Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Síntomas de la fiebre del valle (coccidioidomicosis)

Tos y fiebre son los síntomas comunes de la fiebre del valle

Tos y fiebre son los síntomas comunes de la fiebre del valle

Erupción en la piel (eritema nudoso) debido a la fiebre del valle

Erupción en la piel (eritema nudoso) debido a la fiebre del valle

Muchas personas que se expone al hongo Coccidioides nunca presenta síntomas.1 Otras personas pueden tener síntomas parecidos a los de la gripe que desaparecen solos después de semanas o meses. Si sus síntomas persisten por más de una semana, comuníquese con su proveedor de atención médica.
Los síntomas de la fiebre del valle incluyen los siguientes:

  • Fatiga (cansancio)
  • Tos
  • Fiebre
  • Falta de aire
  • Dolor de cabeza
  • Sudores nocturnos
  • Dolores musculares o dolor en las articulaciones
  • Erupción en la parte superior del cuerpo o en las piernas

En casos muy poco frecuentes, las esporas del hongo pueden entrar en la piel a través de un corte, una herida o un astilla, y causar una infección en la piel.2

¿Cuánto tiempo pasa hasta que aparecen los síntomas?
Los síntomas de la fiebre del valle pueden aparecer entre 1 y 3 semanas después de que la persona inhala las esporas del hongo.

¿Cuánto tiempo duran los síntomas?
Los síntomas de la fiebre del valle generalmente duran desde unas pocas semana hasta unos meses.3, 4 Pero algunos pacientes tienen síntomas que pueden llegar a durar más tiempo, especialmente si la infección empeora.

Fiebre del valle grave
Aproximadamente el 5 al 10 % de las personas que se enferman con la fiebre del valle sufrirán problemas pulmonares graves o a largo plazo.4 En un porcentaje de personas aún más pequeño (casi un 1 %), la infección se propaga de los pulmones a otras partes del cuerpo, como el sistema nervioso central (cerebro y la médula espinal), la piel, o los huesos y las articulaciones.4-6

Referencias

  1. Smith CE, Whiting EG, et al. The use of coccidioidin. American review of tuberculosis 1948;57:330-60.
  2. Chang A, Tung RC, McGillis TS, Bergfeld WF, Taylor JS. Primary cutaneous coccidioidomycosis. J Am Acad Dermatol. 2003 Nov;49(5):944-9.
  3. Tsang CA, Anderson SM, Imholte SB, et al. Enhanced surveillance of coccidioidomycosis, Arizona, USA, 2007-2008. Emerg Infect Dis 2010;16:1738-44.
  4. Thompson GR, 3rd. Pulmonary coccidioidomycosis. Seminars in respiratory and critical care medicine 2011;32:754-63.
  5. Crum NF, Lederman ER, Stafford CM, Parrish JS, Wallace MR. Coccidioidomycosis: a descriptive survey of a reemerging disease. Clinical characteristics and current controversies. Medicine 2004;83:149-75.
  6. Galgiani JN, Ampel NM, Blair JE, et al. Coccidioidomycosis. Clin Infect Dis 2005;41:1217-23.
Arriba