Vacunas antineumocócicas

Dos adultos de más edad entretienen a una bebita

La enfermedad neumocócica es frecuente en los niños pequeños, pero los adultos de más edad tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente y morir. Las vacunas son la mejor manera de prevenir la enfermedad neumocócica.

Dos vacunas que se usan en los Estados Unidos ayudan a protegerse contra esta enfermedad:

  • Vacuna antineumocócica conjugada (PCV13)
  • Vacuna antineumocócica polisacárida (PPSV23)

Estas vacunas protegen contra muchos, pero no todos los tipos de bacterias neumocócicas. Además, la protección que proveen estas vacunas es buena, pero no es perfecta (o 100 % eficaz). Por estas dos razones, existe la posibilidad de que una persona pueda contraer la enfermedad neumocócica aun después de haberse vacunado.

Los CDC recomiendan administrar las vacunas antineumocócicas a los niños pequeños, los adultos de más edad y ciertas otras personas

Vacunas antineumocócicas recomendadas para los niños

Todos los niños menores de 2 años deberían recibir la PCV13.

Los niños de 2 a 18 años con ciertas afecciones deberían recibir la PCV13 y la PPSV23.

Vacunas antineumocócicas recomendadas para los adultos

Los adultos que no se hayan puesto nunca una vacuna antineumocócica conjugada deberían ponerse la PCV15 o la PCV20 si tienen:

  • 65 años o más
  • de 19 a 64 años y tienen ciertas afecciones u otros factores de riesgo

Si se usa la PCV15, debe seguirse de una dosis de la PPSV23.

Es posible que algunos grupos necesiten dosis múltiples o de refuerzo. Hable con su médico o el de su hijo acerca de lo que es mejor para su situación específica.

Las vacunas antineumocócicas son seguras, pero pueden causar efectos secundarios

La mayoría de las personas que se ponen una vacuna antineumocócica no tienen ningún problema grave debido a ella. Sin embargo, se pueden producir efectos secundarios. La mayoría de estos efectos son leves, lo cual significa que no afectan las actividades de la vida diaria.

Los problemas leves tras la PCV13, PCV15 o PCV20 pueden incluir:

  • Reacciones en el sitio de la inyección
    • Enrojecimiento
    • Inflamación
    • Dolor o sensibilidad al tacto
  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Irritabilidad
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares o dolor en las articulaciones
  • Escalofríos

Los problemas leves tras la PPSV23 pueden incluir:

  • Reacciones en el sitio de la inyección
    • Enrojecimiento
    • Dolor
  • Cansancio
  • Fiebre
  • Dolores musculares

De presentarse estos problemas, suelen desaparecer dentro de unos 2 días.

Más información

Por favor tenga en cuenta que algunos enlaces en esta página llevan a contenido que solo está disponible en inglés.

Esta página fue revisada: el 1 de septiembre del 2020