Recomendaciones para el control de infecciones por Candida auris

Configuración de pacientes hospitalizados (hospitales para la atención de enfermedades agudas, hospitales para la atención de enfermedades agudas prolongadas y hogares de ancianos)

Las principales medidas de control de infecciones por C. auris en entornos de hospitalización de pacientes son las siguientes:

  • Ubicar al paciente con C. auris en una habitación individual y usar las precauciones estándar y de contacto.
  • Hacer énfasis en el cumplimiento de la higiene de manos.
  • Limpiar y desinfectar el entorno en el que se cuida al paciente (limpieza diaria y terminal) con los productos recomendados.
  • Monitorear a las personas que tengan contacto con los pacientes para identificar si están colonizadas por C. auris. Debido a que los pacientes colonizados por C. auris pueden ser una fuente de transmisión de C. auris, estos pacientes deben ser atendidos con las mismas medidas de control de infecciones que se usan para los pacientes con infección por C. auris.

Precauciones centradas en la transmission

Los pacientes con C. auris deben ser ubicados en habitaciones individuales y atendidos con las precauciones estándar y de contacto .

Si hay un número limitado de habitaciones individuales disponibles, deben ser reservadas para los pacientes con el mayor riesgo de transmitir la C. auris, especialmente, los pacientes que requieran niveles más altos de atención (p. ej., los pacientes que deban permanecer en cama). Los pacientes con C. auris podrían ser ubicados en habitaciones con otros pacientes que tengan C. auris. Los pacientes colonizados por C. auris y otros organismos resistentes a múltiples fármacos (MDRO, por sus siglas en inglés) deben ser ubicados en habitaciones con pacientes colonizados por los mismos MDRO. Los CDC no recomiendan ubicar a los pacientes con C. auris en habitaciones con otros pacientes que tengan tipos de MDRO diferentes.

En lo posible, se debe minimizar el número de personas que atienden a los pacientes con C. auris. Si hay múltiples pacientes con C. auris en un establecimiento, considere reducir a un grupo a los miembros del personal que cuidan a estos pacientes.

Consideraciones especiales para los residentes de hogares de ancianos

  • En general, los residentes de hogares de ancianos deben ser atendidos bajo las precauciones estándar y de contacto.
  • Los pacientes que sean funcionales, que no tengan heridas ni dispositivos implantados (por ejemplo, catéteres urinarios o intravenosos, o sondas gástricas) y puedan lavarse las manos por sí mismos, podrían estar en menor riesgo de transmitir la C. auris. Se podría considerar aplicar las precauciones de contacto de una manera más flexible para estos residentes. Sin embargo, en esos casos, los miembros del personal de atención médica deberían seguir usando bata y guantes al realizar tareas que los pongan en mayor riesgo de contaminarse las manos o la ropa. Estas tareas incluyen cambiar las vendas de una herida y las sábanas, y ayudar al residente a bañarse, a ir al baño y a vestirse en la mañana y en la noche.
  • Los residentes de hogares de ancianos con C. auris pueden salir de sus habitaciones siempre que se contengan las secreciones y líquidos corporales y los pacientes puedan lavarse las manos antes de salir de la habitación.
  • Si los residentes con C. auris reciben fisioterapia u otros servicios compartidos (por ejemplo, con equipamiento de fisioterapia o recursos recreativos), el personal no debe trabajar con otros pacientes mientras trabaja con el paciente afectado. Los miembros del personal deben usar bata y guantes cuando estén en contacto con el paciente o equipamiento potencialmente contaminado. Los pacientes afectados deben ser, preferiblemente, los últimos en recibir la terapia. El equipamiento compartido debe ser limpiado y desinfectado totalmente después de cada uso.

Duración de las precauciones de control de infecciones

La recomendación actual de los CDC es continuar con las precauciones de contacto mientras la persona esté colonizada por C. auris. La información sobre la duración de la colonización por C. auris es limitada, sin embargo, la evidencia indica que los pacientes permanecen colonizados durante muchos meses, tal vez por tiempo indefinido.

Las reevaluaciones periódicas sobre la presencia de colonización por C. auris (p. ej., cada 3 meses) en un paciente con colonización conocida por C. auris podrían ayudar a determinar la duración de las medidas de control de la infección. Las evaluaciones de colonización deben incluir pruebas de detección de, al menos, hisopados de la axila, la ingle y de sitios del cuerpo que hayan sido positivos para C. auris en cultivos anteriores (por ejemplo, de orina y esputo). En el momento de estas evaluaciones, el paciente no debe estar tomando medicamentos antimicóticos que actúen contra la C. auris. No se ha establecido el periodo ideal de espera entre la última vez que se recibieron medicamentos antimicóticos y la prueba de colonización por C. auris, pero, es razonable esperar una semana. Espere al menos 48 horas después de la administración de un antiséptico tópico (p. ej., clorhexidina), si se están usando esos productos antes de realizar cualquier prueba de detección de colonización por C. auris.

  • Si el hisopado de un paciente es positivo, no es necesario repetir la toma de muestras al menos por otros tres meses.
  • Si el hisopado de un paciente es negativo, entonces es necesaria al menos una evaluación más, al menos una semana más tarde, antes de abandonar las precauciones de control de infección específicas para la C. auris.

Cabe notar que las decisión de trasladar al paciente de un nivel de atención a otro, deben basarse en el criterio clínico y en la capacidad que tenga el establecimiento que lo reciba de brindarle la atención médica, y no basado en la presencia o ausencia de colonización.

Higiene de mano

Se debe hacer énfasis en la higiene de manos en la unidad donde resida un paciente con C. auris.

Cuando estén cuidando a pacientes con C. auris, los trabajadores de atención médica deben seguir las prácticas estándar de higiene de manos, que incluyen el uso de un desinfectante a base de alcohol o, si las manos están visiblemente sucias, el lavado con agua y jabón. El uso de guantes no sustituye la higiene de manos.

Como parte de las precauciones de contacto, el personal de atención médica debe:

  • Usar siempre guantes para reducir la contaminación de las manos.
  • Evitar tocar superficies fuera del entorno inmediato donde se cuida al paciente mientras esté usando guantes.
  • Realizar la higiene de manos antes de colocarse los guantes y después de quitárselos.

Desinfección del entorno

En los entornos de atención médica la C. auris puede persistir en las superficies. Los productos que contengan amonios cuaternarios, los cuales se usan comúnmente para la desinfección, no son eficaces contra la C. auris.  Para la C. auris, los CDC recomiendan el uso de desinfectantes de grado hospitalario que esté registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) y que sea eficaz contra las esporas de Clostridium difficile (Lista KExternal). Es importante seguir todas las instrucciones del fabricante para usar el desinfectante de superficies, incluyendo el tiempo de contacto correcto.

Son necesarias las limpiezas profunda y terminal, y la desinfección de las habitaciones de los pacientes, así como la limpieza y desinfección de las áreas fuera de sus habitaciones donde reciben atención (p. ej., radiología, fisioterapia). También se deben limpiar y desinfectar los aparatos que se comparten (p. ej., respiradores y equipamiento de fisioterapia) antes de que los use otro paciente.

Pruebas de detección a los contactos cercanos para identificar la presencia de colonización

Debido a que los pacientes con C. auris podrían haber sido colonizados durante meses antes de la detección del organismo, existe la posibilidad de que haya ocurrido la transmisión de la C. auris a otros pacientes alrededor del paciente-caso mientras no se estaban implementando las medidas específicas de control de la infección. Por lo tanto, es importante identificar las exposiciones y los contactos de atención médica que haya tenido el paciente.

Que a la pantalla

Se deben realizar las pruebas de detección para identificar la colonización entre pacientes que hayan podido estar vinculados a nivel epidemiológico. Como mínimo se debe incluir:

  • A quienes comparten la habitación en la actualidad
  • A quienes comparten la habitación en el centro médico actual o en otros servicios médicos en el mes anterior. Se debe identificar y hacer pruebas de detección a quienes hayan compartido la habitación, aunque ya se les haya dado de alta del establecimiento.

Se debe considerar seriamente realizar las pruebas de detección más exhaustivas para detectar la transmisión, como tamizajes de prevalencia puntual para identificar a los pacientes colonizados en unidades o pisos en los que reside o haya residido el paciente inicial. Los tamizajes  podrían estar limitados inicialmente a los contactos de más alto riesgo, incluidos aquellos que hayan coincidido en el pabellón o unidad con el paciente inicial durante 3 o más días, o que requieran niveles más altos de atención (p. ej., respiración asistida). Se recomiendan claramente tamizajes más amplios si hay evidencia de transmisión actual (p. ej., si se detecta C. auris en múltiples pacientes entre quienes hayan sido sometidos a pruebas de detección).

Se podría emplear una estrategia de “anillo” para las pruebas de detección, en la cual se estudie primero a un grupo más pequeño de pacientes que haya tenido el contacto más extenso y estrecho con el paciente inicial, se puede considerar realizar de pruebas de detección a pacientes adicionales si se documenta que hubo transmisión en este grupo de mayor riesgo.

Cómo a la pantalla

La prueba de detección de C. auris se debe realizar por medio de un hisopado de la axila y de la ingle del paciente (puede ser compuesto axila/ingle). También se ha observado que hay pacientes que han sido colonizados por C. auris en: nariz, conductos auditivos externos, orofaringe, orina, heridas y el recto. Sin embargo, las axilas y la ingle parecen ser los sitios más frecuentemente colonizados. Consulte a su departamento de salud a nivel local o estatal y a los CDC para obtener más información sobre cómo evaluar si los pacientes están colonizados. Una vez que se haya identificado a un paciente como colonizado por C. auris, son necesarias las mismas precauciones de control de infecciones que para aquellos pacientes con infección por C. auris.

Los CDC han elaborado una guía para ayudar a informar a los pacientes sobre por qué se están realizando las pruebas de detección  y un folleto con preguntas frecuentes sobre las pruebas de detección que puede ser entregado a los pacientes.

Hay directrices adicionales sobre las pruebas de detección en las Directrices para la respuesta del sector de la salud para contener organismos nuevos o específicos que sean resistentes a múltiples fármacos Cdc-pdf[PDF, 10 páginas]

Identificación de exposiciones anteriores en la atención médica

Se deben revisar los registros de los pacientes para identificar exposiciones en la atención médica anteriores y posteriores al resultado positivo del cultivo, especialmente, cuando hayan estado hospitalizados en servicios de atención médica en el mes anterior al resultado positivo del cultivo. Las instalaciones que sean identificadas como parte de esta revisión deben ser señaladas para una investigación sobre los contactos y una revisión de los registros de microbiología clínica con el fin de identificar otros casos en el servicio médico. Los servicios médicos seleccionados deben incluir como mínimo lo siguiente:

  • El servicio médico donde esté el paciente en la actualidad.
  • Los servicios médicos donde el paciente inicial haya permanecido durante más de 7 días en los 3 meses anteriores.
  • Los servicios médicos con estadías más largas (p. ej., de atención prolongada para enfermedades agudas, hogares de ancianos).

Será necesaria la participación de los departamentos de salud a nivel estatal o local para coordinar actividades en otros servicios médicos.

Transferencia de pacientes entre servicios de atención médica

Cuando se transfiera a un paciente a otro centro de atención médica, se debe notificar al centro médico que lo reciba de las precauciones para el control de infecciones por C. auris recomendadas para el paciente.

Facilitar el cumplimiento de las medidas de control de infecciones

La prevención de la transmisión de la C. auris requiere del cumplimiento riguroso de las recomendaciones para el control de infecciones por parte de todo el personal de atención médica que cuida al paciente. Para aumentar el apego a las medidas de control de infecciones, se deben considerar los siguientes pasos:

  • Educate sobre la C. auris y la necesidad de tomar las precauciones adecuadas a todo el personal de atención médica, incluido el personal que trabaja con los servicios de limpieza
  • Garantizar que estén disponibles los suministros adecuados para implementar las precauciones de control de infecciones.
  • Monitorear el cumplimiento de las prácticas de control de infecciones e implementar una limpieza supervisada de las áreas de atención al paciente.
  • “Marcar” el registro del paciente para estar atento a la implementación de medidas de control de infecciones en caso de que el paciente sea reingresado.

Recomendaciones para el control de infecciones en centros de diálisis y de administración de medicamentos intravenosos.

Algunos pacientes con C. auris han requerido de diálisis y administración de medicamentos por vía intravenosa. Las recomendaciones para los centros de diálisis son similares a las precauciones de control de infecciones para entornos de hospitalización e incluyen lo siguiente:

  • Se deben aplicar las precauciones estándar con estricto apego a la higiene de manos.
  • Se deben usar mascarilla y protección para los ojos o protección facial, si se realizan procedimientos que produzcan salpicaduras o derrames (p. ej., manipulación de heridas) de material contaminado (p. ej., sangre, líquidos corporales y secreciones).
  • Se debe realizar la higiene de manos con un agente adecuado (p. ej., un desinfectante de manos a base de alcohol o el lavado con agua y jabón).
  • Se deben usar batas y guantes desechables cuando se atiendan los pacientes o se toque el equipamiento en la estación de diálisis. Se deben remover y desechar las batas y los guantes, y se debe realizar higiene de manos al retirarse de la estación del paciente.
  • Si hay disponibilidad, para el tratamiento del paciente se debe usar una habitación aparte que no esté siendo utilizada como sala de aislamiento para la hepatitis B (en el caso de centros de diálisis). Si no hay una habitación aparte disponible, se debe dializar al paciente en una estación con la menor cantidad posible de estaciones adyacentes (p. ej., al final o en una esquina de la unidad) y se debe considerar dializar al paciente en el último turno del día.
  • Se debe asegurar que cualquier equipamiento reusable llevado a la estación de diálisis sea limpiado y desinfectado de forma adecuada antes de ser usado en otro paciente. Los ítems que no puedan ser desinfectados deben desecharse.
  • La estación de diálisis (p. ej., sillas, camas, mesas y máquinas) debe ser limpiados y desinfectados a fondo entre cada uso. La información específica sobre la desinfección en centros de diálisis está disponible en  la página de los CDC sobre la seguridad de las diálisis Cdc-pdf[PDF, 2 páginas]. Para los pacientes con C. auris, se debe realizar una desinfección de las superficies del entorno mediante el uso de un desinfectante de grado hospitalario que esté registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y sea eficaz contra las esporas de Clostridium difficile (Lista KExternal).
  • En la medida de lo posible, se debe minimizar el número de personas que atienden al paciente con C. auris. Se debe educar e informar al personal adecuado sobre la presencia de un paciente con C. auris y la necesidad de implementar precauciones especiales.
  • Si el paciente necesita ser ingresado o derivado a otro establecimiento, el centro receptor debe ser informado del estado del paciente con C. auris.

Recomendaciones para el control de infecciones en entornos de atención médica ambulatoria (p. ej., consultorio de atención primaria, centro para el tratamiento de heridas, etc.)

Las recomendaciones para los entornos de atención médica ambulatoria son similares a las precauciones de control de infecciones para entornos de hospitalización e incluyen lo siguiente:

  • Se deben aplicar las precauciones estándar con estricto apego a la higiene de manos.
  • Se deben usar una mascarilla y protección de ojos o un protector facial si se realizan procedimientos que probablemente produzcan salpicaduras o derrames (p. ej., manipulación de heridas) de material contaminado (p. ej., sangre, líquidos corporales y secreciones).
  • Se debe realizar la higiene de manos con un agente adecuado (p. ej., un desinfectante de manos a base de alcohol o el lavado con agua y jabón).
  • Se deben usar bata y guantes desechables durante el contacto con el paciente o las áreas contaminadas (p. ej., el limpiado o vendaje de una herida colonizada o infectada). Se deben remover y desechar las batas y los guantes con cuidado, y se debe realizar higiene de manos al retirarse de la habitación del paciente.
  • Se debe asegurar que cualquier equipamiento reusable llevado a la habitación del paciente sea limpiado y desinfectado de forma adecuada antes de ser usado con otros pacientes.
  • Se debe realizar una limpieza y una desinfección meticulosa de la habitación o área de atención, mediante el uso de un desinfectante de grado hospitalario que esté registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y que sean eficaces contra las esporas de Clostridium difficile (List KExternal) al final de cada visita.
  • En la medida de lo posible, se debe minimizar el número de personas que atienden a los pacientes con C. auris (p. ej., se debe designar a un solo miembro del personal).
  • Se debe educar e informar al personal sobre la presencia de un paciente con C. auris y la necesidad de implementar precauciones especiales.
  • Si el paciente necesita ser ingresado o derivado a otro establecimiento, el centro receptor debe ser informado del estado del paciente con C. auris.

Recomendaciones para el control de infecciones en entornos de atención médica en el hogar

Las recomendaciones para los entornos de atención médica en el hogar son similares a las precauciones de control de infecciones para entornos de hospitalización e incluyen lo siguiente:

  • Se deben aplicar las precauciones estándar con estricto apego a la higiene de manos.
  • Se deben usar una mascarilla y protección para los ojos o protector facial si se realizan procedimientos que probablemente produzcan salpicaduras o derrames (p. ej., manipulación de heridas) de material contaminado (p. ej., sangre, líquidos corporales y secreciones).
  • Se debe realizar la higiene de manos con un agente adecuado (p. ej., un desinfectante de manos a base de alcohol o el lavado con agua y jabón).
  • Se deben usar bata y guantes desechables al entrar al área de la casa donde se vaya a proporcionado atención al paciente. Se deben remover y desechar las batas y los guantes con cuidado, y se debe realizar higiene de manos al retirarse del área donde se cuida al paciente.
  • Se debe asegurar que cualquier equipamiento reusable sea limpiado y desinfectado de forma adecuada antes de ser usado con otro paciente.
  • Si el paciente necesita ser ingresado o derivado a otro establecimiento, el centro receptor debe ser informado del estado del paciente con C. auris.

Recomendaciones para el control de infecciones entre los integrantes del hogar y familiares

El riesgo de infección por C. auris es bajo para los integrantes del hogar que estén sanos, incluso aquellos con amplio contacto con el paciente. Los integrantes del hogar deben practicar una buena higiene de manos (lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón o utilizar desinfectantes de manos a base de alcohol). Si hay integrantes del hogar que están proporcionando amplia atención al paciente con C. auris (como cambiar el vendaje de una herida infectada), estas personas debe usar guantes desechables para atender el paciente.