Infección de garganta por estreptococos: lo que debe saber

Médico revisando la garganta de un paciente

¿Le preocupa que su dolor de garganta pueda ser una infección por estreptococos? Los dolores de garganta causados por infecciones por estreptococos (strep throat, en inglés) son comunes en los niños, pero no muy comunes en los adultos. Los médicos pueden hacer una prueba rápida para determinar si se trata de este tipo de infección. De ser así, los antibióticos pueden ayudarlo a sentirse mejor más rápido y prevenir que la transmita a otras personas.

Las infecciones de garganta por estreptococos son causadas por bacterias

Los virus son la causa más común de los dolores de garganta. Sin embargo, en las infecciones de garganta por estreptococos la causa son unas bacterias llamadas Streptococcus del grupo A que afectan a la garganta y las amígdalas.

 

Cómo se contraen las infecciones de garganta por estreptococos

Los estreptococos del grupo A viven en la nariz y la garganta y pueden transmitirse fácilmente a otras personas. Es importante saber que no todas las personas infectadas tienen síntomas o parecen estar enfermas. Sin embargo, pueden transmitir la bacteria al toser o estornudar, lo cual crea gotitas respiratorias que contienen la bacteria.

Las personas se pueden enfermar si:

  • Respiran esas gotitas.
  • Tocan algo donde hayan caído las gotitas y luego se llevan las manos a la boca o la nariz.
  • Usan el mismo vaso o comen del mismo plato que una persona enferma.
  • Tocan las llagas en la piel causadas por estreptococos del grupo A (impétigo).

En raras ocasiones, la bacteria se puede transmitir a través de alimentos que no fueron manipulados adecuadamente (visite la página web de los CDC Seguridad de los alimentos). Los expertos no creen que las bacterias se puedan propagar a través de las mascotas o de los artículos del hogar, como los juguetes.

Los signos y síntomas de las infecciones de garganta por estreptococos. Generalmente incluyen: Dolor de garganta que aparece rápido; Dolor al tragar; Fiebre; Enrojecimiento e inflamación de las amígdalas, a veces, con manchas blancas o placas de pus; Puntitos rojos en el paladar; Inflamación de los ganglios linfáticos, en la parte de adelante del cuello. Por lo general no incluyen: Tos; Moqueo; Ronquera; Conjuntivitis.

Los dolores de garganta que aparecen rápidamente, el dolor al tragar y la fiebre son algunos de los signos y síntomas comunes de las infecciones de garganta por estreptococos.

El dolor y la fiebre sin tos son signos y síntomas comunes

Por lo general, las infecciones de garganta por estreptococos son infecciones leves, pero pueden ser muy dolorosas. Los signos y síntomas más comunes incluyen:

  • Dolor de garganta que puede aparecer muy rápido
  • Dolor al tragar
  • Fiebre
  • Enrojecimiento e inflamación de las amígdalas, a veces, con manchas blancas o placas de pus.
  • Pequeños puntitos rojos (petequias) en el paladar (blando o duro).
  • Inflamación de los ganglios linfáticos, en la parte de adelante del cuello.

Otros síntomas pueden incluir dolor de cabeza, dolor de estómago, náuseas y vómitos, especialmente en los niños. Las personas con infección de garganta por estreptococos también pueden presentar un sarpullido conocido como fiebre escarlata (también llamada escarlatina).

Los siguientes síntomas indican que la causa podría ser un virus y no una infección estreptocócica:

  • Tos
  • Moqueo
  • Ronquera (cambios en la voz que hacen que suene entrecortada, áspera o fatigada)
  • Conjuntivitis (también llamada pink eye, en inglés)

Por lo general, toma entre dos y cinco días para que las personas expuestas a estreptococos del tipo A se enfermen.

Los niños y ciertos adultos están en mayor riesgo

Cualquier persona puede contraer una infección de garganta por estreptococos, pero hay algunos factores que pueden aumentar el riesgo de contraer esta infección común.

Estas infecciones son más comunes en los niños que en los adultos. Ocurren con mayor frecuencia en los niños de 5 a 15 años. Son raras en los de menos de 3 años. Entre los adultos que están en mayor riesgo se incluyen:

  • Los padres de los niños en edad escolar.
  • Los adultos que tienen contacto frecuente con niños.

El factor de riesgo más común de contraer una infección de garganta por estreptococos es el contacto cercano con otra persona enferma. Por ejemplo, cuando una persona se infecta, generalmente se contagian también las otras personas de su hogar.

Las enfermedades infecciosas tienden a propagarse en los lugares que reúnan a grandes grupos de personas. Las condiciones de hacinamiento pueden aumentar el riesgo de contraer esta infección. Estos lugares incluyen:

  • Escuelas
  • Guarderías infantiles
  • Centros de entrenamiento militar
Las infecciones de garganta por estreptococos son más comunes en los niños
  • Hasta 3 de cada 10 niños con dolor de garganta tienen una infección por estreptococos.
  • Aproximadamente 1 de cada 10 adultos con dolor de garganta tiene una infección por estreptococos.

Una prueba simple da los resultados rápido

Solo se puede determinar si la causa de un dolor de garganta es una infección estreptocócica del grupo A con una prueba rápida de estreptococos o un cultivo de garganta. El médico no puede determinarlo con solo mirar la garganta.

La prueba rápida de estreptococos implica hacer un hisopado de garganta y analizarlo. La prueba muestra rápidamente si lo que está causando la enfermedad son estreptococos del grupo A. Si la prueba da positivo, el médico puede recetar antibióticos. Si la prueba da negativo, pero el médico aún sospecha que sea una infección estreptocócica de garganta, entonces puede hacer un hisopado de garganta para cultivo. Los cultivos tardan en mostrar si las bacterias estreptocócicas del grupo A crecen a partir del hisopado. Aunque llevan más tiempo, los cultivos de garganta a veces encuentran infecciones que la prueba rápida no detecta. Es importante hacer cultivos para los niños y los adolescentes, ya que las infecciones de garganta por estreptococos no tratadas les pueden causar fiebre reumática. En los adultos, generalmente no se necesita hacer un cultivo de garganta después de que la prueba rápida haya dado negativo. Esto se debe a que no suelen estar en riesgo de contraer fiebre reumática después de una infección de garganta por estreptococos.

Las personas que tengan una infección de garganta por estreptococos deberían empezar a sentirse mejor apenas uno o dos días después de comenzar a tomar antibióticos. Llame al médico si usted o su hijo no se sienten mejor después de tomar antibióticos por 48 horas.

Los antibióticos hacen que se sienta mejor rápido

Los médicos tratan las infecciones de garganta por estreptococos con antibióticos. Como primera opción, se recomienda usar penicilina o amoxicilina para las personas que no sean alérgicas a la penicilina. Los médicos pueden usar otros antibióticos para las que sean alérgicas a la penicilina.

Los beneficios de los antibióticos incluyen que:

  • Reducen el tiempo que la persona está enferma.
  • Reducen los síntomas (la persona se siente mejor).
  • Previenen la transmisión de la bacteria a otras personas.
  • Previenen las complicaciones graves, como la fiebre reumática.

Las personas a quienes se les hace una prueba y les da positivo, pero no tienen síntomas (llamadas “portadoras”) no suelen necesitar antibióticos. Es menos probable que transmitan la bacteria a otras personas y muy poco probable que presenten complicaciones. Si a una persona portadora le da dolor de garganta a causa de un virus, la prueba rápida puede dar resultados positivos. En estos casos, puede ser difícil determinar cuál es la causa del dolor de garganta. Las personas que, a pesar de tomar los antibióticos adecuados, tienen dolores de garganta constantemente podrían ser portadoras de estreptococos, pero tener una infección viral. Hable con un médico si cree que usted o su hijo podrían ser portadores de estreptococos.

Las complicaciones graves no son comunes, pero pueden suceder

Se pueden producir complicaciones después de una infección de garganta por estreptococos. Esto puede pasar si la bacteria se propaga a otras partes del cuerpo. Las complicaciones pueden incluir:

Protéjase y proteja a los demás

Se puede tener una infección de garganta por estreptococos más de una vez. Haber tenido una infección de garganta por estreptococos no protege contra futuras infecciones de este tipo. Aunque no exista una vacuna para prevenirlas, hay varias cosas que puede hacer protegerse y proteger a los demás.

Los buenos hábitos de higiene ayudan a prevenir las infecciones por estreptococos del grupo A

La mejor manera de prevenir el contagio y la transmisión de los estreptococos del grupo A es lavándose las manos con frecuencia. Esto es particularmente importante después de toser o estornudar y antes de preparar o comer alimentos. Para practicar buenos hábitos de higiene debe:

  • Cubrirse la nariz y la boca con un pañuelo desechable cuando tosa o estornude.
  • Botar el pañuelo desechable a la basura.
  • Toser o estornudar en la parte superior del brazo o en el codo, no en las manos, si no se tiene un pañuelo desechable.
  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón durante por lo menos 20 segundos.
  • Usar un desinfectante de manos a base de alcohol si no tiene agua y jabón disponibles.

También debe lavar los vasos, cubiertos y platos después de que los use alguien que esté enfermo. Estos artículos serán seguros para que otras personas los usen después de que sean lavados.

Niño lavándose las manos

Lávese las manos con frecuencia para ayudar a prevenir la propagación de microbios.

Los antibióticos ayudan a prevenir la transmisión de la infección a otras personas

Las personas con una infección de garganta por estreptococos deberían quedarse en su casa y no ir al trabajo, la escuela o la guardería hasta que:

  • ya no tengan fiebre,
  • Y ADEMÁS,
  • hayan tomado antibióticos por al menos 24 horas.

Tome los medicamentos exactamente como lo indique el médico. Usted o su hijo no deben dejar de tomar los medicamentos, ni siquiera si se sienten mejor, a menos que el médico se lo diga.

Lávese las manos con frecuencia para ayudar a prevenir la propagación de microbios.

Esta página fue revisada el: 31 de octubre de 2018