Prevención y control de infecciones por Candida auris

Las principales medidas de control de infecciones para prevenir la transmisión de C. auris en entornos de atención médica incluyen:

Además de estos puntos clave, a continuación se encuentran consideraciones específicas para cada entorno:

Higiene de las manos

Al cuidar a pacientes con C. auris, el personal de atención médica debe seguir las prácticas estándar de higiene de las manos [Inglés]. El desinfectante de manos a base de alcohol (ABHS, por sus siglas en inglés) es eficaz contra la C. auris y es el método preferido para limpiar las manos cuando no estén visiblemente sucias. Si las manos están visiblemente sucias, láveselas con agua y jabón. El uso de guantes no sustituye la higiene de manos.

Aumente las revisiones de la higiene de las manos en unidades donde residan pacientes con C. auris. Considere volver a capacitar al personal de atención médica sobre la higiene de las manos mediante una formación interna o capacitación repetida, especialmente si las revisiones demuestran un cumplimiento bajo de las prácticas recomendadas de higiene de las manos.

Precauciones basadas en la transmisión y asignación de habitaciones

Precauciones que se recomiendan con base en la transmisión, por entorno

Los pacientes con C. auris en hospitales de cuidados agudos y de cuidados agudos a largo plazo deben ser manejados usando precauciones por contacto [Inglés]. Los residentes con C. auris en hogares de ancianos, incluidos los centros de enfermería especializada con unidades de respiradores, deben ser manejados usando ya sea precauciones por contacto o precauciones de barrera mejoradas, según la situación. Remitirse a la “Guía sobre las precauciones de barrera mejoradas” de los CDC [Inglés] para obtener más detalles sobre cuándo se aplicarían las precauciones por contacto, en comparación con la aplicación de las precauciones de barrera mejoradas.

La implementación de precauciones basadas en la transmisión contra la C. auris es parecida a la que se usa en el caso de otros organismos multirresistentes (MDRO, por sus siglas en inglés). En la mayoría de los casos, los establecimientos que cuidan a pacientes con otros MDRO o con Clostridioides difficile también pueden cuidar a pacientes con C. auris. Los establecimientos pueden comunicarse con el departamento de salud estatal o local si necesitan directrices adicionales sobre cómo cuidar a pacientes con C. auris. Hay que tomar en cuenta que las decisiones de dar de alta al paciente de un nivel de cuidados a otro deben basarse en criterios clínicos y la capacidad del establecimiento que lo reciba de proporcionar cuidados, y no en la presencia o ausencia de colonización.

Precauciones por contacto: consideraciones con respecto a las habitaciones individuales y compartidas

Los pacientes o residentes con precauciones por contacto deben estar en una habitación individual siempre que sea posible. Si la cantidad de habitaciones individuales es limitada, estas deben ser priorizadas para las personas con mayor riesgo de transmisión de patógenos (p. ej., quienes tengan secreciones o excreciones no contenidas, diarrea aguda). Cuando no haya habitaciones individuales disponibles, las personas con los mismos MDRO pueden estar en la misma habitación. Sin embargo, debido a que las personas con frecuencia están colonizadas por diferentes combinaciones de patógenos resistentes, puede que no sea factible asignar las habitaciones según los MDRO. Como una medida de control de la transmisión durante un brote agudo, las asignaciones de habitación para las personas con precauciones por contacto podrían considerarse con base en un solo patógeno (p. ej., C. auris) independientemente de los otros organismos colonizantes.

Prácticas recomendadas para reducir la transmisión en habitaciones compartidas

En los casos en que los pacientes o residentes colonizados con C. auris u otros MDRO estén en habitaciones compartidas, los establecimientos deben implementar estrategias para ayudar a minimizar la transmisión entre los compañeros de habitación. Estas estrategias incluyen:

  • Mantener una separación espacial de al menos 3 pies entre los compañeros de habitación
  • Usar cortinas de privacidad para limitar el contacto directo.
  • Limpiar y desinfectar todos los equipos reutilizables compartidos.
  • Limpiar y desinfectar con mayor frecuencia las superficies ambientales.
  • Hacer que el personal de atención médica se cambie el equipo de protección personal (si lo usa) y practique la higiene de las manos cuando pase de un compañero de habitación a otro.
Consideraciones de agrupamientos adicionales

Si en el mismo establecimiento hay múltiples pacientes o residentes con C. auris considere agruparlos juntos en un ala o unidad (incluso si es en habitaciones individuales) para reducir el movimiento directo de personal de atención médica y de equipos de los que estén colonizados o infectados por C. auris a los que no lo están. Los establecimientos también deberían considerar agrupar al personal de atención médica que proporcione la mayor parte de los cuidados regulares a estos pacientes o residentes (p. ej., personal de enfermería, auxiliares de enfermería) durante un turno.

Duración de las precauciones

Los pacientes y residentes en los establecimientos de atención médica con frecuencia permanecen colonizados con C. auris durante muchos meses, quizás de manera indefinida, incluso después de que una infección aguda (si la tienen) ha sido tratada y se resuelve.

Los CDC recomiendan seguir estableciendo precauciones adecuadas, con base en la transmisión, durante toda la estadía del paciente en el establecimiento.

Revaluación de la colonización

Los CDC no han hecho recomendaciones sobre revaluaciones de rutina de la colonización por C. auris. El seguimiento a largo plazo de pacientes colonizados en establecimientos de atención médica, especialmente los pacientes que sigan requiriendo atención médica compleja, como apoyo de respirador, parece indicar que la colonización persiste durante mucho tiempo, y los resultados de los hisopados repetidos de la colonización pueden alternar entre la detección y la falta de detección de la C. auris. Una cantidad considerable de pacientes ha tenido una muestra positiva de C. auris después de múltiples hisopados negativos. Se está recolectando información adicional para comprender la duración de la colonización y el rol de esta en la propagación de la C. auris.

Si el estado clínico del paciente mejora significativamente (p. ej., se le retira el respirador y se transfiere a un nivel de cuidados menor), se puede considerar la revaluación de la colonización en consulta con el departamento de salud estatal o local correspondiente. No se deben realizar revaluaciones durante los 3 meses después del último resultado positivo en la prueba de C. auris del paciente. Las revaluaciones deben incluir pruebas de detección de, al menos, hisopados de la axila, la ingle y de sitios que hayan presentado C. auris en muestras anteriores (por ejemplo, de orina y de esputo). En el momento de estas evaluaciones, el paciente no debe recibir medicamentos antimicóticos que actúen contra la C. auris. No se ha establecido el periodo ideal de espera entre la última vez que se recibieron medicamentos antimicóticos y la prueba de colonización por C. auris, pero es razonable esperar 1 semana. Las pruebas de colonización por C. auris también deben realizarse al menos 48 horas después de la administración de antisépticos tópicos (p. ej., clorhexidina), si se están usando esos productos. Cuando la revaluación se considere adecuada, los CDC recomiendan que se interrumpan las precauciones de control de infecciones específicas para la C. auris solamente si un paciente o residente tiene dos pruebas de colonización negativas con al menos 1 semana de intervalo. Sin embargo, debido a que la colonización podría continuar a pesar de las pruebas negativas, es posible que en situaciones específicas se justifique el uso continuo de precauciones basadas en la transmisión. Hay que tomar en cuenta que las decisiones de dar de alta al paciente de un nivel de cuidados a otro deben basarse en criterios clínicos y la capacidad del establecimiento que los reciba de proporcionar cuidados, y no en la presencia o ausencia de colonización.

Desinfección ambiental

La C. auris puede persistir en las superficies en entornos de atención médica. Se han hecho cultivos de C. auris de múltiples lugares en las habitaciones de pacientes, incluso tanto de las superficies que se tocan con frecuencia, como mesas de cama y barandas de las camas, como de las superficies ambientales generales que se encuentran más lejos del paciente, como los marcos de las ventanas. También se ha idenfiticado C. auris en equipos móviles que se comparten entre pacientes, como glucómetros, sondas térmicas, abrazaderas para tomar la presión, aparatos de ecografía, carros de enfermería y carros de parada (o de reanimación).

Realice desinfección y limpieza diaria y terminal exhaustivas de las habitaciones de los pacientes o residentes, y de otras áreas donde reciban cuidados (p. ej., radiología, terapia física) utilizando un desinfectante adecuado. También se deben limpiar y desinfectar los aparatos que se comparten (p. ej., respiradores, equipamiento de fisioterapia) antes de que los use otro paciente.

Es importante seguir todas las instrucciones del fabricante para el uso de desinfectantes de superficies y la aplicación del producto durante el tiempo de contacto correcto. Puede que algunos productos que indican ser eficaces contra la C. albicans o contra los hongos, podrían no serlo contra C. auris, y hay datos acumulativos que indican que los productos que dependan solamente de los compuestos de amonio cuaternario (QAC, por sus siglas en inglés) NO son eficaces. [1, 2].

Los productos registrados en la EPA que indican ser eficaces contra la C. auris o Clostridioides difficile (Lista K)

Los CDC recomiendan el uso de un desinfectante de grado hospitalario registrado en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) que sea eficaz contra la C. auris [Inglés]external icon. Es importante seguir todas las instrucciones del fabricante para el uso de desinfectantes de superficies, incluida la aplicación del producto durante el tiempo de contacto correcto. Actualmente, los productos que indican ser eficaces contra C. auris incluyen:

Products with EPA-registered claims for C. auris or Clostridioides difficile
Nombre del producto Número de registro de la EPA
Limpiador desinfectante de peróxido de hidrógeno Clorox Healthcare pdf icon[PDF – 20 páginas Inglés]external icon1 67619-24
Toallitas limpiadoras desinfectantes de peróxido de hidrógeno, aroma original, Clorox Healthcare pdf icon[PDF – 19 páginas Inglés]external icon1 67619-25
Toallitas de blanqueador con cloro (bleach) germicidas Medline Micro-Kill Bleach pdf icon[PDF – 37 páginas Inglés]external icon2 37549-1
Aerosol Diversey Oxivir pdf icon[PDF – 20 páginas Inglés]external icon1 70627-74
Toallitas húmedas Diversey Oxivir pdf icon[PDF – 18 páginas Inglés]external icon1 70627-74
Toallitas húmedas Diversey Oxivir pdf icon[PDF – 24 páginas Inglés]external icon1 70627-77
Limpiador desinfectacte esporicida Diversey Avert pdf icon[PDF – 17 páginas Inglés]external icon2 70627-72
Limpiador desinfectante diario Ecolab OxyCide pdf icon[PDF – 16 páginas Inglés]external icon3 1677-237
Toallitas húmedas germicidas desechables PDI Sani-Cloth Prime pdf icon[PDF – 22 páginas Inglés]external icon4 9480-12
Aerosol PDI Sani-Prime pdf icon[PDF – 18 páginas Inglés]external icon4 9480-10
Ecolab Virasept pdf icon[PDF – 18 páginas Inglés]external icon5 1677-226

1 Ingrediente activo: peróxido de hidrógeno
2 Ingrediente activo: hipoclorito de sodio
3 Ingredientes activos: peróxido de hidrógeno, ácido peroxiacético
4 Ingredientes activos: compuestos de amonio cuaternario, etanol e isopropanol
5 Ingredientes activos: peróxido de hidrógeno, ácido octanoico y ácido peroxiacético

Debido a que en este momento hay pocos productos que indiquen ser eficaces contra la C. auris , los CDC y la EPA han identificado productos adicionales que son eficaces contra la C. auris. Aunque estos productos todavía no tienen indicaciones de eficacia contra la C. auris formalmente registradas en la EPA, en los CDC se realizaron pruebas que confirmaron que son eficaces contra C. auris pdf icon[PDF – 2 páginas Inglés]. La etiqueta del producto no incluirá instrucciones relativas a la C. auris. Siga las instrucciones proporcionadas para la C. albicans, si se incluyen, o de otra manera siga las instrucciones para la actividad fungicida. Estos productos incluyen:

  • Aerosol Oxivir TB
  • Toallitas húmedas Oxivir TB
  • Toallitas húmedas PDI Super Sani-Cloth

Si ninguno de los productos anteriores está disponible, los CDC recomiendan el uso de un desinfectante de grado hospitalario registrado en la EPA que sea eficaz contra las esporas de Clostridioides difficile (Lista K [PDF – 2 páginas Inglés]external icon).

Recursos adicionales de la literatura científica

Siguen en curso las investigaciones acerca de una desinfección eficaz contra la C. auris. Los datos sobre dispositivos “sin contacto”, tales como la radiación UV germicida y el peróxido de hidrógeno vaporizado, son limitados y los parámetros necesarios para una desinfección eficaz todavía no se comprenden bien. [1, 3-6]

Transferencia de pacientes entre establecimientos de atención médica

Al transferir un paciente o residente con colonización o infección por C. auris a otro establecimiento de atención médica, asegúrese de notificar al establecimiento que lo reciba del estado de colonización o infección por C. auris del paciente, incluidas las precauciones de control de infecciones recomendadas. Para facilitar esta comunicación, se puede encontrar un ejemplo de un formulario para transferencias con control de infecciones al principio de la página web sobre kits de herramientas para la prevención de infecciones asociadas a la atención médica [Inglés].

Cómo facilitar el cumplimiento de las medidas de control de infecciones

Asegurar q‏ue todo el personal cumpla con las recomendaciones de control de infecciones es esencial para prevenir la transmisión de C. auris. Considere tomar las siguientes medidas para mejorar el cumplimiento:

  • Educar a todo el personal de atención médica, incluido el personal que trabaja con los servicios de limpieza ambiental, sobre la C. auris y la necesidad de tomar las precauciones. Podría ser necesaria una capacitación de seguimiento para reforzar conceptos y para explicar la rotación del personal de atención médica y las actualizaciones de directrices.
  • Garantizar que estén disponibles los suministros adecuados para implementar medidas de control de infecciones.
  • Monitorear el cumplimiento de las prácticas de control de infecciones e implementar una limpieza supervisada de las áreas de atención al paciente.
  • “Marcar” el registro del paciente a fin de alertar al personal de atención médica para que aplique las medidas recomendadas de control de infecciones en caso de que el paciente sea reingresado.

Pruebas de detección

Hacerles pruebas de detección a los pacientes para identificar la colonización por C. auris es esencial para implementar prácticas adecuadas de prevención y control de infecciones. Haga clic aquí para informarse más acerca de las pruebas de detección [Inglés] y encontrar recursos relacionados con las pruebas.

Vigilancia prospectiva

En los establecimientos que hayan identificado nuevos casos o hayan visto transmisión de C. auris , la vigilancia [Inglés] prospectiva de laboratorio puede ayudar a identificar otros casos de C. auris. En los establecimientos o las unidades donde se detectó C. auris , identificar las especies de todas las colonias aisladas de Candida de cualquier fuente de las muestras (generalmente sitios estériles y no estériles) por al menos 1 mes hasta que no haya evidencia de transmisión de C. auris.

Identificación de exposiciones anteriores en la atención médica en pacientes con infección o colonización recientemente identificada

Cuando se encuentre un nuevo caso de un paciente que está colonizado o infectado con C. auris, el departamento estatal o local debe seguir la “Guía interina para una respuesta de salud pública a fin de contener organismos nuevos o específicos resistentes a múltiples medicamentos (MDRO) [Inglés]” de los CDC para evaluar si hay transmisión y prevenir una mayor propagación de C. auris.

Los departamentos de salud deben considerar revisar los registros del paciente para identificar todas las exposiciones en la atención médica antes y después de la identificación de C. auris, especialmente cuando el paciente haya pasado la noche en establecimientos de atención médica en el mes anterior a la muestra positiva, a menos que haya información que parezca indicar cuándo contrajo la C. auris (p. ej., al haber pasado la noche en un establecimiento de atención médica fuera de los Estados Unidos). Los funcionarios de salud pública deben considerar la investigación [Inglés] de contactos y la revisión de registros de microbiología clínica [Inglés] en esos establecimientos para ver si hay otros casos. Como mínimo, realizar estas investigaciones:

  • En el establecimiento donde esté el paciente en la actualidad.
  • En los establecimientos donde haya estado el paciente en el mes antes de tener una muestra positiva

Los departamentos de salud también deben realizar la vigilancia en los establecimientos con estadías más prolongadas (p. ej., cuidados agudos a largo plazo, hogares de ancianos), en los que el paciente haya estado en los 3 meses anteriores a la detección de C. auris, especialmente si el paciente estuvo más de 7 días.

Consideraciones para entornos específicos

A continuación hay una guía interina para pacientes con C. auris que requieran cuidados de hemodiálisis. Se brindarán más actualizaciones a medida que se disponga de más información.

Además de seguir las precauciones estándar [Inglés] y las prácticas de control de infecciones que se recomiendan de manera rutinaria para el cuidado de todos los pacientes de hemodiálisis, los establecimientos y el personal de atención médica en los centros de diálisis deben hacer lo siguiente:

  • Informar y educar al personal adecuado acerca de la presencia de un paciente con C. auris y la necesidad de tomar las medidas de control de infecciones que se describen a continuación.
  • Usar desinfectante de manos a base de alcohol como el método preferido para limpiar las manos cuando no estén visiblemente sucias. Si las manos están visiblemente sucias, lavárselas con agua y jabón. El uso de guantes no sustituye la higiene de manos.
  • Usar batas y guantes desechables al cuidar a pacientes con C. auris o tocar artículos en la estación de diálisis. Se deben remover y desechar las batas y los guantes con cuidado, y se debe realizar higiene de las manos al retirarse de la estación del paciente.
  • Se debe dializar al paciente en una estación con la menor cantidad posible de estaciones adyacentes (p. ej., al final o en una esquina de la unidad) y se debe considerar dializar al paciente en el último turno del día.
  • La contaminación ambiental de las superficies y los equipos con C. auris es común, y puede causar la transmisión del hongo. Limpiar y desinfectar bien la estación de diálisis (p. ej., sillas, mesas auxiliares, máquinas) entre la atención de un paciente y otro, utilizando un desinfectante activo contra la C. auris.
  • Asegurar que cualquier equipamiento reutilizable llevado a la estación de diálisis se limpie y desinfecte de forma adecuada antes de usarlo con otro paciente.
  • Si se transfiere al paciente a otro establecimiento de atención médica, informar al establecimiento que lo reciba sobre el estado del paciente con respecto a la C. auris.

Además de seguir las precauciones estándar [Inglés] y las prácticas de control de infecciones que se recomiendan de manera rutinaria para el cuidado de todos los pacientes en entornos ambulatorios, los establecimientos y el personal de atención médica deben hacer lo siguiente:

  • Informar y educar al personal adecuado acerca de la presencia de un paciente con C. auris y la necesidad de tomar las medidas de control de infecciones que se describen a continuación.
  • Usar desinfectante de manos a base de alcohol como el método preferido para limpiar las manos cuando no estén visiblemente sucias. Si las manos están visiblemente sucias, lavárselas con agua y jabón. El uso de guantes no sustituye la higiene de manos.
  • Usar bata y guantes desechables si se prevé un contacto amplio con el paciente o las áreas infectadas (p. ej., el limpiado o vendaje de una herida colonizada o infectada). Se deben remover y desechar las batas y los guantes con cuidado, y se debe realizar higiene de manos al retirarse de la habitación del paciente.
  • La contaminación ambiental de las superficies y los equipos con C. auris es común, y puede causar la transmisión. Limpiar y desinfectar bien las áreas en el establecimiento con las que el paciente entró en contacto (p. ej., sillas, mesas de exámenes) utilizando un desinfectante activo contra la C. auris.
  • Asegurar que cualquier equipo reutilizable (p. ej., las abrazaderas para tomar la presión) que se use en el cuidado del paciente se limpie y desinfecte de forma adecuada antes de usarlo con otro paciente.
  • Si se debe ingresar o remitir al paciente a otro establecimiento, informar al establecimiento que lo reciba sobre el estado del paciente con respecto a la C. auris.

Además de seguir las precauciones estándar [Inglés] y las prácticas de control de infecciones que se recomiendan de manera rutinaria para el cuidado de todos los pacientes en entornos de atención médica a domicilio, el personal debe hacer lo siguiente:

  • Usar desinfectante de manos a base de alcohol como el método preferido para limpiar las manos cuando no estén visiblemente sucias. Si las manos están visiblemente sucias, lavárselas con agua y jabón. El uso de guantes no sustituye la higiene de manos.
  • Usar bata y guantes desechables al entrar al área de la casa donde se le presten cuidados al paciente. Se deben remover y desechar las batas y los guantes con cuidado, y se debe realizar higiene de las manos al retirarse del área donde se cuida al paciente.
  • Asegurar que cualquier equipo reutilizable que se lleve a la casa se limpie y desinfecte de forma adecuada con un desinfectante que sea eficaz contra la C. auris [Inglés] antes de usarlo con otro paciente.
  • Si se debe ingresar o remitir al paciente a otro establecimiento, informar al establecimiento que lo reciba sobre el estado del paciente con respecto a la C. auris.

Se cree que el riesgo de infección por C. auris es bajo para los miembros del hogar que de otra forma estén sanos, incluso aquellos que tengan amplio contacto con el paciente. Los miembros del hogar deben practicar una buena higiene de las manos (p. ej., uso de desinfectantes de manos a base de alcohol o lavado frecuente de las manos con agua y jabón). Los miembros del hogar podrían considerar ponerse guantes desechables al proporcionar cuidados que requieran mucho contacto, como cambiar el vendaje de una herida infectada de una persona con C. auris.