Programa para el Control del Cáncer Colorrectal

Información general

De los cánceres que afectan tanto a hombres como a mujeres, el cáncer colorrectal (o cáncer de colon y recto) es el segundo tipo de cáncer que causa más muertes en los Estados Unidos. Sin embargo, esto no tiene que ser así. Las pruebas de detección pueden descubrir pólipos precancerosos (crecimientos de tejido anómalo en el colon o el recto) con el fin de que se extirpen antes de que se conviertan en cáncer. Las pruebas de detección también ayudan a encontrar el cáncer colorrectal en una fase temprana, cuando a menudo se puede curar con tratamiento.

El Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos recomienda pruebas de detección del cáncer colorrectal para adultos con riesgo promedio que tengan entre 50 y 75 años.

Pese a la fuerte evidencia que respalda las pruebas de detección del cáncer colorrectal, en el 2018, solo el 68.8 % de los adultos reportó estar al día con estas pruebas de detección de cáncer. Los grupos con menos probabilidades de que se les hagan las pruebas de detección incluyen los de hombres, hispanos, indoamericanos, nativos de Alaska, personas que tienen de 50 a 64 años de edad, personas que no viven en ciudades, y de personas con niveles más bajos de educación e ingresos. Las tasas más bajas en la realización de pruebas de detección contribuyen directamente a tasas más altas de muertes a causa del cáncer colorrectal.

Objetivo

El objetivo del Programa de Control del Cáncer Colorrectal de los CDC es aumentar las tasas de realización de pruebas de detección de este cáncer entre las personas de 50 a 75 años de edad, mediante lo siguiente:

  • Implementar intervenciones basadas en la evidencia descritas en la Guía de servicios preventivos en la comunidad y otras estrategias de apoyo en colaboración con los sistemas de salud.
  • Proporcionar servicios de realización de pruebas de detección y seguimiento a una cantidad limitada de personas que cumplan los requisitos.

Historia del programa

Con el fin de entender cuál era la mejor manera de estructurar e implementar las pruebas de detección del cáncer colorrectal a nivel de la población, principalmente al proveer servicios de detección directos, los CDC llevaron a cabo un programa de cuatro años de demostración de pruebas de detección del cáncer colorrectal, el cual se realizó en cinco sitios, desde el 2005 hasta el 2009. El programa proporcionó las pruebas de detección del cáncer colorrectal recomendadas por el Grupo de Trabajo sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos a hombres y mujeres de bajos ingresos que no tenían seguro o cuyo seguro no cubría estos servicios de detección de cáncer.

Tras su experiencia a partir de los éxitos y las lecciones aprendidas en el programa de demostración, los CDC recibieron fondos adicionales del Congreso para iniciar el Programa de Control del Cáncer Colorrectal en el año fiscal 2010. Basado en las lecciones aprendidas de cada versión,
el programa evolucionó con el tiempo. Inicialmente, el programa se enfocó en promover la realización de pruebas de cáncer colorrectal entre todas las personas de más de 50 años y proveer servicios de detección directos. El programa ahora requiere a losbeneficiarios de los subsidios a que se asocien a sistemas de salud que prestan servicios a poblaciones con grandes necesidades con el fin de implementar intervenciones prioritarias que se sabe que son eficaces para aumentar la realización de pruebas de detección del cáncer colorrectal. Este enfoque permite que los beneficiarios de los subsidios implementen las actividades meta en una escala factible y que recolecten datos para medir el impacto del programa.

En la actualidad, el programa otorgó fondos a los 35 beneficiarios de los subsidios: 19 estados, ocho universidades, dos organizaciones tribales y seis otras organizaciones.

Esta página fue revisada el: 24 de junio de 2020