Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

El humo de segunda mano y el asma

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica que afecta las vías respiratorias de los pulmones. Durante un ataque de asma, las vías respiratorias (los conductos que llevan el aire a los pulmones) se inflaman causando dificultad para respirar.1,2 Cuando las paredes de las vías respiratorias se inflaman, estos conductos se estrechan, y llega y sale menos aire de los pulmones. Las células de las vías respiratorias pueden producir más moco (un líquido pegajoso y denso) de lo habitual, lo cual puede dificultar más la respiración.2

Los síntomas de un ataque incluyen:1

  • Tos
  • Sensación de falta de aire o problemas para respirar
  • Sibilancias
  • Presión o dolor en el pecho

Los ataques de asma pueden ser leves, moderados o graves y hasta poner en peligro la vida.1

Inicio de la página

Si usted sufre de asma, un ataque de asma puede ocurrir cuando algo irrita sus vías respiratorias y “provoca o desencadena” un ataque. Sus desencandenantes pueden ser diferentes de los de otras personas.3

El humo del tabaco es uno de los desencadenantes más comunes del asma. El humo del tabaco, incluido el de segunda mano, no es saludable para nadie, en particular para las personas con asma.3 El humo de segunda mano es una mezcla de gases y partículas finas que incluyen:4

  • Humo de un cigarrillo, un cigarro o una pipa encendidos
  • Humo que alguien que fuma ha exhalado (expulsado)

El humo de segunda mano contiene más de 7,000 sustancias químicas, incluso cientos que son tóxicas y unas 70 que pueden causar cáncer.5

Si usted sufre de asma, es importante que evite la exposición al humo de segunda mano.3

Si usted está entre el 21% de los adultos de los EE. UU. que tienen asma y fuman, deje ese hábito.6

Inicio de la página

¿Cómo se pueden prevenir los ataques de asma?

Si usted o un familiar sufre de asma, la puede controlar con la ayuda de su proveedor de atención médica (por ejemplo, tomando sus medicamentos exactamente como se lo indique el médico) y evitando los desencadenantes. Mantenerse alejado del humo del tabaco es una forma importante de evitar los ataques de asma. Otros consejos que pueden ayudar son:

  • No fume ni permita que otras personas fumen en su casa ni en su vehículo. Abrir una ventana no le protege del humo.5
  • Si su estado todavía permite fumar en áreas públicas, frecuente restaurantes y otros lugares en que se prohíba fumar. Las "secciones para no fumadores" en restaurantes que tengan "secciones para fumadores" no lo protegen adecuadamente del humo de segunda mano,5 aunque tengan filtros o sistemas de ventilación.7
  • Asegúrese de que en la guardería y en la escuela de sus hijos se prohíba fumar. En el caso de las escuelas, las políticas antitabaco prohíben el consumo y la publicidad de productos del tabaco en los predios escolares en todo lugar y momento. Esto incluye eventos de la escuela realizados fuera de las instalaciones.5
  • Enseñe a los niños a mantenerse alejados del humo segunda mano del tabaco. Dé un buen ejemplo, no fume.5

¿Cómo se trata el asma?

No hay cura para el asma. Sin embargo, puede hacer lo siguiente para controlar su asma y evitar los ataques:2

  • Tome sus medicamentos exactamente como se lo indique el médico.
  • Manténgase alejado de cosas que puedan provocarle un ataque.

No todas las personas con asma toman el mismo medicamento. Algunos se pueden inhalar o aspirar y otros se pueden tomar en forma de pastillas. Hay dos tipos de medicamentos para el asma:2

  • Los de alivio rápido (pueden ayudarle a controlar los síntomas de un ataque de asma).
  • Los de control a largo plazo (pueden ayudarle para que tenga menos ataques y que sean más leves, pero no le ayudarán en el momento de un ataque de asma).

Inicio de la página

Referencias

  1. Centers for Disease Control and Prevention. Asthma’s Impact on the Nation: Data From the CDC National Asthma Control Program [PDF - 531.18KB] [accessed 2014 May 5].
  2. Centers for Disease Control and Prevention. Asthma: Basic Information [last updated 2012 Aug 3; accessed 2014 May 5].
  3. Centers for Disease Control and Prevention. Asthma: Important Asthma Triggers [last updated 2012 August 20; accessed 2014 May 5].
  4. National Toxicology Program. Report on Carcinogens, Twelfth Edition [PDF - 5.59MB]. Research Triangle Park (NC): U.S. Department of Health and Human Services, National Institute of Environmental Health Sciences, National Toxicology Program, 2011 [accessed 2014 May 5].
  5. U.S. Department of Health and Human Services. A Report of the Surgeon General. How Tobacco Smoke Causes Disease: What It Means to You. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2010 [accessed 2014 May 5].
  6. Centers for Disease Control and Prevention. Asthma Stats: Percentage of People With Asthma Who Smoke [last updated 2013 Jan 31; accessed 2014 May 5].
  7. U.S. Department of Health and Human Services. A Report of the Surgeon General. The Health Consequences of Involuntary Exposure to Tobacco Smoke. Secondhand Smoke: What It Means to You. Atlanta: U.S. Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2006 [accessed 2014 May 5].


Jamason has had asthma attacks triggered by exposure to secondhand smoke.

Los ataques de asma de Jamason fueron provocados por el humo de segunda mano.

“Tenía 16 años y había gente fumando cerca de mí. Sentí como un apretón en el pecho, trataba de respirar, de llenar de aire mis pulmones. No lo podía aguantar”.

Historias de la vida real acerca del asma:

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.


¡Estoy listo para dejar de fumar! Recursos gratuitos.
Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades,
    Oficina de Tabaquismo y Salud
    4770 Buford Highway
    MS F-79
    Atlanta, Georgia 30341-3717
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    Línea TTY: (888) 232-6348
  • tobaccomediacampaign
    @cdc.gov
  • Esta página fue revisada el 12 de junio del 2014
  • Esta página fue modificada el 12 de junio del 2014
  • Versión en español aprobada por CDC Multilingual Services - Order #238420
  • Fuente del contenido: Oficina de Tabaquismo y Salud, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en españolDepartamento de Salud y Servicios Humanos
Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades   1600 Clifton Rd. Atlanta, GA 30329-4027, USA
800-CDC-INFO (800-232-4636) Línea TTY: (888) 232-6348 Comuníquese con CDC–INFO
Índice A-Z
  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. Ñ
  16. O
  17. P
  18. Q
  19. R
  20. S
  21. T
  22. U
  23. V
  24. W
  25. X
  26. Y
  27. Z