Punto de mira en superar las brechas raciales y étnicas en la identificación de trastornos del espectro autista

Por primera vez, los datos de la Red de Vigilancia del Autismo y las Discapacidades del Desarrollo (ADDM) establecieron que no hay una diferencia general en la cantidad de niños de raza negra en quienes se identificaron TEA antes de los 8 años de edad en comparación con niños de raza blanca, pero persisten las disparidades étnicas.

En los informes anteriores, la Red ADDM ha establecido en forma constante que se identifican trastornos del espectro autista (TEA) en una cantidad mayor de niños de raza blanca que en niños de raza negra o hispanos. Si bien se han logrado avances importantes para cerrar la brecha en la identificación de TEA entre poblaciones de niños de raza blanca y negra, la cantidad de niños hispanos en quienes se han identificado TEA es aún menor en comparación con niños de raza blanca o negra. Estudios anteriores mostraron que el estigma, la falta de acceso a servicios de atención médica y un idioma principal que no es el inglés son obstáculos posibles para la identificación de niños con TEA, especialmente entre los niños hispanos. Estas barreras significan que ciertos grupos de niños tal vez no estén recibiendo los servicios que necesitan para alcanzar su potencial pleno. Se necesita trabajar más para mejorar la identificación de los TEA en las comunidades hispanas.

Boy playing in leaves

Persisten las diferencias en la edad de identificación de TEA entre los niños de raza negra y los niños hispanos en comparación con los niños de raza blanca.

Aún existen diferencias raciales y étnicas en cuanto a qué tan temprano se identifican los TEA mediante evaluación y diagnóstico, en especial cuando el niño con TEA también tiene una discapacidad intelectual. En general, los niños de raza negra y los niños hispanos con TEA fueron evaluados más tarde que los niños de raza blanca con TEA.

Además, los niños de raza negra y los niños hispanos con TEA y discapacidad intelectual recibieron el diagnóstico a una edad más avanzada que los niños de raza blanca con TEA y discapacidad intelectual. Esta demora en el diagnóstico puede limitar las oportunidades para recibir servicios que podrían mejorar los resultados y la calidad de vida.

El camino a seguir

Las brechas raciales y étnicas en la identificación de TEA se están cerrando y siguen en curso tareas de alcance y labores comunitarias específicas para evaluar a todos los niños. La Red ADDM continuará monitoreando la cantidad y las características de los niños con TEA para determinar si estas brechas siguen reduciéndose. Esta información puede ayudar tanto a los estados como a las comunidades a elaborar y evaluar estrategias para profundizar la concientización y mejorar la identificación de los TEA, así como la derivación a servicios en comunidades de raza negra e hispanas.