Prevención

Mantenerse al día con las vacunas recomendadas es la mejor manera de prevenir la enfermedad neumocócica. Las vacunas antineumocócicas ayudan a proteger contra algunos de los más de 90 tipos de bacterias neumocócicas.

Vacunación

Hay dos tipos de vacuna antineumocócica disponibles en los Estados Unidos:

  • La vacuna antineumocócica conjugada (PCV13 o Prevnar 13®)
  • La vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23 o Pneumovax 23®)

Estas vacunas protegen contra muchos, pero no todos los tipos de bacterias neumocócicas. Esto significa que aún después de la vacunación, existe la posibilidad de que se presente una enfermedad neumocócica.

Infórmese más sobre las vacunas antineumocócicas, incluso qué vacuna debe ponerse cada persona.

También es importante vacunarse contra la influenza todos los años porque la influenza aumenta las probabilidades de contraer la enfermedad neumocócica.

Antibióticos

Los CDC no recomiendan que los contactos cercanos de las personas con enfermedad neumocócica reciban antibióticos para prevenir enfermarse. Los expertos llaman al uso preventivo de antibióticos “profilaxis”. Por lo general, no se contrae la enfermedad neumocócica después de la exposición a una persona con una infección neumocócica.

Reinfección

Se puede contraer la enfermedad neumocócica más de una vez. Haber tenido una infección neumocócica no lo protegerá contra la infección en el futuro. Por lo tanto, los CDC recomiendan las vacunas antineumocócicas aunque ya haya tenido la enfermedad neumocócica en el pasado.

Por favor tenga en cuenta que algunos enlaces en esta página llevan a contenido que solo está disponible en inglés.

Esta página fue revisada el: el 1 de septiembre del 2020