

Pruebas de detección

Existen dos pruebas que ayudan a prevenir o detectar el cáncer de cuello uterino en sus etapas iniciales:

  • La prueba de Papanicoláu (o citología vaginal) identifica los precánceres, cambios en las células del cuello uterino que pueden convertirse en cáncer si no se tratan en forma adecuada.
  • La prueba del virus de papiloma humano (VPH) identifica el virus que puede causar este tipo de cambios celulares.

Opciones para las pruebas de detección

Debería hacerse la primera prueba de Papanicoláu a los 21 años de edad. Si el resultado es normal, puede esperar tres años antes de hacerse la próxima prueba.

Si tiene 30 años o más, tiene tres opciones:

  • Puede continuar haciéndose la prueba de Papanicoláu solamente. Si el resultado es normal, puede esperar tres años antes de hacerse la próxima prueba.
  • Puede hacerse la prueba del VPH solamente. Si el resultado es normal, puede esperar cinco años antes de hacerse la próxima prueba.
  • Puede hacerse las pruebas de Papanicoláu y del VPH juntas. Si los resultados de las pruebas son normales, puede esperar cinco años antes de hacerse las próximas.

Vacuna contra el VPH

Esta vacuna protege contra los tipos del VPH que con mayor frecuencia causan el cáncer de cuello uterino. El VPH también puede causar otros tipos de cáncer tanto en hombres como en mujeres.

  • La vacunación contra el VPH se recomienda para los preadolescentes de 11 a 12 años de edad, pero puede comenzar desde los 9 años.
  • La vacuna contra el VPH también se recomienda para todas las personas hasta los 26 años, si es que aún no se han vacunado.
  • No hay recomendaciones sobre la vacunación contra el VPH para personas mayores de 26 años. Sin embargo, es posible que algunos adultos entre los 27 y 45 años de edad, que todavía no se hayan vacunado, decidan vacunarse contra el VPH después de hablar con su médico acerca del riesgo que tienen de contraer nuevas infecciones por el VPH y los posibles beneficios de la vacunación. La vacunación contra el VPH en este rango de edad proporciona menos beneficios, debido a que más personas ya han estado expuestas a este virus.

La vacunación contra el VPH previene nuevas infecciones por este virus, pero no sirve para tratar las infecciones o enfermedades existentes. Esta es la razón por la cual la vacuna contra el VPH es más eficaz cuando se administra antes de cualquier exposición al virus. Usted debería hacerse pruebas de detección de cáncer de cuello uterino con regularidad, incluso si recibió una vacuna contra el VPH.

Recursos destacados

Esta página fue revisada el: 12 de diciembre de 2019