El SIDA y las infecciones oportunisticas

¿Cómo se diagnostica el SIDA?

AIDS and Opportunistic Infections

Cuando una persona con el VIH contrae ciertas infecciones (llamadas infecciones oportunistas, u OI por sus siglas en inglés) o cánceres específicos, recibirá un diagnóstico de SIDA (también conocido como etapa 3 de la infección por el VIH), la etapa más grave de la infección por el VIH. El SIDA también se diagnostica si el recuento de las células CD4 de la persona cae por debajo de cierto nivel.

¿Qué son las infecciones oportunistas?

Las infecciones oportunistas son las que ocurren con más frecuencia y son más graves en las personas que tienen el sistema inmunitario debilitado, incluidas aquellas con el VIH. Las infecciones oportunistas son menos comunes ahora de lo que eran cuando comenzó a presentarse el VIH, porque hay mejores tratamientos que reducen la cantidad de VIH en el cuerpo de la persona y mantienen más fuerte su sistema inmunitario. Sin embargo, muchas personas con el VIH todavía presentan infecciones oportunistas porque posiblemente no saben que tienen el VIH, no reciben tratamiento, o el tratamiento no mantiene los niveles de VIH lo suficientemente bajos para que su sistema inmunitario combata las infecciones.

Por esas razones es importante que las personas con el VIH se familiaricen con las infecciones oportunistas más comunes de manera que puedan trabajar con su proveedor de atención médica para prevenirlas o recibir tratamiento lo más pronto posible.

¿Cuáles son las infecciones oportunistas más comunes?

A continuación hay una lista de las infecciones oportunistas más comunes en las personas que viven en los Estados Unidos. Para obtener más detalles, incluidos los signos y síntomas de infecciones oportunistas específicas, remítase a las páginas sobre infecciones oportunistasexternal icon en HIV.gov. Adicionalmente, los CDC, los Institutos Nacionales de la Salud, la Asociación de Medicina del VIH de la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas (HIVMA/IDSA, por sus siglas en inglés) y otros expertos en enfermedades infecciosas han publicado las Directrices para la prevención y el tratamiento de infecciones oportunistas en adultos y adolescentes infectados por el VIHexternal icon. Si bien las directrices están dirigidas a los profesionales de atención médica, algunos consumidores podrían considerarlas útiles.

Most common opportunistic infections
Candidiasis de los bronquios, la tráquea, el esófago o los pulmones La causa de esta enfermedad es la infección por un tipo de virus común (y por lo general inofensivo) llamado Cándida. La candidiasis, o infección por Candida, puede afectar la piel, las uñas y las membranas mucosas de todo el cuerpo. Las personas con la infección por el VIH a menudo tienen problemas con la Candida, especialmente en la boca y la vagina. Sin embargo, la candidiasis solamente se considera una infección oportunista cuando infecta el esófago (tubo por donde se traga) o las vías respiratorias inferiores, como la tráquea y los bronquios (tubo por donde se respira), o el tejido pulmonar más profundo.
Cáncer de cuello uterino invasivo Este cáncer comienza dentro del cuello del útero, que es la parte inferior del útero, en la parte superior de la vagina, y luego se propaga (se vuelve invasivo) a otras partes del cuerpo. Este cáncer se puede prevenir al ir regularmente al proveedor de atención médica para que le haga un examen del cuello uterino.
Coccidioidomicosis Esta enfermedad es causada por el hongo Coccidioides immitis. Se contrae con mayor frecuencia al inhalar esporas fúngicas, lo cual puede causar una neumonía que a veces se conoce como fiebre del desierto, fiebre del valle de San Joaquín o fiebre del valle. La enfermedad es particularmente común en las regiones cálidas y secas del sudoeste de los Estados Unidos, Centroamérica y Sudamérica.
Criptococosis Esta enfermedad es causada por la infección por el hongo Cryptococcus neoformans. Por lo general, este hongo entra al cuerpo a través de los pulmones y puede causar neumonía. También se puede propagar al cerebro y causar inflamación cerebral. Puede infectar cualquier parte del cuerpo, pero las infecciones de la piel, los huesos y de las vías urinarias son las más comunes después de las del cerebro y los pulmones.
Criptosporidiosis, intestinal crónica (de más de un mes de duración) Esta enfermedad diarreica es causada por el parásito protozoario Cryptosporidium. Lo síntomas incluyen cólicos abdominales y diarrea acuosa grave y crónica.
Enfermedades por el citomegalovirus (particularmente retinitis) (CMV) Este virus puede infectar múltiples partes del cuerpo y causar neumonía, gastroenteritis (especialmente dolor abdominal causado por la infección del colon), encefalitis (infección del cerebro), y retinitis (infección de la retina en la parte de atrás del ojo) que amenaza la vista. Las personas con retinitis por citomegalovirus tienen dificultad con la visión, que empeora con el tiempo. La retinitis por citomegalovirus es una emergencia médica porque puede causar ceguera si no se trata pronto.
Encefalopatía, relacionada con el VIH Este trastorno cerebral es causado por la infección por el VIH. Puede ocurrir como parte de la infección aguda por el VIH o por la infección crónica por este virus. Se desconoce su causa exacta, pero se cree que está relacionado con la infección por el VIH del cerebro y su consiguiente inflamación.
Infección por el virus del herpes simple (VHS): úlcera(s) crónicas (de más de un mes de duración); o bronquitis, neumonitis o esofagitis El virus del herpes simple (VHS) es un virus muy común que a la mayoría de las personas nunca les causa ningún problema grave. Por lo general se contrae por vía sexual o de la madre infectada durante el parto. En la mayoría de las personas con el sistema inmunitario sano, el VHS por lo general está latente (inactivo). Sin embargo, el estrés, un trauma, otras infecciones, la supresión del sistema inmunitario, (como la debida al VIH), pueden reactivar el virus latente y hacer que aparezcan los síntomas. El VHS puede causar herpes labial doloroso (a veces denominado ampollas febriles) en la boca o a su alrededor, o úlceras dolorosas en los órganos genitales o el ano y a su alrededor. En las personas con el sistema inmunitario gravemente dañado, el VHS también puede causar infección de los bronquios (tubo por donde se respira), neumonía (infección de los pulmones) y esofagitis (infección del esófago o tubo por donde se traga).
Histoplasmosis Esta enfermedad es causada por el hongo Histoplasma capsulatum. El Histoplasma infecta con mayor frecuencia los pulmones y produce síntomas que son similares a los de la influenza o la neumonía. Las personas con el sistema inmunitario gravemente dañado pueden contraer una forma muy grave de la enfermedad llamada histoplasmosis diseminada progresiva. Esta forma de histoplasmosis puede durar mucho tiempo y afecta a otros órganos además de los pulmones.
Isosporosis, intestinal crónica (de más de un mes de duración) Esta infección es causada por el parásito Isospora belli, que puede entrar al cuerpo a través de los alimentos y el agua contaminados. Los síntomas incluyen diarrea, fiebre, dolor de cabeza, dolor abdominal, vómitos y pérdida de peso.
Sarcoma de Kaposi (KS) Este tipo de cáncer, también conocido como KS (por sus siglas in inglés), es causado por un virus llamado virus del herpes del sarcoma de Kaposi (KSHV) o virus del herpes humano 8 (HHV-8). El KS causa el crecimiento anormal de los vasos sanguíneos pequeños, llamados capilares, y puede ocurrir en cualquier parte porque los capilares se encuentran por todo el cuerpo. El KS se presenta como puntos rosados o púrpura en la piel que son firmes y pueden ser protuberantes o planos. Este sarcoma puede poner en peligro la vida cuando afecta los órganos dentro del cuerpo como los pulmones, los ganglios linfáticos o los intestinos.
Limphoma, múltiples formas El término linfoma se refiere al cáncer de los ganglios linfáticos y otros tejidos linfáticos del cuerpo. Existen muchos tipos diferentes de linfoma. Algunos, como el linfoma no hodgkiniano y el linfoma de Hodgkin, se asocian a la infección por el VIH.
Tuberculosis (TB) La infección de tuberculosis o TB es causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. La tuberculosis se puede propagar a través del aire cuando una persona con tuberculosis activa tose, estornuda o habla. La inhalación de las bacterias puede causar infección en los pulmones. Los síntomas de la tuberculosis en los pulmones incluyen tos, cansancio, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos. Aunque la enfermedad por lo general ocurre en los pulmones, también puede afectar otras partes del cuerpo, con mayor frecuencia la laringe, los ganglios linfáticos, el cerebro, los riñones o los huesos.
Infección por el complejo Mycobacterium avium (MAC) o Mycobacterium kansasii, diseminada o extrapulmonar. Infección por otros tipos de Mycobacterium, diseminada o extrapulmonar. La infección por MAC es causada por diferentes tipos de micobacterias: Mycobacterium avium, Mycobacterium intracellulare o Mycobacterium kansasii. Estas micobacterias viven en nuestro ambiente, incluso en la tierra y las partículas de polvo. En raras ocasiones, les causan problemas a las personas con el sistema inmunitario sano. En las personas con el sistema inmunitario gravemente dañado, las infecciones por estas bacterias se propagan por todo el cuerpo y son potencialmente mortals.
Neumonia por Pneumocystis carinii pneumonia (PCP) Esta infección de los pulmones, también conocida como PCP, por sus siglas en inglés, es causada por un hongo, que solía llamarse Pneumocystis carinii, pero ahora se llama Pneumocystis jirovecii. La PCP se presenta en las personas con el sistema inmunitario debilitado, incluidas las personas con el VIH. Los primeros signos de la infección son dificultad para respirar, fiebre alta y tos seca.
Neumonia, recurrente La neumonía es una infección en uno o ambos pulmones. Muchos microbios, incluidas las bacterias, los virus y los hongos, pueden causar neumonía, con síntomas como tos (con mucosidad), fiebre, escalofríos y dificultad para respirar. En las personas con el sistema inmunitario gravemente dañado por el VIH, una de las causas más comunes y potencialmente mortales de la neumonía es la infección con las bacterias Streptococcus pneumonia, también llamadas Pneumococcus. Pero ahora existen vacunas eficaces que pueden prevenir la infección por Streptococcus pneumoniae y todas las personas con la infección por el VIH deberían vacunarse.
Leucoencefalopatía multifocal progresiva Esta rara enfermedad del cerebro y de la médula espinal es causada por el virus JC (John Cunningham). Se presenta casi exclusivamente en las personas cuyo sistema inmunitario ha sido gravemente dañado por el VIH. Los síntomas pueden incluir pérdida del control muscular, parálisis, ceguera, problemas con el habla y alteración del estado mental. A menudo esta enfermedad progresa rápidamente y puede ser mortal.
Septicemia por Salmonella, recurrente La Salmonella es un tipo de bacteria que por lo general entra al cuerpo mediante la ingestión de alimentos o agua contaminados. La infección por Salmonella (llamada salmonelosis) puede afectar a cualquier persona y por lo general causa una enfermedad de resolución espontánea con náuseas, vómitos y diarrea. La septicemia por Salmonella es una forma grave de infección en la que las bacterias circulan por todo el cuerpo y superan la capacidad del sistema inmunitario de controlarla.
Toxoplasmosis del cerebro Esta infección, con frecuencia llamada toxo (en inglés), es causada por el parásito Toxoplasma gondii. Este parásito lo portan animales de sangre caliente incluidos los gatos, los roedores y las aves, y lo excretan en las heces. Las personas pueden infectarse al inhalar polvo o comer alimentos contaminados con el parásito. El Toxoplasma también puede presentarse en carnes comerciales, especialmente las carnes rojas y el cerdo, y muy raramente en aves. La infección con toxoplasmosis puede ocurrir en los pulmones, la retina del ojo, el corazón, el páncreas, el hígado, el colon, los testículos y el cerebro. Aunque los gatos pueden transmitir la toxoplasmosis, las piedritas o arena de su caja sanitaria se pueden cambiar de manera segura al usar guantes y después lavarse bien las manos con agua y jabón. Todas las carnes rojas crudas que hayan estado sin congelar durante al menos 24 horas deberían cocinarse completamente hasta que alcancen una temperatura interna de por lo menos 150 oF.
Síndrome consuntivo del VIH Consunción (o desgaste) se define como la pérdida involuntaria de más del 10 % del peso corporal de una persona durante un periodo de diarrea, debilidad y fiebre de más de 30 días. La consunción se refiere a la pérdida de masa muscular, aunque parte de la pérdida de peso también puede deberse a la pérdida de grasa.

¿Cómo se pueden prevenir las infecciones oportunistas?

Las mejores maneras de evitar contraer una infección oportunista son mantenerse bajo atención médica y tomar los medicamentos para el VIH según las indicaciones. En ocasiones, su proveedor de atención médica también le recetará medicamentos específicamente para prevenir ciertas infecciones oportunistas.

Además de tomar los medicamentos del VIH para mantener fuerte su sistema inmunitario, hay otras medidas que usted puede tomar para evitar contraer una infección oportunista:

  • Prevenir la exposición a otras infecciones de transmisión sexual.
  • No compartir los implementos para inyectarse drogas. La sangre con hepatitis C puede quedar en las agujas y jeringas después de su uso y la infección puede transmitirse al siguiente usuario.
  • Vacunarse: Su médico le puede decir qué vacunas necesita. Si no lo hace, usted debería preguntarle.
  • Entender cuáles son los microbios a los que usted está expuesto (como tuberculosis o los microbios que se encuentran en las heces, la saliva o en la piel de los animales) y limitar su exposición a ellos.
  • No consumir ciertos alimentos, incluidos los huevos poco cocidos, los quesos y la leche sin pasteurizar (cruda), los jugos de frutas sin pasteurizar y los germinados de semillas crudos.
  • No beba agua sin tratar, como el agua de lagos o ríos. A menudo, el agua de la llave en otros países tampoco es segura. Use agua embotellada o filtros para el agua.
  • Pídale a su médico que revise con usted otras cosas que hace en el trabajo, en la casa, o en las vacaciones, para asegurarse de no exponerse a una infección oportunista.

Si contrae una infección oportunista, hay tratamientos disponibles, como los antibióticos o los medicamentos antimicóticos. Puede informarse más acerca del tratamiento de las infecciones oportunistas consultando las Directrices para la prevención y el tratamiento de infecciones oportunistas en adultos y adolescentes infectados por el VIHexternal icon. Si bien las directrices están dirigidas a los profesionales de atención médica, algunos consumidores podrían considerarlas útiles.

Esta página fue revisada el: 26 de septiembre de 2019