Enfermedades diarreicas

¡La diarrea y la natación no son una buena combinación! La diarrea es la más común de las enfermedades transmitidas en aguas recreativas. Las personas que tengan diarrea, o que la hayan tenido en las últimas dos semanas, arriesgan contaminar el agua de la piscina con gérmenes.

Las enfermedades diarreicas son causadas por gérmenes como el cripto (forma abreviada de Criptosporidium), Giardia, Shigella, norovirus y E. coli O157:H7. Estos gérmenes pueden vivir desde minutos a días en las piscinas, incluso si están bien mantenidas. Algunos gérmenes son muy resistentes al cloro y solo desde hace poco se sabe que causan enfermedades en seres humanos. Una vez que la piscina haya sido contaminada, lo único que es necesario para que una persona se infecte es que trague una pequeña cantidad de agua proveniente de allí.

El cripto se ha convertido en la causa principal de brotes de enfermedad diarreica relacionados con las piscinas. Puede permanecer vivo por días, inclusive en piscinas bien mantenidas, y puede provocar diarrea por un largo tiempo (por 2 o 3 semanas). Para obtener más información sobre el cripto y cómo nadar de manera saludable, vea la hoja informativa que aparece a continuación y visite el sitio web sobre el cripto de los CDC.

Hoja informativa para imprimir

Crypto fact sheet in spanish

Datos sobre el Cryptosporidium y las piscinas

Español Cdc-pdf[PDF – 1 página]

Inglés Cdc-pdf[PDF – 1 página]

La giardia es otro germen que con frecuencia causa brotes de enfermedad diarreica relacionada con las piscinas. Tiene una cubierta dura que le permite sobrevivir por hasta 45 minutos, incluso en piscinas adecuadamente cloradas. Para obtener más información sobre la giardia y cómo nadar de manera saludable, vea la hoja informativa que aparece a continuación y visite el sitio web sobre la Giardia de los CDC.

Hoja informativa para imprimir

La diarrea infecciosa puede contener desde cientos de millones hasta mil millones de gérmenes en cada deposición. Tragar aunque sea una pequeña cantidad de agua que ha sido contaminada con estos gérmenes puede hacer que usted se enferme. Cuando las personas nadan, pequeñas cantidades de materia fecal se van enjuagando de sus traseros. Por eso es tan importante no meterse a la piscina si tiene diarrea, ducharse antes de nadar y tratar de no tragar agua de la piscina.

En las instalaciones de natación públicas, la filtración y la desinfección continuas del agua deberían reducir el riesgo de propagación de enfermedades. Sin embargo, puede que los nadadores sigan estando expuestos a los gérmenes durante el tiempo en que el cloro tarda en matar a los gérmenes (algunos tardan más tiempo en morir que otros) o en que el agua es reciclada a través de los filtros. Muchos centros de natación usan un sistema de filtro para varias piscinas. Esto provoca que el agua de varias piscinas se mezcle y potencialmente propaguen gérmenes en muy poco tiempo a través de las piscinas conectadas. Esto significa que un solo incidente de diarrea de una persona podría contaminar el agua de un amplio sistema de piscinas o de un parque acuático.

Para ayudar a proteger la salud de los demás, no se meta en la piscina cuando tenga diarrea. Cantidades microscópicas de materia fecal infectada pueden contaminar toda una piscina o un jacuzzi y hacer que otras personas se enfermen si tragan el agua.

Si tiene diarrea, lo más importante que puede hacer es beber una gran cantidad de líquidos para evitar la deshidratación. Esto es particularmente importante en el caso de los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las personas que tengan el sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, aquellas que tengan el VIH o sida, personas que hayan recibido un trasplante de órganos o quienes estén recibiendo ciertos tipos de tratamientos de quimioterapia).

Busque atención médica de inmediato si tiene cualquiera de los siguientes síntomas:

  • diarrea con sangre
  • diarrea que no se pasa en 5 días
  • diarrea acompañada de fiebre o escalofríos
  • está deshidratado (los signos de la deshidratación incluyen boca seca o “algodonosa”, labios agrietados, piel seca y enrojecida, dolor de cabeza, irritabilidad, confusión, no orinar por lo menos cuatro veces al día, no tener lágrimas al llorar, no transpirar)

Un proveedor de atención médica puede prescribirle un medicamento que lo ayude a reemplazar el líquido que perdió su cuerpo debido a la diarrea. En algunos casos, medicamentos de venta libre pueden reducir la diarrea.

¡Tome medidas! Todos compartimos el agua en donde nadamos; por ese motivo, cada uno de nosotros cumplimos un rol importante para ayudar a protegernos, proteger a nuestras familias y a nuestros amigos de los gérmenes que pueden causar las enfermedades transmitidas en aguas recreativas.

Todos los usuarios de las piscinas deben tomar las siguientes medidas simples y eficaces para nadar de forma saludable:

¡Mantenga el agua sin pis, caca, sudor y suciedad!

  • No entre al agua si tiene diarrea.
  • Dúchese antes de meterse al agua.
  • No haga pis ni caca en el agua.
  • No trague agua.

Una vez por hora, ¡todos fuera del agua!

  • Lleve a los niños al baño con frecuencia.
  • Revise los pañales y cámbielos en el baño o en un área para cambiar pañales —no a un costado de la piscina— para mantener los gérmenes lejos del agua.
  • Reaplique el filtro solar.
  • Tome mucho líquido.

Para obtener más información sobre cómo protegerse y proteger a su familia de las enfermedades transmitidas en aguas recreativas, siga todas las medidas para nadar de forma saludable.

*Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español