Las vacunas cuando su hijo está enfermo

Está bien que vacune a su hijo aunque esté levemente enfermo.

Los niños pueden vacunarse, aunque tengan fiebre o estén levemente enfermos

Debido a que las enfermedades leves no afectan qué tan bien responde el cuerpo a una vacuna, su hijo aún puede vacunarse si tiene:

  • Fiebre baja
  • Resfriado, moqueo o tos
  • Infección de oído (otitis media)
  • Diarrea leve

 Los médicos de organizaciones de salud líderes, como la Academia Estadounidense de Pediatríaexternal icon y la Academia Estadounidense de Médicos de Familiaexternal icon, recomiendan que los niños que estén levemente enfermos reciban sus vacunas según el calendario de vacunación.

medical icon

Si su hijo está levemente enfermo, esperar para vacunarlo no le da ningún beneficio de salud. Es importante que se vacune a los niños a tiempo para que estén protegidos contra enfermedades graves.

Las vacunas no empeoran las enfermedades leves

Las vacunas solo tienen una fracción pequeñísima de la cantidad de bacterias y virus a los que los niños se exponen naturalmente. Debido a esto, su sistema inmunitario tiene la capacidad de recibir vacunas para producir inmunidad contra enfermedades y, al mismo tiempo, luchar contra enfermedades leves.

Las vacunas no empeoran los síntomas de la enfermedad. Al igual que cualquier medicamento, las vacunas causan efectos secundarios leves, como fiebre baja, o dolor o hinchazón en el sitio de inyección. Para ayudar con las molestias de estos efectos secundarios, póngale una toallita húmeda fresca sobre el área adolorida o pregúntele al médico de su hijo si puede usar un medicamento para reducir la fiebre o el dolor. Estos efectos secundarios son muy leves y desaparecen al poco tiempo.

Se puede vacunar a los niños que estén tomando antibióticos

Los antibióticos no afectarán la forma en que el cuerpo de su hijo responda a las vacunas. No se debería demorar la vacunación de los niños que estén tomando antibióticos para el tratamiento de una enfermedad leve.

Las enfermedades graves podrían afectar las vacunas que se le pongan a su hijo

Madre tomándole la temperatura a su hijo.

Los niños moderada o gravemente enfermos, con o sin fiebre, quizás necesiten esperar hasta mejorar para que les pongan algunas vacunas.

Puede que a su hijo no le pongan algunas vacunas en los siguientes casos:

  • Tiene una afección crónica (como cáncer)
  • Tiene el sistema inmunitario debilitado (por ejemplo, si está haciendo quimioterapia o tomando ciertos medicamentos después de un trasplante)
  • Tuvo una reacción alérgica grave a la dosis anterior de una vacuna o a uno de los ingredientes de una vacuna

Si su hijo tiene una enfermedad o afección grave, hable con el médico o enfermero de su hijo. Ellos pueden ayudar a determinar cuáles vacunas se le pueden o no poner en cada visita y cómo proteger mejor su salud.

Artículos relacionados

Esta página fue revisada: el 23 de febrero del 2022