Cómo implementar la reutilización de respiradores con pieza facial filtrante (FFR), incluida la reutilización después de la descontaminación, cuando se sepa que hay escasez de respiradores N95

Cómo implementar la reutilización de respiradores con pieza facial filtrante (FFR), incluida la reutilización después de la descontaminación, cuando se sepa que hay escasez de respiradores N95

Descontaminación y reutilización

Updated Aug. 21, 2020

Una versión anterior de este contenido, Descontaminación y reutilización de respiradores con pieza facial filtrante, se ha archivado y ya no se le hace mantenimiento.

Las “Estrategias de los CDC para optimizar el suministro de respiradores N95 con pieza facial filtrante (FFR, por sus siglas en inglés)” se redactaron para seguir un proceso continuo usando el enfoque de capacidad de manejo ante un aumento rápido de la demanda en el orden de capacidad convencional (práctica cotidiana), de contingencia (escasez prevista) y en situación de crisis (se sabe que hay escasez). Los respiradores N95 con pieza facial filtrante están diseñados para ser descartados después de cada uso. Los CDC formularon estrategias para contingencias y situaciones de crisis a fin de ayudar a los establecimientos de atención médica a conservar sus suministros cuando haya escasez.

Cuando la disponibilidad de respiradores N95 con pieza facial filtrante se torna limitada debido a una escasez prevista, primero se deben conservar los suministros usando estrategias para contingencias.

Estrategias para contingencias

  • Con el uso extendido, los respiradores N95 con pieza facial filtrante se usan durante un periodo prolongado, en múltiples contactos con pacientes, antes de se quiten y descarten (a diferencia de las estrategias convencionales en las cuales el respirador N95 con pieza facial filtrante se usa para atender a un paciente y luego se descarta). Esto desacelerará la tasa de uso de respiradores N95 con pieza facial filtrante para ayudar a aliviar las preocupaciones en torno al suministro.
  • Los respiradores N95 con pieza facial filtrante se usan más allá de la vida útil indicada por el fabricante en la prueba de ajuste y capacitación.

Después de probar las estrategias para contingencias mencionadas anteriormente y cuando se sepa que hay escasez de respiradores N95 con pieza facial filtrante, y los suministros disponibles no puedan satisfacer las necesidades sobre la base de la tasa de uso actual, se pueden usar estrategias para la capacidad en situación de crisis.

Estrategias para la capacidad en situación de crisis

  • Los respiradores (incluidos los respiradores N95 con pieza facial filtrante y otros tipos de respiradores) se usan más allá de la vida útil indicada por el fabricante para la atención médica.
  • Se utilizan respiradores que son similares a los respiradores aprobados por NIOSH, pero no están aprobados por NIOSH y están aprobados de acuerdo con normas usadas en otros países. NIOSH evaluó el rendimiento de algunos respiradores aprobados a nivel internacional y los resultados se pueden encontrar aquí.
  • Se usan respiradores que han cumplido la vida útil establecida por el fabricante, pero que no han sido evaluados por NIOSH.
  • Con la reutilización limitada, se usa un respirador N95 con pieza facial filtrante para atender a un paciente, luego se quita y se guarda antes de usarlo una cantidad limitada de veces para atender a otro paciente.
  • Se prioriza el uso de los respiradores N95 con pieza facial filtrante y las mascarillas por tipo de actividad de atención médica.

Esta guía brinda información sobre cómo determinar si, y cuándo, un establecimiento de atención médica debe funcionar en situaciones de crisis de respiradores N95 con pieza facial filtrante durante la pandemia del COVID-19, y cómo implementar en forma adecuada la reutilización limitada de los respiradores N95 con pieza facial filtrante, incluida la reutilización después de la descontaminación.

Cómo determinar si se necesita una estrategia para la capacidad en situación de crisis para los respiradores N95 con pieza facial filtrante

Dado que las estrategias para la capacidad en situación de crisis no son compatibles con los estándares de atención de los EE. UU., las estrategias para la capacidad en situación de crisis solo se deben implementar cuando se sepa que hay escasez de respiradores N95 con pieza facial filtrante y solo después de haber implementado estrategias convencionales y para contingencias.

La posibilidad de implementar estrategias específicas para la capacidad en situación de crisis dependerá del inventario disponible. El diagrama de flujo a continuación puede ayudar a los encargados de los programas respiratorios en establecimientos de atención médica a determinar si su centro de atención médica debe funcionar en situación de capacidad en crisis. Use la calculadora de la tasa de uso del equipo de protección personal (EPP) para ayudarse a planear y optimizar el uso del EPP.

Diagrama de flujo para determinar si se necesita una estrategia para la capacidad en situación de crisis para los respiradores N95 con pieza facial filtrante

Evaluar la suficiencia del inventario actual y la cadena de suministro de respiradores N95 con pieza facial filtrante

¿Es su inventario actual y cadena de suministro de respiradores N95 con pieza facial filtrante igual o mayor a sus necesidades de EPP?

¿Hay respiradores N95 con pieza facial filtrante disponibles de coaliciones de atención médica locales y socios de salud pública federales, estatales y locales (p. ej., personal para preparación y respuesta a emergencias de salud pública) que puedan cubrir sus necesidades de EPP sobre la base de su tasa de uso y capacidad para conseguir más EPP cuando sea necesario?

Use la calculadora de la tasa de uso del equipo de protección personal (EPP) disponible aquí para ayudarse a planear y optimizar el uso del EPP durante la respuesta a la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19).

Evaluar la disponibilidad de otros respiradores en su inventario

¿Hay respiradores aprobados por NIOSH que satisfagan o excedan el nivel de protección de los respiradores N95 con pieza facial filtrante en su inventario o de la cadena de suministro para cubrir sus necesidades de EPP?

¿Hay respiradores aprobados por NIOSH disponibles de coaliciones de atención médica locales y socios de salud pública federales, estatales y locales (p. ej., personal para preparación y respuesta a emergencias de salud pública) que puedan cubrir sus necesidades de EPP?

Otros dispositivos que se pueden usar son los respiradores N99, N100, P95, P99, P100, R95, R99 y R100 con pieza facial filtrante, respiradores elastoméricos, y respiradores purificadores de aire forzado (PAPR, por sus siglas en inglés).

El uso de estos dispositivos se incluye en las estrategias para la capacidad convencional para conservar el suministro de respiradores N95 con pieza facial filtrante. Se puede encontrar más información sobre otros dispositivos de protección respiratoria aprobados por NIOSH aquí.

Evaluar el uso extendido de los respiradores N95 con pieza facial filtrante

¿Puede el uso extendido de los respiradores N95 con pieza facial filtrante (usar el mismo respirador N95 con pieza facial filtrante para atender a más de un paciente) cubrir sus necesidades de EPP sobre la base de su tasa de uso y la capacidad para conseguir más EPP cuando sea necesario?

Se puede encontrar más información sobre el uso extendido de respiradores con pieza facial filtrante y otras estrategias para la capacidad de contingencia aquí.

Si la respuesta es “Sí” a cualquier situación

No está funcionando a capacidad en situación de crisis.

Siga las estrategias para la capacidad en situación convencional o si se prevé escasez, estrategias para la capacidad en situación de contingencia. Siga monitoreando las necesidades de protección respiratoria actuales y el uso. Se puede encontrar más información sobre estrategias de optimización aquí.

Si la respuesta es “No” a cualquier situación

Aplique estrategias para capacidad en situación de crisis.

Se puede encontrar más información aquí.

Revise la cadena de suministro y otros recursos con frecuencia (p. ej., a diario).

¿Qué es la reutilización limitada de respiradores con pieza facial filtrante?

La reutilización limitada de respiradores con pieza facial filtrante se refiere a la práctica de usar el mismo respirador N95 con pieza facial filtrante u otro respirador con pieza facial filtrante para múltiples encuentros con pacientes, pero se quita (retira) después de cada encuentro [1]. Esto es diferente del uso extendido de un respirador con pieza facial filtrante en el que el mismo respirador se usa continuamente para encuentros con múltiples pacientes. Durante la reutilización limitada, el respirador con pieza facial filtrante se guarda entre los encuentros y se vuelve a poner antes del próximo encuentro con un paciente. La descontaminación de los respiradores N95 con pieza facial filtrante se puede considerar parte de las estrategias de reutilización limitada. El uso extendido también se puede considerar parte de las estrategias de reutilización limitada según las cuales el respirador N95 con pieza facial filtrante se usa en contactos con múltiples pacientes y luego se guarda o descontamina ante de reutilizarlo. Se puede encontrar más información sobre la implementación de la reutilización y el uso extendido aquí.

La cantidad de veces en que se puede reutilizar un respirador con pieza facial filtrante está limitada por lo siguiente:

  • el ajuste
  • el rendimiento de la filtración
  • la contaminación y la suciedad
  • el daño

Los respiradores con pieza facial filtrante visiblemente contaminados con sangre, secreciones respiratorias o nasales u otros líquidos corporales se deben descartar y no reutilizar. Los respiradores con pieza facial filtrante dañados (p. ej., con bandas rotas, pieza de la nariz rota), deformes o que no puedan pasar una prueba de ajuste también se deben descartar y no reutilizar.

Se puede encontrar más información sobre la reutilización limitada de los respiradores con pieza facial filtrante aquí.

¿Cuándo se debe implementar la reutilización limitada?

La reutilización limitada de respiradores con pieza facial filtrante es solo una de varias estrategias disponibles para abordar una situación de capacidad en crisis de los respiradores N95 con pieza facial filtrante cuando se sabe que hay escasez de dispositivos después de la implementación de estrategias para la capacidad convencional y de contingencia. Solo se debe considerar durante una situación de capacidad en crisis en el curso de una emergencia declarada de salud pública. Cuando ya no exista una situación de crisis en torno a los respiradores N95 con pieza facial filtrante, no se debe recurrir a la reutilización limitada.

Antes de tomar la decisión de implementar la reutilización de los respiradores con pieza facial filtrante, los establecimientos deben explorar oportunidades para pasar a respiradores que estén diseñados para ser descontaminados y reutilizados (p. ej., respiradores elastoméricos o respiradores purificadores de aire forzado) para reducir la demanda de respiradores con pieza facial filtrante y la necesidad de estrategias para la capacidad en situación de crisis.

Limitaciones para la reutilización limitada de respiradores con pieza facial filtrante

Disminución del ajuste y del rendimiento de la filtración del respirador N95 con pieza facial filtrante

Los respiradores N95 con pieza facial filtrante certificados por NIOSH están diseñados para filtrar el 95 % de las partículas cuando están correctamente ajustados al rostro del usuario. Esto significa que un N95 que no se ajusta correctamente al rostro del usuario probablemente le brindará menor protección. Los respiradores N95 con pieza facial filtrante están diseñados para ser dispositivos de uso único, pero se pueden usar múltiples veces con estrategias para la capacidad en situación de crisis. El rendimiento de los respiradores N95 con pieza facial filtrante disminuirá a medida que aumente la cantidad de horas y de veces que se pongan y quiten.

La cantidad de veces que se puede reutilizar un respirador con pieza facial filtrante probablemente estará limitada por su ajuste porque las bandas para atarlo se pueden volver más débiles o estirar después de cada colocación. Cada vez que se pone o quita un respirador N95 con pieza facial filtrante, puede verse afectada la integridad de las bandas. La colocación y remoción repetidas harán que las bandas ya no generen suficiente fuerza para crear un sellado hermético en el rostro. El sellado deficiente resultante permitirá el ingreso de aire no filtrado al respirador N95 con pieza facial filtrante y en la zona de respiración del usuario.

Los CDC recomiendan limitar la cantidad de veces que se use un respirador N95 con pieza facial filtrante a no más de cinco por dispositivo. Algunos modelos de respiradores con pieza facial filtrante se podrían usar más de cinco veces [2]. En un estudio se indicó que el rendimiento del ajuste disminuyó tras múltiples usos consecutivos y que el ajuste varió entre los diferentes modelos de respiradores con pieza facial filtrante examinados [3]. Si la orientación del fabricante sobre la cantidad de veces que se pueda usar un respirador con pieza facial filtrante en particular no está disponible, los CDC recomiendan limitar la cantidad de usos a no más de cinco por dispositivo sobre la base de datos publicados sobre cambios en el ajuste del respirador con pieza facial filtrante derivados de un número limitado de modelos de respirador con pieza facial filtrante en múltiples usos.

En un estudio observacional reciente, realizado en la sala de emergencias de un hospital durante la pandemia del COVID-19, se halló que el uso extendido y la reutilización de los respiradores N95 con pieza facial filtrante, según fueron medidos por el total de horas y los turnos en que se usó la mascarilla y la cantidad de veces que se puso y quitó, se asoció con un aumento de fallas en el ajuste de los respiradores. En este estudio también se mostró que algunos modelos de respiradores con pieza facial filtrante se podrían usar más de cinco veces [2]. El rendimiento del ajuste durante la reutilización limitada debe ser vigilado por el encargado del programa de protección respiratoria o por el personal de seguridad adecuado. Se puede encontrar información sobre cómo evaluar el ajuste del respirador N95 con pieza facial filtrante durante la reutilización limitada a continuación. Se puede encontrar más información sobre la reutilización limitada de los respiradores con pieza facial filtrante aquí.

Riesgo de contaminación y autocontaminación del respirador N95 con pieza facial filtrante

Los respiradores con pieza facial filtrante, que generalmente están hechos con varias capas de materiales, se pueden contaminar mientras filtran el aire que inhala el usuario durante las exposiciones a aerosoles cargados de patógenos. Los estudios [4-6] han mostrado que:

  • La capa exterior del respirador con pieza facial filtrante, que es la capa más distante del rostro del usuario, puede contaminarse cuando se expone a aerosoles con virus.
  • La capa interior del respirador con pieza facial filtrante, que es la más cercana al rostro del usuario, es improbable que se contamine.
  • La capa de filtración con electretos, que se encuentra entre la capa interna y la externa del respirador con pieza facial filtrante, atrapa la mayor parte de las partículas de virus en los aerosoles.

Los patógenos atrapados por la capa de filtración con electretos del respirador con pieza facial filtrante no salen fácilmente de allí debido a fuerzas de atracción entre las partículas y los medios de filtración con electretos [7]. Es poco probable que se produzca el contacto físico del usuario con la capa de filtración debido a su ubicación dentro del respirador con pieza facial filtrante. La superficie exterior, la superficie más alejada del rostro del usuario, presenta el riesgo más alto para la transferencia de los patógenos al usuario. Los usuarios deben practicar higiene de las manos antes y después de tocar cualquier respirador con pieza facial filtrante para evitar la posible contaminación con las manos de la capa exterior del respirador.

Los usuarios de respiradores con pieza facial filtrante nuevos o reutilizados deben ser cuidadosos para evitar contaminarlos cuando:

  • Se pongan y quiten el respirador con pieza facial filtrante
  • Modifiquen el ajuste o la colocación del respirador con pieza facial filtrante
  • Revisen el sellado en el usuario al momento de ponerse un respirador con pieza facial filtrante que haya sido previamente usado

Una estrategia de reutilización limitada para reducir el riesgo de autocontaminación

Una estrategia para reducir el riesgo de transferencia por contacto de patógenos provenientes del respirador con pieza facial filtrante al usuario durante la reutilización es entregar cinco respiradores N95 con pieza facial filtrante a cada miembro del personal de atención médica que atienda a pacientes con COVID-19 presunto o confirmado. El miembro del personal de atención médica puede usar un respirador N95 con pieza facial filtrante cada día y guardarlo, al finalizar cada turno, en una bolsa de papel que deje pasar el aire, y rotar a diario cada respirador N95 con pieza facial filtrante con un intervalo de cinco días como mínimo entre cada uso. Esto dará algo de tiempo para que los patógenos “vayan muriendo” durante el almacenamiento [8]. Esta estrategia requiere de un mínimo de cinco respiradores N95 con pieza facial filtrante por miembro del personal de atención médica, siempre que se los pongan, quiten, cuiden y guarden correctamente cada día.

Como precaución, el personal de atención médica debe tratar los respiradores con pieza facial filtrante reutilizados como si estuvieran contaminados, y prevenir la contaminación de los respiradores antes de ponérselos tomando las precauciones esbozadas en las recomendaciones para la reutilización que se encuentran aquí. Debe practicarse la higiene de las manos con agua y jabón, o con un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol, antes de ponerse el respirador con pieza facial filtrante, y después de tocarlo o acomodarlo mientras esté en uso (si fuera necesario por comodidad o para mantener el ajuste) o después de quitárselo. Se puede encontrar más información sobre maneras de minimizar los riesgos de la reutilización de los respiradores con pieza facial filtrante aquí.

Los CDC recomiendan limitar la cantidad de veces que se ponga un respirador N95 con pieza facial filtrante a no más de cinco por dispositivo. Algunos modelos de respiradores con pieza facial filtrante se podrían usar más de cinco veces [2]. El rendimiento del ajuste durante la reutilización limitada debe ser vigilado por el encargado del programa de protección respiratoria o por el personal de seguridad adecuado. Se puede encontrar información sobre cómo evaluar el ajuste del respirador N95 con pieza facial filtrante durante la reutilización limitada a continuación.

Si los suministros son aún más limitados y no se cuenta con cinco respiradores para cada trabajador que los necesite, podría ser necesaria la reutilización de los respiradores N95 con pieza facial filtrante con la descontaminación del respirador.

¿Qué es la descontaminación del respirador con pieza facial filtrante?

La descontaminación es el proceso de reducir la cantidad de patógenos en los respiradores con pieza facial filtrante usados, antes de volver a usarlos. Se usa para limitar el riesgo de autocontaminación. Estos respiradores solo se deberían descontaminar y volver a usar cuando haya escasez de suministros. La descontaminación solo se debe realizar en respiradores con pieza facial filtrante aprobados por NIOSH sin válvula de exhalación.

En la actualidad, los respiradores con pieza facial filtrante se consideran productos de un solo uso y no existe actualmente ningún método autorizado por el fabricante para descontaminarlos antes de volver a usarlos. Solo los fabricantes de los respiradores pueden proveer orientación confiable sobre cómo descontaminar los modelos particulares que producen. A falta de recomendaciones del fabricante, es posible que otras organizaciones (como empresas especializadas en descontaminación, organizaciones de seguridad o laboratorios de investigaciones) también puedan proveer orientación o procedimientos sobre cómo descontaminarlos sin afectar su rendimiento.

Los métodos eficaces de descontaminación deben reducir la carga de patógenos en el respirador, no deben afectar el ajuste ni el rendimiento de la filtración, y tampoco deben presentar un peligro por sustancias químicas residuales. NIOSH revisó la literatura científica sobre la descontaminación de respiradores con pieza facial filtrante debido a estas consideraciones. NIOSH halló que, hasta abril del 2020, la irradiación germicida ultravioleta, el peróxido de hidrógeno vaporizado y el calor húmedo han mostrado ser los métodos de descontaminación potenciales más prometedores para los respiradores con pieza facial filtrante.

El 29 de marzo del 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. (FDA) otorgó la primera Autorización de Uso de Emergencia (EUA) de un proceso de descontaminación y posteriormente otorgó otras. Los establecimientos de atención médica deben consultar el sitio web de autorizaciones de uso de emergencia de la FDAexternal icon para obtener la información más actualizada.

Se debe explorar la eficacia del uso de cualquiera de los métodos que se mencionan en esta guía con los modelos específicos del respirador, el fabricante y, de ser necesario, los aportes y el apoyo de una tercera parte experta a fin de lograr un mejor entendimiento sobre el impacto de la descontaminación sobre el rendimiento del respirador (incluida la capacidad de filtrado y el ajuste a la cara del usuario) y su integridad estructural (incluida la integridad de las bandas de sujeción y otras partes).

Los empleadores deben poder demostrar la eficacia de cualquier método de descontaminación que usen contra los posibles contaminantes (es decir, patógenos) de interés, incluido el SARS-CoV-2. Los empleadores deben, asimismo, asegurarse de que los métodos de descontaminación que usen, incluidos aquellos que cuenten con la autorización de uso de emergencia de la FDA, no produzcan peligros adicionales de seguridad (p. ej., arcos eléctricos por poner los respiradores con partes metálicas en el microondas) o que los trabajadores estén debidamente protegidos contra esos peligros mediante el uso de controles administrativos y de ingeniería adecuados, prácticas de trabajo seguras y equipo de protección personal.

La descontaminación podría alterar el material filtrante, las bandas de sujeción, el material del puente de la nariz y partes de las bandas de los respiradores con pieza facial filtrante desechables y, de esta manera, afectar el ajuste del respirador a la cara del usuario, reducir la eficacia del filtrado y entorpecer el paso de aire por la pieza facial. La descontaminación podría producir riesgos de inhalación de sustancias químicas y debería evaluarse la posibilidad de que se produzca emisión de compuestos volátiles.

Si bien descontaminar y volver a usar los respiradores con pieza facial filtrante anula la aprobación de NIOSH y esta práctica no está permitida conforme con la norma de protección respiratoria de la OSHA en condiciones de uso normales, posiblemente se deban considerar estas opciones durante una situación de capacidad en crisis en la que haya escasez de respiradores con pieza facial filtrante.

Consideraciones antes de tomar la decisión de descontaminar los respiradores con pieza facial filtrante

La descontaminación de los respiradores con pieza facial filtrante es una estrategia disponible durante una situación de capacidad en crisis de respiradores N95 con pieza facial filtrante

Antes de implementar la descontaminación, se deben utilizar primero otras estrategias para conservar los suministros de respiradores durante una situación de capacidad en crisis de respiradores N95 con pieza facial filtrante. Otras estrategias para la capacidad en situación de crisis para conservar los suministros de respiradores se pueden encontrar aquí.

  • Use respiradores identificados por los CDC como respiradores que funcionan adecuadamente para la atención médica más allá de la vida útil indicada por el fabricante.
  • Use respiradores que sean similares a los respiradores aprobados por NIOSH y a los no aprobados por NIOSH, pero que estén aprobados de acuerdo con normas usadas en otros países.
  • Implemente la reutilización limitada de respiradores N95 con pieza facial filtrante por un miembro del personal de atención médica en múltiples encuentros con pacientes diferentes, pero haga que el miembro del personal se lo quite después de cada encuentro.
  • Priorice el uso de los respiradores N95 con pieza facial filtrante y de las mascarillas por tipo de actividad cuando se atiendan pacientes sintomáticos que tengan o no mascarillas.

La descontaminación del respirador N95 con pieza facial filtrante no aumentará la cantidad de veces o de horas que se puede usar un respirador con pieza facial filtrante

La descontaminación de un respirador N95 con pieza facial filtrante inactiva los virus y las bacterias en el dispositivo, pero no lo restaura para que vuelva a funcionar como “nuevo”. Los estudios de descontaminación han evaluado el efecto del proceso de descontaminación en el ajuste y en el rendimiento de la filtración de los respiradores N95 con pieza facial filtrante; sin embargo, estos estudios no consideraron la probabilidad de que estos respiradores usados por el personal de atención médica se pongan y quiten múltiples veces antes de descontaminarlos. El rendimiento de los respiradores N95 con pieza facial filtrante disminuirá a medida que aumente la cantidad de horas y de veces que se pongan y quiten. La descontaminación y la manipulación repetidas de los respiradores con pieza facial filtrante pueden dañar el ajuste y el rendimiento de la filtración de los respiradores N95 con pieza facial filtrante. El rendimiento del ajuste durante la reutilización limitada, como en los respiradores con pieza facial filtrante descontaminados, debe ser vigilado por el encargado del programa de protección respiratoria o por el personal de seguridad adecuado. Se puede encontrar información sobre cómo evaluar el ajuste del respirador N95 con pieza facial filtrante durante la reutilización limitada a continuación.

Los efectos de la descontaminación del respirador N95 con pieza facial filtrante pueden variar según el modelo

Solo los fabricantes de los respiradores pueden ofrecer orientación confiable sobre cómo descontaminar sus modelos específicos de respiradores con pieza facial filtrante. Ante la ausencia de recomendaciones del fabricante, otras entidades externas también pueden brindar orientación o procedimientos sobre cómo descontaminar los respiradores sin incidir en su rendimiento.

Se deben evaluar los métodos de descontaminación para cada modelo de respirador con pieza facial filtrante que actualmente se use en un programa de protección respiratoria de un establecimiento. Se debe evaluar el método o poner a disposición datos provenientes de entidades externas que hagan descontaminación, que demuestren que:

  • El método puede inactivar virus y bacterias.
  • El rendimiento de la filtración no es afectado después de cada ciclo de descontaminación.
  • El rendimiento del ajuste del respirador no es afectado después de cada ciclo de descontaminación.
  • La emisión de compuestos volátiles de las sustancias químicas de la descontaminación cae por debajo del rango permisible.

NIOSH ha evaluado el rendimiento de la filtración y del ajuste de algunos modelos de respiradores N95 con pieza facial filtrante usando una variedad de métodos de descontaminación. Estas evaluaciones se realizaron en respiradores nuevos, no usados, que habían sido descontaminados y no incluyeron la eficacia del método para inactivar virus o bacterias. Los resultados de estas evaluaciones están disponibles aquí.

Se deben monitorear los respiradores con pieza facial filtrante descontaminados y se les debe realizar seguimiento

Hay aproximadamente 500 modelos de respiradores N95 con pieza facial filtrante certificados por NIOSH y cada uno tiene un conjunto individual de materiales y características de fabricación, incluidos el área de la superficie y el “espacio muerto”. Es importante verificar con el fabricante a fin de cerciorarse de que el respirador usado se sometió a evaluación para determinar si el método de descontaminación es adecuado. El hecho de que un método sea eficaz para un respirador no significa que será eficaz para un respirador diferente.

Los establecimientos de atención médica que usan múltiples modelos de respiradores con pieza facial filtrante deben formular un proceso para garantizar el uso de los métodos de descontaminación apropiados para sus modelos actuales de respiradores con pieza facial filtrante. Este proceso debe incluir varios datos respecto del proceso de descontaminación, el uso de los respiradores con pieza facial filtrante y el seguimiento de toda reacción adversa, como irritaciones de la piel, dolores de cabeza y dificultad para respirar. Este proceso debe incluir:

  • Una lista de los modelos de respiradores con pieza facial filtrante actuales en uso y la capacidad de cada modelo que se descontaminará usando el método de descontaminación actual.
  • La cantidad de respiradores con pieza facial filtrante disponibles y un plan para la descontaminación que no producirá escasez adicional.
  • La cantidad de ciclos que cada respirador con pieza facial filtrante ha sido descontaminado.
  • La recolección de datos relacionados con cualquier efecto adverso como irritación de la piel, olores o emisión de compuestos volátiles, reclamos fisiológicos, como dolores de cabeza o dificultad para respirar, etc.
  • Muestreo de respiradores descontaminados para medir la eficacia de la filtración y el rendimiento del ajuste.
  • Evaluación frecuente del rendimiento del ajuste de los respiradores con pieza facial filtrante descontaminados.

Todos los empleados deben recibir capacitación adecuada sobre cómo reutilizar los respiradores con pieza facial filtrante, incluso sobre cómo descontaminar estos respiradores, si se implementara

Los establecimientos deben suministrar al personal de atención médica la educación y capacitación requeridas, lo cual incluye hacerlo demostrar su competencia para ponerse y quitarse todo conjunto de EPP que use al realizar las tareas laborales que son de su responsabilidad, como la prestación de cuidados a pacientes. Los empleados deben ser capacitados adecuadamente para reutilizar los respiradores con pieza facial filtrante y usar los que hayan sido descontaminados. La capacitación debe abordar lo siguiente:

  • Los riesgos de la autocontaminación durante la reutilización
  • Las limitaciones de los respiradores con pieza facial filtrante descontaminados
  • Cómo guardar y etiquetar correctamente los respiradores con pieza facial filtrante
  • Cómo ponerse y quitarse correctamente los respiradores con pieza facial filtrante
  • Cuándo descartar los respiradores con pieza facial filtrante
  • Cómo revisar el sellado en el usuario

Se puede encontrar más información sobre cómo reutilizar los respiradores con pieza facial filtrante aquí.

Cómo evaluar el rendimiento de los respiradores con pieza facial filtrante reutilizados, incluidos los respiradores con pieza facial filtrante descontaminados

Los usuarios de respiradores con pieza facial filtrante deben revisar el sellado en el usuario cada vez que se pongan uno. Se puede encontrar más información sobre cómo revisar el sellado en el usuario aquí; esa información también podría estar incluida en las instrucciones para el usuario suministradas por el fabricante. En cuanto a los respiradores con pieza facial filtrante que se hayan usado más de cinco veces, los encargados del programa de respiradores con pieza facial filtrante deben considerar la implementación de una evaluación cualitativa del rendimiento del ajuste de esos respiradores. Una evaluación cualitativa del rendimiento del ajuste del respirador con pieza facial filtrante no es lo mismo que una prueba cualitativa del ajuste, pero se puede hacer usando los mismos agentes y ejercicios que se usan para la prueba cualitativa del ajuste. La evaluación cualitativa del rendimiento del ajuste del respirador con pieza facial filtrante es una evaluación abreviada en la que cada ejercicio se realiza durante 15 segundos [9]. Si el usuario detecta el agente de prueba mientras realiza estos ejercicios, el ajuste del respirador con pieza facial filtrante reutilizado podría estar comprometido. Cuando la disponibilidad de soluciones de prueba del ajuste prestablecidas es limitada, se pueden preparar muchas con el uso de sustancias químicas disponibles comercialmente según las instrucciones que aparecen aquí.

Una evaluación cualitativa del rendimiento del respirador con pieza facial filtrante se realiza de la siguiente manera:

  1. El usuario del respirador con pieza facial filtrante se debe poner el respirador que usó anteriormente (para reutilización) o llevar puesto un respirador con pieza facial filtrante (uso extendido).
  2. El usuario se pone la capucha de prueba.
  3. Se libera el agente de prueba dentro de la capucha (agregar más agente de prueba cada 30 segundos).
  4. El usuario realiza 7 ejercicios durante 15 segundos cada uno:
    1. Respira normalmente
    2. Respira profundamente
    3. Mueve la cabeza de un lado a otro
    4. Mueve la cabeza hacia arriba y hacia abajo
    5. Habla
    6. Se inclina hacia adelante a la altura de la cintura
    7. Respira normalmente

Cuándo dejar de usar las estrategias para la capacidad en situación de crisis y volver a las operaciones normales

Tan pronto como los suministros nuevos puedan satisfacer la demanda prevista, se debe interrumpir toda reutilización y descontaminación de respiradores. Los respiradores con pieza facial filtrante solo se deben reutilizar cuando se opera a capacidad en situación de crisis debido a la incapacidad de los suministros de respiradores con pieza facial filtrante de satisfacer la tasa de uso. Las tasas actuales de uso y de disponibilidad de los respiradores con pieza facial filtrante se deben monitorear a diario. Por otra parte, se deben verificar regularmente las opciones de la cadena de suministro para determinar si se pueden adquirir más respiradores con pieza facial filtrante u otras formas adecuadas de protección respiratoria. Otros dispositivos que se pueden usar son los respiradores N99, N100, P95, P99, P100, R95, R99 y R100 con pieza facial filtrante, respiradores elastoméricos, y respiradores purificadores de aire forzado (PAPR, por sus siglas en inglés). El uso de estos dispositivos se incluye en las estrategias para la capacidad convencional para conservar el suministro de respiradores N95 con pieza facial filtrante. Se puede encontrar más información sobre el uso de otros dispositivos respiratorios aprobados por NIOSH aquí. La descontaminación de los respiradores con pieza facial filtrante solo se debe implementar como una estrategia para la capacidad en situación de crisis durante una emergencia de salud pública declarada y no se debe practicar cuando se cuenta con otros dispositivos o si hay suficientes respiradores N95 con pieza facial filtrante para dejar de usar las estrategias para la capacidad en situación de crisis. Los establecimientos que deseen incorporar respiradores que se puedan descontaminar y reutilizar en su estrategia a largo plazo deben considerar el uso de respiradores reutilizables como los respiradores elastoméricos o los PAPR.

Referencias

  1. Fisher, Edward M., and Ronald E. Shaffer. “Considerations for recommending extended use and limited reuse of filtering facepiece respirators in health care settings.” Journal of occupational and environmental hygiene 11.8 (2014): D115-D128.
  2. Degesys, Nida F., et al. “Correlation Between N95 Extended Use and Reuse and Fit Failure in an Emergency Department.” JAMA (2020).
  3. Bergman, Michael S., et al. “Impact of multiple consecutive donnings on filtering facepiece respirator fit.” American journal of infection control 40.4 (2012): 375-380.
  4. Fisher, Edward M., et al. “Development of a test system to apply virus-containing particles to filtering facepiece respirators for the evaluation of decontamination procedures.” Applied and Environmental Microbiology 75.6 (2009): 1500-1507.
  5. Noti, John D., et al. “Detection of infectious influenza virus in cough aerosols generated in a simulated patient examination room.” Clinical Infectious Diseases 54.11 (2012): 1569-1577.7.
  6. Brady, Tyler M., et al. “Transfer of bacteriophage MS2 and fluorescein from N95 filtering facepiece respirators to hands: Measuring fomite potential.” Journal of occupational and environmental hygiene 14.11 (2017): 898-906.
  7. Fisher, Edward M., et al. “Reaerosolization of MS2 bacteriophage from an N95 filtering facepiece respirator by simulated coughing.” Annals of occupational hygiene 56.3 (2012): 315-325.
  8. van Doremalen, Neeltje, et al. “Aerosol and surface stability of SARS-CoV-2 as compared with SARS-CoV-1.” New England Journal of Medicine 382.16 (2020): 1564-1567.
  9. Nelson, T. J., et al. “Development of an abbreviated qualitative fit test using bitter aerosol.” J Int Soc Respir Protect 20 (2003): 102-9.
Last Updated Aug. 21, 2020