Cómo comunicarse con su hijo

La buena comunicación entre usted y su hijo es importante para cultivar una relación positiva. Tener una buena comunicación con su hijo a medida que él vaya creciendo hará que a usted le sea más fácil hablarle sobre temas como el consumo de alcohol y drogas. La buena comunicación puede comenzar desde una edad temprana. Dos habilidades que sirven para lograr una buena comunicación con los niños pequeños y prescolares son las de dar elogios y escuchar activamente. Obtendrá más información acerca de estas habilidades en esta sección.

Claves para comunicarse con su hijo

  1. Elogie a su hijo cuando haga algo bien. Mientras más elogie un comportamiento, más probabilidades habrá de que su hijo lo repita.
  2. Préstele atención cuando su hijo le hable o intente comunicarse con usted. Darle su atención completa lo ayudará a usted a entender lo que le está diciendo. También hará que su hijo sienta que a usted le importa lo que quiere decirle.
  3. Reserve tiempo todos los días para hablar y jugar con su hijo. Crear este tiempo especial le dice a su hijo que es importante para usted. También fortalecerá el vínculo entre ustedes.

 

APRENDA MÁS

Consejos para comunicarse con su hijo

Tómese tiempo para escuchar a su hijo. 

Cuando su hijo esté molesto, escucharlo de forma activa puede hacer mucho para ayudarlo a saber que usted lo escucha y entiende lo que intenta decirle. ¡Escucharlo de manera activa también puede servir para calmar una situación e impedir un berrinche antes de que comience!

Cuando considere que su hijo ha hecho algo bueno, hágaselo saber. 

Elogiar a su hijo es una forma importante de alentar las buenas conductas. A veces, también es bueno dejar que su hijo lo oiga mientras lo elogia frente a otra persona, como un abuelo, la maestra, su cónyuge o incluso ante un juguete si no hay nadie más cerca. Cuando el elogio se oye sincero y honesto, puede reforzar la buena conducta.

Lea con sus hijos. 

Leer con sus hijos ayuda a reforzar su vocabulario, sus conocimientos y su comprensión del mundo. También genera oportunidades para que usted y sus hijos pasen tiempo disfrutando de la compañía mutua. Nunca es demasiado pronto para comenzar a leerle a su hijo, y ningún libro es demasiado corto.

Reserve tiempo para reír y hacer tonterías. 

Gran parte de la crianza es asegurarse de que los hijos sean alimentados, estén limpios y vestidos, y que hagan lo que deben hacer. Tomarse un tiempo solo para hablar o jugar con sus hijos, les demuestra lo mucho que le importan y cuánto desea estar con ellos.

Evite la crianza distraída.

Es posible que en la prisa por hacerlo todo, se encuentre a sí mismo tratando de tener una charla importante con su hijo mientras hace un millón de otras cosas, como preparar la cena, doblar la ropa lavada o pagar las cuentas. Lo más probable es que si usted está haciendo varias cosas a la vez, su hijo esté haciendo lo mismo. Puede estar jugando o haciendo otra cosa que le impide escucharlo. Detenga lo que está haciendo y priorice la conversación. Camine hasta donde esté su hijo y háblele frente a frente. Esto los ayudará a ambos a concentrarse en el tema en cuestión.

 

Esta página fue revisada el: 29 de noviembre de 2016