El VIH y el consumo de drogas inyectables

El VIH y el consumo de drogas inyectables
syringe

El uso compartido de agujas, jeringas u otros implementos para la inyección de drogas —por ejemplo, calentadores— pone a las personas en riesgo de contraer o transmitir el VIH u otras infecciones.

Infórmese sobre su nivel de riesgo y cómo reducirlo
1 de cada 10 diagnósticos nuevos de infección en los Estados Unidos se atribuye al consumo de drogas inyectables

1 de cada 10 diagnósticos nuevos de infección en los Estados Unidos se atribuye al consumo de drogas inyectables

1 in 10

Riesgo de infección por el VIH

El riesgo de contraer o transmitir el VIH es muy alto si una persona VIH negativa usa los implementos de inyección que usó otra que tiene el virus. La razón es que las agujas, las jeringas y los otros implementos de inyección podrían tener sangre, y la sangre puede transmitir el VIH. El VIH puede sobrevivir en una jeringa usada por hasta 42 días según la temperatura y otros factores.a

El trastorno por consumo de sustancias también puede aumentar el riesgo de contraer el VIH a través de las relaciones sexuales. Cuando las personas están bajo la influencia de sustancias, son mayores las probabilidades de que tengan comportamientos sexuales de riesgo, como tener relaciones sexuales anales o vaginales sin protección (p. ej., sin condones o medicamentos para prevenir o tratar el VIH), tener relaciones sexuales con múltiples parejas o intercambiar sexo por dinero o drogas.

Las personas VIH negativas tienen probabilidades de 1 en 160 de contraer el VIH cada vez que utilizan una aguja usada por otra que tiene el VIH.

Las personas VIH negativas tienen probabilidades de 1 en 160 de contraer el VIH cada vez que utilizan una aguja usada por otra que tiene el VIH.

Compartir jeringas es el comportamiento que conlleva el segundo mayor riesgo de contraer el VIH. Las relaciones sexuales anales receptivas son el de mayor riesgo.

Riesgo de contraer otras infecciones y de sobredosis

El uso compartido de agujas, jeringas u otros implementos de inyección, también pone a las personas en riesgo de contraer hepatitis virales. Las personas que se inyectan drogas deberían hablar con un proveedor de atención médica acerca de hacerse las pruebas sanguíneas de las hepatitis B y C, y de vacunarse contra la hepatitis A y la hepatitis B.

Además de estar en riesgo de contraer el VIH y hepatitis virales, las personas que se inyectan drogas pueden tener otros problemas graves de salud, como infecciones de piel e infecciones del corazón. También pueden tener una sobredosis y enfermarse gravemente, o incluso morir, por tener demasiadas drogas en el cuerpo —o demasiada cantidad de una droga—, o por los productos que podrían haberse mezclado en las drogas sin que lo sepan (por ejemplo, fentanilo).

a Abdala N, Reyes R, Carney JM, Heimer R. Survival of HIV-1 in syringes: effects of temperature during storageexternal iconSubst Use Misuse 2000;35(10):1369­–83.