Saltar directamente a búsqueda Saltar directamente al índice A-Z de los CDC Saltar directamente al menú de navegación Saltar directamente a la página de opciones Saltar directamente al contenido del sitio

Vivir con el VIH

Se estima que en la actualidad hay 1.1 millones de personas con el VIH en los Estados Unidos. Gracias a que hay mejores tratamientos, las personas que lo tienen viven más y con una mejor calidad de vida. Si usted tiene el VIH, es importante que opte por lo que lo mantenga saludable y que proteja a los demás.

Manténgase saludable.

Debe comenzar con la atención médica y el tratamiento para el VIH en cuanto le den el diagnóstico de VIH. Los medicamentos para tratar el VIH, llamados terapia antirretroviral o TARV, se recomiendan para todas las personas que tienen el VIH. Los medicamentos del tratamiento contra el VIH ayudan a detener la evolución del VIH y ayudan a proteger el sistema inmunitario. Si los toma de la manera correcta todos los días, pueden mantenerlo saludable por muchos años y reducir sustancialmente las probabilidades de que les transmita el VIH a sus parejas sexuales.

Si está tomando medicamentos para tratar el VIH, visite a su proveedor de atención médica regularmente y tome siempre los medicamentos según las indicaciones, para mantener la carga viral (la cantidad de VIH que tiene en la sangre y en otras partes del cuerpo) lo más baja posible.

Visite El tratamiento para el VIH es efectivo para encontrar más información acerca de cómo buscar atención médica y mantenerse en atención médica si tiene el VIH.

Dígalo.

Foto de dos hombres abrazando

Es importante que les diga a sus parejas sexuales y a las personas con quienes comparte las agujas que tiene el VIH aunque sea incómodo hacerlo. Comunicarse con su pareja sobre si usted o ella tienen el VIH les permite a usted y a su pareja tomar medidas para mantenerse saludables.

Hay muchos recursos que pueden ayudarlo a aprender formas de decirle a sus parejas que tiene el VIH. Para obtener consejos sobre cómo iniciar la conversación con su pareja, vea las campañas de los CDC Detengamos Juntos el VIH e Inicia la conversación.

También pregunte al departamento de salud local sobre los servicios gratuitos de notificación a las parejas. El personal del departamento de salud puede ayudar a encontrar a sus parejas sexuales y a las personas con las cuales ha compartido agujas para informarles que podrían haber estado expuestas al VIH y proporcionarles servicios de pruebas, consejería y remisiones a otros servicios. Estos servicios de notificación a las parejas no revelarán su nombre a menos que usted quiera trabajar con ellos para decírselo a sus parejas.

Muchos estados tienen leyes que exigen que, si usted es VIH positivo, se lo diga a sus parejas sexuales antes de tener relaciones sexuales con ellas (ya sean relaciones sexuales anales, vaginales u orales) y también a las personas con las cuales comparte agujas antes de compartir drogas con ellas o las agujas para inyectárselas. En algunos estados, le pueden imputar un delito penal si no le dice a su pareja que tiene el VIH, aun cuando ella no se infecte.

Busque apoyo.

Recibir un diagnóstico de VIH es algo que puede cambiar su vida. Puede hacer surgir muchas emociones: tristeza, desesperanza e incluso enojo. Los proveedores de atención médica y los proveedores de servicios sociales aliados, que con frecuencia se encuentran en el consultorio de su proveedor médico, tendrán las herramientas para ayudarlo a superar las etapas que le siguen al diagnóstico y a comenzar a manejar la infección.

Hablar con otras personas que tienen el VIH también podría resultarle útil. Busque un grupo de apoyo local. Infórmese sobre cómo otras personas con el VIH manejaron su diagnóstico.

Puede ver historias y testimonios de cómo otras personas viven bien teniendo el VIH, en los sitios web de Detengamos Juntos el VIH y El tratamiento del VIH es efectivo. También puede encontrar muchos otros recursos para las personas que tienen el VIH en El tratamiento del VIH es efectivo.

Reduzca el riesgo para los demás.

Foto de una pareja, una mujer embarazada, sentada en un café

El VIH se transmite a través de ciertos fluidos corporales de las personas infectadas por el VIH: la sangre, el semen, el líquido preseminal, las secreciones vaginales y rectales, y la leche materna. En los Estados Unidos, el VIH se transmite principalmente a través de las relaciones sexuales anales o vaginales con una persona infectada y cuando no se usa un condón ni se toman medicamentos para prevenir o tratar el VIH. Además, las madres le pueden pasar el virus al bebé durante el embarazo, en el parto, a través de la lactancia materna o al premasticarle la comida.

Mientras más alta sea su carga viral, más probable será que les transmita el VIH a otras personas. Cuando su carga viral está muy baja (a lo cual se llama inhibición viral si hay menos de 200 copias por milímetro de sangre) o es indetectable (hay aproximadamente 40 copias por milímetro de sangre), sus probabilidades de transmitir el VIH se reducen significativamente. Sin embargo, esto es cierto solamente si puede mantener la inhibición viral. Una cosa que puede aumentar la carga viral es no tomar los medicamentos para el VIH de la manera correcta, todos los días.

También puede proteger a sus parejas al hacerse una prueba para detectar otras ETS y recibir tratamiento en caso de tener alguna. Si usted tiene tanto el VIH como otra ETS con llagas, como por ejemplo sífilis, su riesgo de transmitir el VIH puede ser 3 veces más alta que si no tuviera una ETS con llagas.

Si toma otras medidas, como usar condones de la manera correcta cada vez que tiene relaciones sexuales o hacer que sus parejas tomen medicamentos diarios para prevenir el VIH (a lo cual se llama profilaxis prexposición o PrEP), usted puede reducir aún más sus probabilidades de transmitir el VIH.

Lea más acerca de los medicamentos (tratamientos antirretrovirales) para las personas que tienen el VIH.

Lea más acerca del VIH y las infecciones oportunistas (las infecciones que son más frecuentes o más graves en las personas infectadas por el VIH debido a la inmunodepresión).

Fuente del contenido: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, traducido por CDC Multilingual Services #262026.

TOP