Punto de mira en los avances logrados en la evaluación y el diagnóstico de los trastornos del espectro autista

El monitoreo, las pruebas, la evaluación y el diagnóstico de los trastornos del espectro autista (TEA) tan pronto como sea posible son pasos importantes para cerciorarse de que los niños reciban los servicios y el apoyo que necesitan y alcancen su potencial máximo. Este proceso comprende varias etapas.

Más niños evaluados antes de los 36 meses de vida

niños de 4 años de edad con TEA que fueron evaluados en el 2016 en comparación con el 2014

More evaluated by 36 months 4-year-old children with ASD who received evaluation -  84% in 2016 versus 74% in 2014

Seguimiento de los trastornos del espectro autista en niños en edad preescolar

El seguimiento de los TEA en niños en edad preescolar mejora nuestro entendimiento de las características y la identificación temprana de niños con TEA de más corta edad. La identificación temprana ayuda a las familias a acceder antes a servicios en sus comunidades. La Red de Vigilancia Temprana del Autismo y las Discapacidades del Desarrollo (ADDM Temprana) recolecta información sobre la prevalencia y la identificación temprana de los TEA entre los niños de 4 años de edad en un subconjunto de seis comunidades de la Red ADDM más amplia de 11 comunidades. En el informe más reciente de la Red ADDM Temprana se brinda información esencial sobre los avances logrados en la identificación temprana de TEA en los niños y se indica a los proveedores —en particular las escuelas públicas— cuáles son las necesidades de servicio futuras.

Hallazgos clave de la Red ADDM Temprana

Comparing children aged 4 and 8 years in 2016 shown by age at ASD diagnosis

Comparación entre niños de 4 y 8 años de edad en el 2016 muestra la edad a la que se diagnosticó el TEA.

Se está evaluando a una cantidad mayor de niños para detectar TEA a una edad más temprana que lo informado anteriormente

En el 2016, un porcentaje más alto (un 84 % en comparación con un 74 %) de niños en quienes se identificaron TEA antes de los 4 años de edad recibieron la primera evaluación del desarrollo antes de los 36 meses de edad, en comparación con los niños en el 2014. Además, esto indica que se han logrado avances hacia la meta Gente Saludable 2020 de aumentar el porcentaje de niños con TEA que reciben la primera evaluación del desarrollo antes de los 36 meses de edad.

Se está dando un diagnóstico de TEA a más niños a una edad más temprana.

Una mayor cantidad de niños que nacieron en el 2012 (1.02 %) recibieron un diagnóstico de TEA antes de los 4 años de edad, en comparación con los niños nacidos en el 2008 (0.83 %). Esto significa que, ahora más que antes, se está diagnosticando TEA a una cantidad mayor de niños antes de los 4 años de edad.

Estos son hallazgos positivos porque cuanto más pequeño es el niño en el momento en el que recibe una evaluación del desarrollo o un diagnóstico de TEA, más pronto puede comenzar a recibir los servicios que necesita.

Pasos en el proceso de diagnóstico de los trastornos del espectro autista (TEA)
  • El monitoreo del desarrollo (también conocido como seguimiento o vigilancia) es importante para todos los niños. Los cuidadores, como los padres, proveedores de atención médica y educadores de la primera infancia, pueden aprender a buscar los indicadores del desarrollo: la manera en que los niños crecen, se mueven, se comunican, interactúan, aprenden y juegan. Esta información ayuda a los cuidadores a saber qué esperar según las diferentes edades, pensar en cómo promover un desarrollo positivo y reconocer posibles problemas del desarrollo tan pronto como sea posible. El monitoreo del desarrollo es un proceso continuo y el programa de los CDC “Aprenda los signos. Reaccione pronto” tiene herramientas e información para ayudar en www.cdc.gov/ncbddd/spanish/actearly/index.html.
  • Una prueba del desarrollo es un breve examen en el que se usa una herramienta de detección validada para identificar si un niño está adquiriendo las destrezas básicas, y puede ser útil para determinar la existencia de un posible retraso. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda realizar pruebas de detección de TEA a los niños a los 18 y 24 meses de edad.
  • Una evaluación integral del desarrollo es un análisis minucioso de la forma en que el niño juega, aprende, se comunica, se comporta y se mueve, y de si esas características han cambiado con el tiempo. Varios profesionales pueden realizar evaluaciones del desarrollo, como maestros, trabajadores sociales, enfermeros, sicólogos, médicos y patólogos del habla y del lenguaje. Esta evaluación puede incluir observación clínica, informes de padres sobre antecedentes de salud y desarrollo, pruebas sicológicas y evaluaciones del habla y del lenguaje. Una evaluación integral del desarrollo suele ser un paso clave para recibir los servicios, incluidos los que brinda el sistema escolar.
  • El diagnóstico tiene lugar cuando un pediatra especializado en desarrollo, un neurólogo infantil, un siquiatra infantil o un sicólogo infantil usa los resultados de la evaluación integral para determinar si un niño tiene TEA. Mediante las pruebas neurológicas y genéticas con frecuencia se pueden descartar otros trastornos y se pueden analizar problemas genéticos y neurológicos que a veces se presentan junto a los TEA. El diagnóstico médico puede ser un paso clave para conseguir los servicios médicos provistos por medio del seguro médico.