Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Riesgo y prevención de la aspergilosis

¿Quiénes contraen aspergilosis?

Los diferentes tipos de aspergilosis afectan a distintos grupos de personas.1
  • La aspergilosis broncopulmonar alérgica (ABPA) se da con más frecuencia en personas que tienen fibrosis quística o asma.
  • Por lo general, los aspergilomas afectan a personas que tienen otras enfermedades pulmonares como tuberculosis.
  • La aspergilosis pulmonar crónica se presenta generalmente en personas que tienen otras enfermedades pulmonares, como tuberculosis, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o sarcoidosis.2
  • La aspergilosis invasiva afecta a personas con el sistema inmunitario debilitado, como aquellas que han recibido un trasplante de células madre o un trasplante de órgano, las que reciben quimioterapia contra el cáncer o las que toman altas dosis de corticosteroides.

¿Cómo se contrae la aspergilosis?

Las personas pueden contraer aspergilosis al inhalar las esporas microscópicas de Aspergillus que se encuentran en el medioambiente. La mayoría de las personas inhalan esporas de Aspergillus todos los días sin que lleguen a enfermarse. Sin embargo, las personas con el sistema inmunitario debilitado o con enfermedades pulmonares están en mayor riesgo de presentar problemas de salud por causa del Aspergillus.

¿Es contagiosa la aspergilosis?

No. La aspergilosis no puede transmitirse de los pulmones de una persona a otra, ni tampoco entre personas y animales.

¿Cómo puedo prevenir la aspergilosis?

Es difícil evitar la inhalación de esporas de Aspergillus porque se trata de un hongo común en el medioambiente. Sin embargo, para las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado, puede que haya algunas maneras de disminuir las probabilidades de que se produzca una infección grave por Aspergillus.
  • Protéjase del medioambiente.3,4 Es importante notar que aunque se recomiendan, no se ha comprobado que estas medidas prevengan la aspergilosis.
    • Trate de evitar las áreas con mucho polvo como los sitios de construcción o excavaciones. Si no puede evitar estas zonas, use un respirador N95 (que es un tipo de mascarilla) mientras esté allí. Haga clic aquí para obtener más información sobre los respiradores.
    • Evite las actividades en las que haya contacto cercano con tierra o polvo, como la jardinería. Si esto no es posible:
      • Use zapatos, pantalones largos y una camisa de manga larga cuando haga actividades al aire libre, como jardinería, o cuando vaya a zonas boscosas.
      • Use guantes cuando manipule materiales como tierra, musgo o estiércol.
    • Para reducir las probabilidades de contraer una infección de la piel, limpie bien las heridas cutáneas con agua y jabón, especialmente si han estado expuestas a tierra o polvo.
  • Medicamentos antimicóticos. Si usted tiene alto riesgo de presentar aspergilosis invasiva (por ejemplo, si ha recibido un trasplante de órgano o un trasplante de células madre), es posible que su proveedor de atención médica le recete medicamentos para prevenir la aspergilosis.5,6 Los científicos todavía están estudiando qué pacientes con trasplantes están en mayor riesgo y cuál es la mejor manera de prevenir las infecciones por hongos.
  • Pruebas para detectar la infección en sus primeras etapas. Puede que algunos pacientes con alto riesgo se beneficien al hacerse pruebas de sangre para detectar la aspergilosis invasiva.7,8 Hable con su médico para determinar si este tipo de prueba es adecuado para usted.

Para obtener más información sobre el moho en interiores, incluidas las recomendaciones para su eliminación y remediación,

visite la página web de los CDC con información básica sobre el moho.

Si usted es un proveedor de atención médica o un médico especialista en control de infecciones asociadas a la atención médica, haga clic aquí para ver las directrices para la prevención de la aspergilosis y otros recursos.9

Referencias

  1. Barnes PD, Marr KA. Aspergillosis: spectrum of disease, diagnosis, and treatment. Infect Dis Clin North Am. 2006 Sep;20(3):545-61, vi.
  2. Schweer KE, Bangard C, Hekmat K, Cornely OA. Chronic pulmonary aspergillosis. Mycoses. 2014 May;57(5):257-70.
  3. Avery RK, Michaels MG. Strategies for safe living after solid organ transplantation. Am J Transplant. 2013 Mar;13 Suppl 4:304-10.
  4. CDC. Guidelines for preventing opportunistic infections among hematopoietic stem cell transplant recipients. MMWR. 2000 Oct;49(RR-10):1-125, CE1-7.
  5. Brizendine KD, Vishin S, Baddley JW. Antifungal prophylaxis in solid organ transplant recipients. Expert Rev Anti Infect Ther. 2011 May;9(5):571-81.
  6. Rogers TR, Slavin MA, Donnelly JP. Antifungal prophylaxis during treatment for haematological malignancies: are we there yet? Br J Haemato. 2011 Jun;153(6):681-97.
  7. Maertens J, Van Eldere J, Verhaegen J, Verbeken E, Verschakelen J, Boogaerts M. Use of circulating galactomannan screening for early diagnosis of invasive aspergillosis in allogeneic stem cell transplant recipients. J Infect Dis. 2002 Nov 1;186(9):1297-306.
  8. Lackner M1, Lass-Flörl C. Up-date on diagnostic strategies of invasive aspergillosis. Curr Pharm Design 2013;19(20):3595-614.
  9. Weber DJ et al. Preventing healthcare-associated Aspergillus infections: a review of recent CDC/HICPAC recommendations. Med Mycol 2009; 47S1: S199-209.
TOP