Guía para la reapertura de edificios después de periodos prolongados de cierre u operaciones reducidas

Guía para la reapertura de edificios después de periodos prolongados de cierre u operaciones reducidas

Garantice la seguridad de los ocupantes, y de los sistemas de agua y dispositivos con agua en los edificios

Actualizado 22 de Ago. de 2020
Resumen de cambios
  • Se agregaron guías sobre el moho (concientización, monitoreo y saneamiento) durante y después del cierre prolongado de edificios.
  • Se actualizó la guía sobre la Legionella para las personas con el sistema inmunitario debilitado y el uso de protección respiratoria al purgar el agua de los sistemas de agua.
  • Se actualizó el título para reflejar el contenido.

El cierre temporario u operación reducida de un edificio y la reducción en el uso normal del agua puede crear riesgos para los ocupantes que regresen. Dos peligros microbianos que se deben tener en cuenta antes de la reapertura de un edificio después de un periodo de inactividad son el moho y la Legionella (la causa de la enfermedad del legionario). Para el moho, un “periodo prolongado” podrían ser días, semanas o meses, según los factores específicos del edificio, la estación del año y las variables del tiempo.1 Para la Legionella, un “periodo prolongado” podrían ser semanas o meses, según los factores específicos del sistema de tuberías, el desinfectante residual, la temperatura que se fije para el calentador de agua, los patrones de uso de agua y la existencia previa de una colonización de Legionella.2 Tenga en cuenta que podrían existir otros riesgos para los ocupantes que regresen además de los que se mencionan en este documento. Estos pueden incluir riesgos microbianos, como de micobacterias no tuberculosas, cambios en la química del agua que llevan a la corrosión, la filtración de metales (como plomo) en el agua estancada, los productos secundarios de los desinfectantes y la entrada de gases del alcantarillado al edificio a través de los sifones de drenado de las alcantarillas sanitarias secas.

El moho

El moho aparecerá en los materiales de los edificios en donde haya humedad, ya sea por filtraciones o condensación en el techo, las ventanas o las tuberías, o por una inundación. El moho puede aparecer en una variedad de superficies, como paneles de cielo raso, empapelado, material aislante, paneles de yeso, alfombras y telas. Las personas con asma, otras afecciones respiratorias, alergia al moho o el sistema inmunitario debilitado deben evitar entrar a los edificios en los que se sospeche o se haya confirmado la presencia de moho. Asegúrese de que no haya moho en su edificio después de un cierre prolongado a fin de mantener un ambiente de trabajo seguro para los ocupantes que regresen.

Cinco pasos para minimizar el riesgo de que se produzca moho durante y después de un
  1. Mantenga el nivel de humedad interior lo más bajo posible —que no exceda el 50 %—, usando un medidor de humedad. Los administradores de edificios podrían considerar un monitoreo continuo de la humedad interior usando un higrómetro, idealmente más de una vez al día, para minimizar la necesidad de ingresar al edificio.
  2. Después de un cierre prolongado y antes de que regresen los ocupantes, se debe hacer una evaluación del edificio para determinar si hay moho o humedad en exceso.
    1. Un higienista industrial puede hacer una inspección del edificio reconociendo la presencia de humedad y moho a través de la vista y el olor sin la necesidad de tomar muestras o hacer análisis de laboratorio. NIOSH ofrece herramientas e instrucciones para evaluar la presencia de humedad y moho en las escuelas y edificios generales. Tanto el personal de mantenimiento de los edificios como los higienistas industriales pueden usar estas herramientas.
    2. Si se detecta la presencia de humedad o moho, se debe abordar primero el sitio por donde ingresa el agua. Luego se debe limpiar y sanear el sitio antes de que se vuelva a ocupar el edificio. Planifique el trabajo de saneamiento antes de comenzarlo. NIOSHpdf iconexternal icon, el Departamento de Salud e Higiene Mental de la ciudad de Nueva Yorkpdf iconexternal icon, la Agencia de Protección Ambiental (EPA)external icon y los CDC ofrecen recursos para el saneamiento de edificios y hogares con moho.
  3. Después de que una evaluación haya confirmado que no se ha detectado humedad o moho (paso 2a), O después de completado el saneamiento (paso 2b), los sistemas de HVAC que no hayan estado activos durante el cierre prolongado deben ponerse en funcionamiento durante al menos 48-72 horas antes de que regresen los ocupantes. Esto se conoce como “periodo de purgado”.
    1. Durante este periodo, se deben abrir los reguladores de entrada de aire de afuera al mayor punto posible que permita mantener la temperatura interna deseada.
    2. Si después del “periodo de purgado” se detecta algún olor que indique la presencia de moho (como olor rancio a humedad) busque si hay moho que no se haya detectado antes. Si se encuentra, realice el saneamiento según se describe en el paso 2b.
    3. Siga el proceso de “purgado” con agua corriente hasta que no haya ningún olor aparente.
    4. Se debe revisar cuidadosamente el estado de los filtros de HVAC que se usen durante el “periodo de purgado”, y antes de que regresen los ocupantes del edificio, y se deben limpiar o cambiar por filtros nuevos según sea necesario.
  4. Después de que se vuelva a abrir el edificio y esté ocupado, se recomienda que se revise el sistema de HVAC periódicamente (p. ej., todas las semanas) para asegurarse de que esté operando eficazmente.
    1. Cuando se hagan estas revisiones, se deben inspeccionar y cambiar los filtros según lo indicado o necesario.
    2. Se puede reducir gradualmente la frecuencia con que se revisa el sistema de HVAC (p. ej., mensual o trimestral), según las especificaciones de operación y mantenimiento del sistema.
    3. Mantenga la temperatura y humedad relativa de adentro entre los rangos recomendados en la Norma 55-2017 de la ASHRAE, Condiciones Térmicas Ambientales para la Ocupación Humanaexternal icon.
  5. Si el edificio no tiene un programa de operación y mantenimiento de rutina para el sistema de HVAC, se debe crear uno e implementarlo. Considere incluir lo siguiente como mínimo:
    1. Inspección y mantenimiento de los componentes del sistema de HVAC
    2. Calibración de los controles del sistema de HVAC
    3. Pruebas y balanceo del sistema de HVAC

Contenido adaptado de la Guía para la limpieza y el saneamiento de los sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado [HVAC] del Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional [NIOSH].

NIOSH ha publicado información adicional, así como la guía de los CDC para el control de los problemas de humedad que causan la aparición de moho y la guía para el trabajo de renovación y saneamiento si el moho se ha convertido en un problema.

La Legionella y la enfermedad del legionario

Cuando hay agua estancada o acumulada en el sistema de tuberías, puede aumentar el riesgo de que aparezcan bacterias Legionella y otras bacterias asociadas a la biopelícula y se propaguen. Cuando el agua queda estancada, puede bajar la temperatura del agua caliente al rango de crecimiento de la Legionella (77-108 °F, 25-42 °C). El agua estancada también puede llevar a que haya niveles bajos o indetectables de desinfectante, como cloro. Asegúrese de que su sistema de agua sea seguro para usar después de los periodos prolongados de cierre a fin de minimizar el riesgo de enfermedad del legionario y otras enfermedades asociadas al agua.

Las personas con mayor riesgo de presentar enfermedad del legionario, como aquellas con el sistema inmunitario debilitado, deberían consultar con su proveedor médico sobre si pueden participar, o como hacerlo, en las tareas de purgado de agua, limpieza de la torre de enfriamiento y otras tareas que podrían generar aerosoles. Podría ser apropiado que usen un respirador purificador de aire con mascarilla de media cara equipado con un filtro N95, o con pieza facial filtrante N95 en los lugares cerrados donde sea probable que se generen aerosoles. Los respiradores deben usarse de acuerdo con lo establecido en un programa integral de protección respiratoria, que incluya prueba de ajuste, capacitación y aprobación médica antes de usarlos

(vea la Norma 29 CFR 1910.134 de la OSHAexternal icon y el sitio web de la OSHA sobre la legionelosisexternal icon). Para obtener más información sobre los respiradores N95, visite el sitio web de NIOSH del Laboratorio Nacional de Tecnología de Protección Personal de NIOSH (NPPTL).

Ocho pasos para minimizar el riesgo de Legionella antes de que abra su negocio o edificio
  1. Cree un programa integral para el manejo del agua (WMP, por sus siglas en inglés) de su sistema de agua y todos los dispositivos que usen agua. Hay guías disponibles de los CDC y otros para ayudar con este proceso.
    1. Kit de herramientas para el programa de manejo del agua:Este kit de herramientas ha sido diseñado para ayudar a las personas a entender qué edificios y dispositivos necesitan un programa de manejo del agua para la prevención de la Legionella a fin de reducir el riesgo, qué hace que un programa sea bueno, y cómo crearlo. https://www.cdc.gov/legionella/wmp/toolkit/index.html
    2. Prevención de la enfermedad del legionario: Capacitación sobre los programas de manejo del agua para la prevención de la Legionella (PreventLD Training). Haga esta capacitación de los CDC y organizaciones socias sobre cómo crear un programa de manejo del agua para reducir el riesgo de enfermedad del La capacitación “PreventLD Training” se conforma a los estándares de la industria para el manejo del riesgo de crecimiento de bacterias Legionella. https://www.cdc.gov/nceh/ehs/elearn/prevent-LD-training.html
    3. Guía para hoteles.
      Consideraciones para dueños o administradores de hoteles: Cómo prevenir la enfermedad del legionario https://www.cdc.gov/legionella/wmp/hotel-owners-managers.html
    4. Operación de bañeras de hidromasaje y spas para el personal de manejo de piscinas y dueños: https://www.cdc.gov/healthywater/swimming/aquatics-professionals/operating-public-hot-tubs.html
    5. Reduzca los riesgos relacionados con el agua. Desde las tuberías hasta los pacientes.
      Los programas de manejo del agua en los establecimientos de atención médica son una forma importante de ayudar a proteger a las poblaciones de pacientes vulnerables, así como al personal y los visitantes.  https://www.cdc.gov/hai/prevent/environment/water.html
    6. Prevención de la exposición ocupacional a la Legionellahttps://www.cdc.gov/niosh/docs/wp-solutions/2019-131/default.html
  2. Asegúrese de que se le dé el mantenimiento adecuado al calentador de agua y de que se haya fijado la temperatura correctamente.
    1. Determine si el fabricante recomienda que se drene el agua del calentador después de un periodo prolongado de desuso. Asegúrese de que se lleven a cabo todas las labores de mantenimiento de acuerdo con las instrucciones del fabricante o que las realice un profesional especializado.
    2. Asegúrese de que se haya fijado la temperatura del calentador a al menos 140 °F.
    3. Fijar el agua a una temperatura más alta puede reducir aún más el riesgo de crecimiento de Legionella, pero asegúrese de tomar medidas para prevenir las quemaduras por agua.
  3. Purgue el agua de su sistema de agua.
    1. Deje correr el agua fría y caliente en todos los puntos de uso (p. ej., las duchas, los grifos del baño).
      1. Según el tamaño del establecimiento y el nivel de presión del agua, el purgado posiblemente se deba hacer por áreas (p. ej., por piso, por habitación). El propósito de purgar el agua vieja del edificio es cambiar el agua que esté en las tuberías del edificio por agua fresca.
    2. Se debe dejar correr el agua hasta que el agua caliente llegue a la temperatura máxima. Donde sea posible, el agua caliente de los grifos debe llegar a 120 °F como mínimo. Puede haber controles y dispositivos contra las quemaduras por agua que limiten la temperatura que alcance en los puntos de uso.
    3. Durante el purgado se deben tomar precauciones para minimizar las salpicaduras y la generación de aerosoles.
    4. Es posible que para los otros dispositivos que usen agua, además de purgar el agua, se deban tomar medidas de limpieza adicionales como, por ejemplo, desechar el hielo. Siga las instrucciones del fabricante del dispositivo que use agua.
  4. Limpie todos los artículos decorativos que usen agua, como las fuentes.
    1. Asegúrese de seguir todas las directrices recomendadas por el fabricante para la limpieza.
    2. Asegúrese de que todos los artículos decorativos con agua estén libres de limo o biopelícula visible.
    3. Después de volver a llenar el dispositivo con agua, mida los niveles de desinfectante para asegurarse de que el agua sea segura para usar.
  5. Asegúrese de que las bañeras de hidromasajes o spas sean seguros para usar.
    1. Averigüe si su agencia reguladora local o estatal ha emitido directrices antes de su uso.
    2. Antes de llenar las bañeras de hidromasajes o spas con agua, asegúrese de que no tengan limo o biopelícula visible.
    3. Siga el procedimiento de desinfección de las bañeras de hidromasajes o spas antes de su uso.
      1. Guía de los CDC para la desinfección de bañeras de hidromasajes (siga los pasos del 4-9 y del 12-13). https://www.cdc.gov/legionella/downloads/hot-tub-disinfection.pdf pdf icon
      2. Los establecimientos podrían decidir hacer pruebas de Legionella de las bañeras de hidromasajes o spas antes de volverlas a poner en funcionamiento si los registros de mantenimiento previos del dispositivo, los resultados de las pruebas bacteriológicas o los casos de enfermedad del legionario asociados indican un nivel de riesgo elevado para los ocupantes. Todas las decisiones de hacer pruebas de Legionella deben tomarse en consulta con el personal del programa de manejo del agua del establecimiento y las autoridades de salud pública pertinentes.
    4. Asegúrese de que las torres de enfriamiento estén limpias y en buen estado de mantenimiento.
      1. Asegúrese de que a las torres de enfriamiento se les haya dado mantenimiento según las directrices del fabricante y las mejores prácticas de la industria (incluidos los procedimientos de encendido y apagado).
        1. Guía de procedimientos de encendido y apagado del Instituto de Tecnología de Enfriamiento (CT 159), https://cti.org/pub/cticode.php external icon
    5. Asegúrese de que no haya limo, sedimentos o biopelícula en la torre y el tanque de agua.
      Si la torre parece estar en buen estado de mantenimiento, realice un procedimiento de desinfección en línea.
      1. Guía de procedimientos de desinfección del Instituto de Tecnología de Enfriamiento, http://www.cti.org/downloads/WTP-148.pdf pdf iconexternal icon
  6. Asegúrese de que los equipos de seguridad, incluidos el sistema de rociadores para extinguir incendios, las estaciones de lavado de ojos y las duchas de seguridad estén limpios y en buen estado de mantenimiento.
    1. Purgue, limpie y desinfecte estos sistemas regularmente, según las especificaciones del fabricante.
  7. Dé mantenimiento al sistema de agua.
    1. Considere ponerse en contacto con la empresa de suministro de agua local para averiguar si ha habido interrupciones recientemente en el suministro de agua. Esto podría incluir trabajar con la empresa de agua local para asegurarse de que se hayan controlado recientemente los puntos de control normales cerca del edificio o en el medidor del edificio, o solicite que el nivel de desinfectante residual del agua que entra al edificio cumpla con los estándares establecidos.
    2. Después de que el sistema de agua haya regresado a la normalidad, asegúrese de minimizar el riesgo de que crezca Legionella al revisar regularmente los parámetros de calidad del agua, como su temperatura, pH y niveles de desinfectante.
    3. Siga su programa de manejo del agua, documente las actividades realizadas e intervenga pronto cuando ocurran desviaciones del programa no planificadas.

1 Por ejemplo, en un edificio húmedo con mala ventilación, en una región húmeda, podría aparecer moho en pocos días que, a menos que cambien esas condiciones, proliferará. Por contraste, en un edificio seco con buena ventilación, en un clima árido, podría no aparecer una cantidad significativa de moho por semanas o meses, o nunca.

2 Por ejemplo, un edificio con un sistema de agua potable que tenga una cantidad extensa de tramos muertos, un bajo nivel desinfectante residual, temperaturas de agua tibias, un flujo de agua mínimo y una biopelícula de Legionella establecida podría promover el crecimiento de una cantidad sustancial de Legionella y su diseminación en cuestión de semanas o meses. Por contraste, un edificio con un sistema de agua potable de diseño eficaz, que mantenga un alto nivel de desinfectante residual, temperaturas de agua caliente altas, un flujo regular de agua y no tenga una población de Legionella prexistente podría no favorecer la colonización de Legionella en absoluto.

Última actualización 22 de Ago. de 2020