Concientización sobre la fiebre del valle de San Joaquín

La fiebre del valle de San Joaquín (también llamada coccidioidomicosis y fiebre del valle) es una infección micótica de los pulmones que puede ser devastadora. Aprender sobre la fiebre del valle puede ayudarlos a usted y a su médico a reconocer los síntomas de forma temprana.

La fiebre del valle es una infección causada por un hongo que vive en la tierra. En los Estados Unidos se notifican aproximadamente 10 000 casos cada año, principalmente en Arizona y California. Debido a que los síntomas de la fiebre del valle son similares a los de otras enfermedades, se la puede diagnosticar erróneamente como otra enfermedad. A continuación, describimos algunas de las cosas importantes que debe saber sobre esta enfermedad.

Imagen de un hombre hablando con su doctora.

De la tierra a los pulmones

El hongo que causa la fiebre del valle, el Coccidioides, se encuentra en el sudoeste de los Estados Unidos, partes de México y América Central y partes de América del Sur. El hongo también se ha encontrado recientemente en la zona sur central del estado de Washington. Las personas pueden enfermarse con la fiebre del valle al inhalar las esporas microscópicas del hongo que están en el aire en estas zonas. La fiebre del valle no se transmite de persona a persona.

Los síntomas comunes pueden llevar a retrasos en el diagnóstico

Muchas de las personas que se exponen al hongo nunca tienen síntomas. Otras personas pueden presentar síntomas que incluyen:

  • Fatiga (cansancio)
  • Tos
  • Fiebre
  • Dificultad para respirar
  • Dolor de cabeza
  • Sudores nocturnos
  • Dolores musculares o dolor en las articulaciones
  • Sarpullido en la parte superior del cuerpo o las piernas

Los síntomas de la fiebre del valle pueden ser similares a los de otras enfermedades comunes, lo cual puede llevar a retrasos en su diagnóstico y tratamiento correctos. En muchas personas los síntomas desaparecen sin ningún tratamiento después de algunas semanas o meses; sin embargo, para intentar reducir los síntomas o evitar que la infección empeore, los proveedores de atención médica les recetan medicamentos antimicóticos (contra los hongos) a algunas.  Las personas que tienen una infección pulmonar grave o en quienes la infección se propaga a otras partes del cuerpo siempre necesitan tratamiento antimicótico y posiblemente deban ser hospitalizadas.

Áreas en los Estados Unidos donde se sabe o se sospecha que existe el hongo que causa la fiebre del valle de San Joaquín.
Áreas en las que se estima que hay coccidioidomicosis (fiebre del valle).

Este mapa muestra la estimación actual de los CDC de los lugares donde el hongo que causa la coccidioidomicosis (fiebre del valle de San Joaquín) está presente en el medioambiente en los Estados Unidos. En las áreas sombreadas la distribución del hongo no es uniforme, el hongo podría encontrarse en partes de estas áreas y también afuera de ellas. El sombreado más oscuro muestra las áreas donde es más probable que se encuentre el hongo Coccidioides. El sombreado con líneas diagonales muestra el alcance potencial del hongo Coccidioides.

Personas en riesgo

Cualquier persona que viva en un área en donde el hongo esté en el medioambiente o viaje a una de ellas puede contraer la fiebre del valle. La enfermedad puede afectar a las personas de cualquier edad, pero es más común en los adultos de 60 años y mayores. Adicionalmente, ciertos grupos de personas podrían tener un riesgo mayor de presentar una de las formas graves de la fiebre del valle. Estas personas incluyen las siguientes:

La fiebre del valle de San Joaquín es una enfermedad grave y costosa
  • Casi el 75 % de las personas con fiebre del valle deben faltar al trabajo o la escuela.
  • Tanto como el 40 % de las personas que contraen la fiebre del valle deben ser hospitalizadas.
  • El costo promedio de la estadía hospitalaria de las personas con fiebre del valle es de casi $50 000.

La concientización es clave

En las áreas donde la fiebre del valle es común, es difícil evitar totalmente la exposición al hongo porque está presente en el medioambiente. No hay una vacuna para prevenir la infección. Por esa razón, saber acerca de esta enfermedad es una de las maneras más importantes de evitar que se demore el diagnóstico y tratamiento. Las personas que tengan síntomas de fiebre del valle, y vivan o hayan visitado un área donde el hongo sea común, deben pedirle al médico que les haga la prueba de detección. Los proveedores de atención médica deben tener presente que los síntomas de la fiebre del valle son similares a los de otras enfermedades respiratorias y considerar hacerles la prueba de detección a los pacientes que presenten síntomas de neumonía y vivan o hayan viajado a un área donde se encuentre el hongo Coccidioides.

Lo que los CDC están haciendo

  • Concientización. Los CDC, los departamentos de salud a nivel estatal y local, y otras agencias trabajan conjuntamente para educar tanto al público como a los proveedores de atención médica sobre la fiebre del valle con el objetivo de reducir los retrasos en su diagnóstico y tratamiento y de que mejoren los resultados de salud de las personas.
  • Vigilancia. En muchos estados, se exige que los proveedores de atención médica y los laboratorios notifiquen los casos de fiebre del valle a las autoridades de salud pública. La notificación de la enfermedad permite que los funcionarios del Gobierno monitoreen las tendencias en los casos de fiebre del valle.
  • Detección molecular avanzada. Los CDC han estado creando nuevas herramientas que facilitan y hacen más rápida la detección del hongo Coccidioides en el medioambiente. Los CDC también están haciendo análisis de secuenciación del genoma completo en muestras del medioambiente y de pacientes para estudiar las nuevas áreas en las que se haya encontrado Coccidioides y el hongo esté causando enfermedad.
  • Investigaciones sobre diagnóstico y tratamiento. Los CDC están estudiando nuevas pruebas para diagnosticar más rápido la fiebre del valle y asistiendo a otras agencias de salud con estudios a fin de entender cuál es la mejor manera de tratar esta enfermedad.
Fungal Disease Awareness Week - 2020

Únase al trabajo de los CDC al compartir información en su comunidad sobre las enfermedades micóticas y al crear mayor conciencia sobre estas enfermedades durante la Semana de Concientización sobre las Enfermedades por Hongos, del 21 al 25 de septiembre del 2020.