La celulitis: todo lo que debe saber

Herida punzante infectada en el pie de una persona

La celulitis es una infección bacteriana común de la piel que causa enrojecimiento, inflamación y dolor en el área infectada. De no tratarse, puede propagarse y causar problemas de salud graves. El buen cuidado de las heridas y la higiene son importantes para prevenir la celulitis.

Muchos tipos de bacteria pueden causar celulitis

Diferentes tipos de bacterias pueden causar la celulitis, que es una infección de las capas más profundas de la piel. Esta página se centra en una de las causas más comunes de la celulitis: Streptococcus, o estreptococos, del grupo A.

Cómo se contrae la celulitis

Los expertos no saben cómo entra la bacteria al cuerpo de muchas de las personas que presentan celulitis. A veces, entran a través de cortes en la piel, como una lesión o una herida quirúrgica. Por lo general, la celulitis no se contrae de otra persona.

Signos y síntomas

La celulitis suele aparecer como un área dolorosa en la piel, que es sensible al tacto y está enrojecida, inflamada y caliente. La piel afectada puede tener depresiones, como la cáscara de una naranja, o ampollas. En algunas personas también provoca fiebre y escalofríos. La celulitis puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en los pies y las piernas.

alert icon

Consulte a un médico si tiene síntomas de celulitis.

alert icon

Busque atención médica de inmediato si el área enrojecida de la piel se extiende rápidamente o si usted tiene fiebre o escalofríos.

Las lesiones abiertas en la piel permiten la entrada de bacterias

Cualquier persona puede presentar celulitis, pero algunos factores pueden aumentar el riesgo de que se contraiga la infección. Los siguientes son factores de riesgo porque permiten la entrada de bacterias a través de la piel:

  • Las lesiones abiertas en la piel (como los cortes, las úlceras, las picaduras, las mordeduras, las heridas punzantes, los tatuajes, las perforaciones corporales).
  • Las afecciones crónicas de la piel (como el pie de atleta o el eccema).
  • La varicela y la culebrilla.
  • El consumo de drogas inyectables.

Otros factores que aumentan el riesgo de presentar celulitis incluyen:

  • El sobrepeso.
  • La hinchazón constante (edema crónico) de las extremidades (pies, piernas, manos y brazos) a causa de lo siguiente:
    • Problemas con el sistema linfático que no le permiten drenar líquido adecuadamente (linfedema). El sistema linfático es una parte del sistema inmunitario, que ayuda a mover el líquido que contiene células que combaten las infecciones por el cuerpo.
    • La extirpación y reconexión de una vena sana de una pierna a la arteria coronaria para mejorar la circulación sanguínea al corazón (injerto de derivación coronaria o bypass).

Los médicos diagnostican la celulitis por su aspecto

Los médicos generalmente diagnostican la celulitis al hacer un examen físico y observar la piel afectada. Por lo general, no se necesitan análisis de sangre ni otras pruebas de laboratorio.

Se necesitan antibióticos

La celulitis se trata con antibióticos. La mayoría de los casos de celulitis se pueden tratar con antibióticos que se toman por boca (antibióticos orales). Los casos más graves podrían necesitar tratarse con antibióticos intravenosos (que se administran directamente en una vena) en el hospital.

Si la infección está en el brazo o la pierna, mantener elevada la extremidad puede ayudar a reducir la hinchazón y acelerar la recuperación.

No es común que se presenten complicaciones, pero pueden ser graves

Las complicaciones de la celulitis son infrecuentes, pero pueden incluir infecciones graves en las siguientes partes del cuerpo:

  • La sangre (bacteriemia)
  • Las articulaciones (artritis piógena)
  • Los huesos (osteomielitis)
  • El tejido que recubre las cavidades y las válvulas del corazón (endocarditis)

La celulitis puede causar la inflamación de las venas si se forman coágulos de sangre cerca de la piel (tromboflebitis).

Aunque ocurra en raras ocasiones, la celulitis puede causar una infección muy grave llamada fascitis necrosante, que requiere atención médica inmediata.

alert icon

Obtenga información sobre la fascitis necrosante.

Protéjase y proteja a los demás

Se puede tener celulitis más de una vez. Haberla tenido una vez no lo protege de la infección en el futuro. Aunque no exista una vacuna para prevenir la celulitis ni las infecciones por estreptococos del grupo A en general, hay varias cosas que puede hacer para protegerse y proteger a los demás.

El buen cuidado de las heridas

El sentido común y el buen cuidado de las heridas son las mejores maneras de prevenir las infecciones bacterianas de la piel, incluida la celulitis.

Pequeño corte en el brazo de una persona que se ha lavado para limpiar la herida.

Limpie todas las lesiones abiertas menores con agua y jabón.

  • Limpie todas las lesiones abiertas y cortes menores (como las ampollas y los raspones) con agua y jabón.
  • Limpie todas las heridas abiertas o que secreten líquido, y cúbralas con una venda limpia y seca hasta que sanen.
  • Vaya a un médico si tiene heridas punzantes u otras heridas profundas o graves.
  • Si tiene una herida abierta o una infección activa, evite pasar tiempo en los siguientes lugares:
    • Bañeras de hidromasaje.
    • Piscinas.
    • Cuerpos de agua naturales (p. ej., lagos, ríos, mares).
  • Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente, pero si no se las puede lavar, use un desinfectante de manos a base de alcohol.

Se debe revisar a las personas que hayan tenido celulitis por debajo de la rodilla varias veces para ver si tienen infecciones fúngicas (pie de atleta). Estas infecciones se deben tratar porque pueden producir lesiones abiertas en la piel que propician la celulitis.

Las personas con diabetes deben revisarse los pies a diario para ver si tienen lesiones o signos de infección.

“Tenga en cuenta que algunos de los enlaces en esta página pueden llevar a contenido que está disponible solo en inglés”.

Esta página fue revisada el: el 20 de julio del 2020