Brotes de tosferina

La tosferina (tos convulsa o pertussis) es una enfermedad común (endémica) en los Estados Unidos, donde se presentan cantidades máximas de casos reportados cada pocos años y brotes frecuentes. En el 2012, el año más reciente en el que se alcanzó un punto máximo, los estados notificaron 48 277 casos de tosferina. Durante los brotes de tosferina, el objetivo primordial es proteger a los bebés de que se enfermen y mueran de tosferina. Un segundo objetivo es proteger a las personas de las demás edades de que contraigan la enfermedad.

Identificación de brotes de tosferina

Brote de tosferina. Póngase la vacuna.

Los brotes de tosferina pueden ser difíciles de identificar y controlar, y puede que haya casos que no sean notificados. Existen otros agentes patógenos que con frecuencia causan síntomas similares a los de la tosferina. Además, en algunas oportunidades la tosferina circula al mismo tiempo que otros patógenos (bacterianos y virales).

Los profesionales de atención médica comúnmente usan las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para diagnosticar la tosferina. La capacidad de las pruebas de PCR para mostrar correctamente quién no tiene esta enfermedad (especificidad) varía. Esto es importante porque si una prueba tiene una especificidad alta y alguien tiene un resultado positivo, entonces es muy probable que realmente tenga la enfermedad.

Como las pruebas de PCR varían en especificidad, los CDC recomiendan que se obtenga la confirmación con un cultivo (un análisis de laboratorio donde se multiplican las bacterias) al menos en uno de los presuntos casos cada vez que se sospeche un brote de tosferina.

Se han presentado brotes falsos de tosferina (pseudobrote) debido a resultados falsos positivos en las pruebas de PCR. Esto destaca la importancia de reconocer los signos y síntomas clínicos, y de hacer los análisis de laboratorio en forma cuidadosa.

Protección de los bebés

Para reducir el riesgo de tosferina en las mujeres que acaban de dar a luz y en sus bebés pequeños, los CDC recomiendan que las mujeres embarazadas reciban la vacuna Tdap en cada embarazo. El momento en que se recomienda aplicar la vacuna es entre las semanas 27 y 36 del embarazo, preferiblemente al principio de este periodo.

Durante los brotes, los esfuerzos de prevención deben centrarse en mejorar las tasas de la aplicación de la vacuna Tdap en las mujeres embarazadas para reducir los casos de enfermedad grave y posibles muertes en bebés vulnerables.

Uso de antibióticos

Hay más casos de tosferina que están ocurriendo y se están propagando a través de las comunidades. Por ese motivo, puede que no sea eficaz que los departamentos de salud:

  • Inviertan mucho tiempo y recursos buscando a aquellos que se hayan expuesto a la tosferina (rastreo amplio de contactos).
  • Provean antibióticos a todos los contactos para ayudar a prevenir casos adicionales de tosferina (profilaxis antimicrobiana posexposición, o PEP, por sus siglas en inglés).

Los antibióticos pueden prevenir la tosferina si se dan antes de que comiencen los síntomas. Sin embargo, no hay datos que muestren que el uso amplio de la PEP entre los contactos de las personas con tosferina sea eficaz para controlar o limitar la magnitud de los brotes de esta afección.

En vista de estas consideraciones, los CDC promueven que la PEP esté dirigida a las personas:

  • Con alto riesgo de presentar un caso grave de tosferina, como los bebés.
  • Que tendrán contacto cercano con quienes tienen alto riesgo de presentar un caso grave.

Otra consideración importante es el uso excesivo de antibióticos. Los CDC están promoviendo activamente el uso adecuado de antibióticos entre los profesionales de atención médica y los pacientes. Vea las directrices para la PEP.

Detección sistemática activa

Los funcionarios de salud pública pueden contemplar la detección sistemática activa de los pacientes sintomáticos con tosferina presunta durante los brotes, en lugares como escuelas, guarderías infantiles y hospitales. La detección sistemática activa de casos presuntos puede lograr lo siguiente:

  • Reducir la exposición a personas con tosferina.
  • Alentar la evaluación médica y el tratamiento oportunos de los casos.
  • Promover la pronta administración de antibióticos a los contactos cercanos de alto riesgo.
Esta página fue revisada: el 18 de noviembre del 2019