Un mensaje de los CDC para los expertos en prevención de infecciones

La Candida auris: Un hongo resistente a los fármacos que se propaga en los centros de atención médica

La Candida auris es un hongo que causa infecciones graves. Los expertos en prevención de infecciones, los trabajadores de atención médica y el personal de laboratorio pueden ayudar a detener su propagación.

¿Por qué es la Candida auris un problema?

  • Causa infecciones graves. La C. auris puede causar infecciones invasivas sanguíneas y de otros tipos, especialmente en los pacientes con problemas médicos múltiples que están internados en hospitales y hogares de ancianos. Más de 1 de cada 3 pacientes mueren dentro del mes de contraer la infección por C. auris.
  • Con frecuencia, es multirresistente. Los medicamentos antimicóticos que comúnmente se usan para tratar las infecciones por Candida muchas veces no tienen efecto en la C. auris. Algunas cepas aisladas de C. auris son resistentes a las tres clases principales de fármacos antimicóticos.
  • Se está volviendo más común. Si bien recién se la reconoció en el 2009, la C. auris ha surgido rápidamente. Desde entonces, se han reportado casos en más de 20 países, inclusive los Estados Unidos.
  • Es difícil de identificar. La C. auris puede ser identificada de un modo erróneo como otros tipos de hongos, a no ser que se usen métodos especializados de laboratorio. La C. auris no reconocida puede propagarse a otros pacientes en un establecimiento y causar un brote. Es imprescindible que se la identifique para saber qué medidas tomar para controlarla en los entornos de atención médica.
  • Se puede propagar en los centros de atención médica. Como ocurre con otros organismos multirresistentes, como las Enterobacteriaceae resistentes a los carbapenémicos y los Staphylococcus aureus resistentes a la meticilina, la C. auris puede ser transmitida en los entornos de atención médica y causar brotes. Puede colonizarse en pacientes por muchos meses, perdurar en el ambiente y resistir muchos de los desinfectantes que habitualmente se usan en los centros de atención médica.

La detección temprana y el control de infecciones pueden limitar la propagación de la C. auris

Prepárese para la presencia de C. auris en su establecimiento

lab worker holding up c.auris specimens
  1. Trabaje con su laboratorio para asegurarse de que el método de identificación de hongos usado en su establecimiento pueda identificar la C. auris. Si no puede, sepa cuándo debe sospechar un caso de C. auris y envíe las cepas aisladas a su departamento de salud estatal o local para que se realice una identificación más profunda.
  2. Comience la vigilancia. Establezca un protocolo con su laboratorio para que su departamento sea informado inmediatamente cuando se sospeche un caso de C. auris.
    • Si su laboratorio no está equipado para identificar la C. auris, comience la vigilancia dirigida a organismos que comúnmente llevan a una identificación errónea de este hongo. Visite www.cdc.gov/fungal/candida-auris para ver las identificaciones erróneas comunes por método de identificación de hongos..
  3. Sepa cuáles pacientes corren un riesgo más alto de presentar C. auris. Entre estos se encuentran:
    • Pacientes que han recibido atención médica en establecimientos de cuidados postagudos (p. ej., hogares de ancianos), especialmente aquellos con unidades de respiradores.
    • Pacientes que recientemente hayan recibido atención médica fuera de los Estados Unidos, en un país donde se sabe que hay transmisión de la C. auris (visite www.cdc.gov/fungal/candida-auris para ver un mapa de los países). Estos pacientes tienen un mayor riesgo de infección o de colonización asintomática por C. auris.
  4. Tenga un plan de respuesta. Hable acerca de las recomendaciones para la prevención y el control de las infecciones por C. auris con el personal de atención médica, incluso con quienes trabajan en servicios ambientales.

¿Qué debo hacer en caso de que haya C. auris en mi establecimiento?

  1. Vea en el sitio web de los CDC las directrices más actualizadas sobre cómo identificar y manejar la C. auris
  2. Notifique inmediatamente los casos posibles o confirmados de C. auris a su departamento de salud pública.
  3. Asegúrese de que se observen las recomendaciones de los CDC para el control de infecciones, que incluyen:
    • Ubique a los pacientes infectados o colonizados por C. auris en una habitación individual bajo precauciones de contacto.
    • Evalúe y aumente el uso de batas y guantes.
    • Refuerce las medidas de higiene de las manos.
    • Coordine con el personal de servicios ambientales para garantizar que el entorno donde se atiende a los pacientes se limpie con un desinfectante que sea eficaz contra
      la C. auris (es decir, aquellos que son eficaces contra Clostridium difficile), al buscar en la “Lista K”. Trabaje con el equipo de servicios ambientales para monitorear el proceso de limpieza.
  4. Luego de consultar al personal de salud pública, evalúe los contactos de pacientes- caso para identificar a pacientes con colonización por C. auris. Use las mismas medidas de control de infecciones para los pacientes que hayan sido colonizados.
  5. Cuando se transfiera a un paciente desde su establecimiento (p. ej., a un hogar de ancianos u otro hospital), comunique claramente la situación del paciente con relación a la C. auris a los proveedores de atención médica que lo reciban.