Datos sobre la comunicación auriculoventricular (CAV)

La comunicación auriculoventricular o CAV es un defecto cardiaco que afecta las válvulas entre las cavidades superiores e inferiores del corazón y las paredes entre las cavidades.

¿Qué es la comunicación auriculoventricular?

La comunicación auriculoventricular (CAV) es un defecto cardiaco en el cual hay orificios entre las cavidades del lado derecho e izquierdo del corazón, y en el cual las válvulas que controlan el flujo de sangre entre esas cavidades podrían no estar formadas correctamente. Está afección también se llama defecto del canal auriculoventricular (canal AV) o defecto del relieve endocárdico. En la CAV, la sangre fluye hacia donde normalmente no debe ir. Es posible que la sangre también tenga una cantidad de oxígeno menor que la normal y una cantidad extra de sangre puede fluir a los pulmones. Esta sangre extra que es bombeada a los pulmones fuerza al corazón y a los pulmones a trabajar intensamente y podría conducir a una insuficiencia cardiaca congestiva.

Hay dos tipos generales de CAV que se pueden producir dependiendo de qué estructuras no están correctamente formadas:

  1. CAV completa

    Una CAV completa ocurre cuando hay un gran orificio en el centro del corazón, el cual permite que la sangre fluya entre las cuatro cavidades del corazón. Este orificio se produce donde los tabiques (paredes) que separan las dos cavidades superiores (aurículas) y las dos cavidades inferiores (ventrículos) normalmente se juntan. También hay una válvula auriculoventricular común en el centro del corazón en vez de dos válvulas separadas (la válvula tricúspide en el lado derecho del corazón y la válvula mitral en el lado izquierdo del corazón). Esta válvula común a menudo tiene valvas (tapas) que pueden no haberse formado correctamente o que no cierran de manera ajustada. Una CAV completa se produce durante el embarazo cuando la válvula común no se divide en dos válvulas distintas (la tricúspide y la mitral) y cuando los tabiques (paredes) que separan las cavidades inferiores y superiores del corazón no se desarrollan completamente para encontrarse en el centro del corazón.

  2. CAV parcial o incompleta

    Una CAV parcial o incompleta ocurre cuando el corazón tiene algunos, pero no todos los defectos de una CAV completa. Por lo general, hay un orificio en la pared auricular o en la pared ventricular cerca del centro del corazón. Una CAV parcial generalmente tiene ambas válvulas (tricúspide y mitral), pero una de ellas (usualmente la mitral) podría no cerrarse completamente, lo cual permite que la sangre se devuelva desde el ventrículo izquierdo hacia la aurícula izquierda.

Causas y factores de riesgo

Se desconocen las causas de los defectos cardiacos de nacimiento, como la CAV, en la mayoría de los bebés. Algunos nacen con estos defectos por cambios en sus genes o cromosomas. La CAV, en particular, es común en bebés con síndrome de Down, una afección genética que consiste en tener un cromosoma 21 extra (también llamado trisomía 21). También se cree que los defectos cardiacos de nacimiento son causados por una combinación de genes y de otros factores que podrían aumentar el riesgo de tener un bebé con un defecto cardiaco de nacimiento, tales como cosas con las que la madre entre en contacto en el medioambiente, lo que ella coma o beba, o ciertos medicamentos que use durante el embarazo.

Diagnóstico

Es posible diagnosticar la CAV durante el embarazo o poco después del nacimiento del bebé.

Durante el embarazo

Hay pruebas de detección que se hacen durante el embarazo (también llamadas pruebas prenatales) para ver si hay defectos de nacimiento y otras afecciones presentes. La CAV puede ser diagnosticada durante el embarazo con una ecografía (la cual crea imágenes del bebé usando ondas sonoras), pero el hecho de que el defecto pueda verse o no con la ecografía depende del tamaño o del tipo de CAV (parcial o completa). El proveedor de atención médica puede solicitar un ecocardiograma fetal para confirmar el diagnóstico si se sospecha que tiene una CAV. El ecocardiograma fetal es una ecografía del corazón del bebé, que muestra más detalles que la ecografía prenatal de rutina. El ecocardiograma fetal puede mostrar cuando hay problemas con la estructura del corazón y qué tan bien está trabajando el corazón.

Después de que nace el bebé

Durante el examen físico de un bebé, puede surgir la sospecha de que tenga una CAV completa. Con un estetoscopio, el médico a menudo escuchará un soplo cardiaco (un sonido silbante anormal causado por la sangre que fluye por el orificio anormal). Sin embargo, no todos los soplos cardiacos están presentes al nacer. Los bebés con CAV completa generalmente no muestran signos de tener problemas en las primeras semanas después de nacer. Cuando los síntomas se presentan, pueden incluir:

  • Problemas para respirar
  • Palpitaciones
  • Pulso débil
  • Coloración grisácea o azulada en la piel
  • Problemas con la alimentación, lento aumento de peso
  • Cansarse con facilidad
  • Hinchazón de las piernas o el abdomen

En el caso de las CAV parciales, si los orificios entre las cavidades del corazón no son grandes, los signos y síntomas podrían no presentarse en el recién nacido ni en la infancia. En estos casos, las personas con una CAV parcial podrían no recibir el diagnóstico por años.

Los síntomas que podrían indicar que la CAV completa o parcial de un niño está empeorando incluyen:

  • Arritmia (ritmo cardiaco anormal). Una arritmia puede hacer que el corazón lata muy rápido, muy lento o de manera irregular. Cuando el corazón no late adecuadamente, no puede bombear la sangre de manera eficaz.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva (el corazón no puede bombear suficiente sangre y oxígeno para satisfacer las necesidades del cuerpo).
  • Hipertensión pulmonar (un tipo de presión arterial alta que afecta las arterias en los pulmones y el lado derecho del corazón).

El proveedor de atención médica puede solicitar una o más pruebas para confirmar el diagnóstico de la CAV. La prueba más común es el ecocardiograma. El ecocardiograma es una ecografía del corazón que puede mostrar cuando hay problemas con la estructura del corazón, como orificios entre las cavidades del lado derecho e izquierdo del corazón, y cualquier flujo irregular de sangre. También se puede hacer un electrocardiograma (ECG), que mide la actividad eléctrica del corazón, y radiografías de tórax y otras pruebas médicas para llegar al diagnóstico. Debido a que muchos bebés con síndrome de Down tienen CAV, a todos los niños con este síndrome se les debe hacer un ecocardiograma para ver si tienen una CAV u otros defectos cardiacos.

Tratamientos

Generalmente, todas las CAV, tanto parciales como completas, requieren una operación. Durante la operación, los orificios en las cavidades son cerrados usando parches. Si la válvula mitral no cierra de manera completa, es reparada o remplazada. En la operación para una CAV completa, la válvula común es dividida en dos válvulas distintas: una en el lado derecho y otra en el lado izquierdo.

La edad en la que se hace la operación depende de la salud del niño y de la estructura específica de la CAV. Si es posible, la operación debe hacerse antes de que se produzca daño permanente en los pulmones, causado por el exceso de sangre que se bombea hacia ellos. Puede que se usen medicamentos para tratar la insuficiencia cardiaca congestiva, pero su uso es solo una medida a corto plazo hasta que el bebé sea lo suficientemente fuerte para enfrentar la operación.

Los bebés a los que se les han hecho operaciones para reparar la CAV no están curados; podrían tener complicaciones de por vida. La más común de esas complicaciones es una válvula mitral con fugas. Esto sucede cuando la válvula mitral no cierra de forma completa, lo cual permite que la sangre fluya en sentido contrario a través de la válvula. Una válvula mitral con fugas puede hacer que el corazón trabaje más intensamente para llevar suficiente sangre al resto del cuerpo; una válvula mitral con fugas podría tener que ser reparada con una operación. Un niño o un adulto con CAV necesitará chequeos de seguimiento regulares con un cardiólogo (un médico del corazón) para monitorear su progreso, evitar complicaciones y detectar otras afecciones que podrían presentarse a medida que el niño crece. Con el tratamiento adecuado, la mayoría de los bebés con CAV crecen y tienen una vida saludable y productiva.