Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

La historia de Amanda

Amanda comenzó a fumar cuando estaba en quinto grado y a los 13 años ya fumaba todos los días. Con el tiempo, fumar invadió todos los aspectos de su vida. Era tan fuerte su adicción, que salía a la carrera a la intemperie para fumar durante el día, incluso en los crudos inviernos de Wisconsin.

Mientras estaba en la universidad, recién comprometida para casarse —y todavía fumando un paquete a diario—, Amanda se enteró de que estaba embarazada. Intentó dejar de fumar, pero lidiar con el trabajo y las clases era estresante. Pensaba que los cigarrillos ayudaban a manejar el estrés. Pronto aprendió que fumar solo empeora las cosas. Su bebé nació 2 meses prematura, lo cual es un riesgo de todas las mujeres embarazadas que fuman. La diminuta bebé pasó semanas en una incubadora del hospital. “Sabía que fumar era malo… No pensé que tendría un bebé prematuro", dijo Amanda. "No la pude tomar en brazos por mucho tiempo durante esas primeras semanas. Es un tiempo que nunca recuperaré. Fumar me lo arrebató".

Más acerca de Amanda

Biografía
Anuncios

 Amanda

Amanda, 30 años, Wisconsin; fumó durante su embarazo y tuvo una bebé prematura.

Infórmese

 

[Los enlaces a sitios web pueden llevar a páginas en inglés o español.]

¡Estoy listo para dejar de fumar! Recursos gratuitos.
  • Esta página fue revisada el: 06 de marzo de 2015
  • Esta página fue modificada el: 06 de marzo de 2015
  • Fuente del contenido:
Arriba