Signos y síntomas

La tosferina (tos convulsa) puede enfermar de gravedad a bebés, niños, adolescentes y adultos. Los síntomas de la tosferina por lo general aparecen dentro de los 5 a 10 días después de estar expuesto a la enfermedad. Algunas veces pueden pasar hasta 3 semanas antes de que aparezcan los síntomas de la tosferina.

Primeros síntomas

Esta enfermedad suele comenzar con síntomas parecidos a los del resfriado y tal vez una tos leve o fiebre. En los bebés, la tos puede ser mínima o incluso estar del todo ausente. Los bebés pueden presentar un síntoma llamado “apnea”. La apnea es una pausa que se produce en el patrón de respiración del niño. La tosferina es más peligrosa en los bebés. Alrededor de la mitad de los bebés menores de 1 año que contraen la enfermedad necesitan atención médica en el hospital. Obtenga más información acerca de las complicaciones de la tosferina.

En el caso de las personas que se aplicaron la vacuna contra la tosferina:

  • En la mayoría de los casos, la tos no dura tantos días.
  • Los accesos de tos, el sonido de la tos forzada y los vómitos después de los accesos ocurren con menos frecuencia.
  • El porcentaje de niños con apnea (pausa larga al respirar), cianosis (coloración azul o morada de la piel debido a la falta de oxígeno) y vómitos es menor.

Los primeros síntomas pueden durar de 1 a 2 semanas y suelen incluir:

  • Moqueo
  • Fiebre baja (generalmente mínima durante todo el curso de la enfermedad)
  • Tos leve ocasional
  • Apnea: una pausa en la respiración (en los bebés)

En sus primeras etapas, la tosferina no parece ser algo más que un resfriado común. Por ese motivo, los profesionales de atención médica a menudo solo la presumen o diagnostican cuando aparecen los síntomas más graves.

Síntomas en las etapas más avanzadas

Después de 1 a 2 semanas, y a medida que la enfermedad evoluciona, pueden aparecer los síntomas típicos de la tosferina. Estos incluyen:

  • Paroxismos (accesos) de mucha tos rápida seguida de un sonido de respiración forzada y de alta frecuencia (whoop).
  • Vómitos durante o después de los accesos de tos.
  • Agotamiento (mucho cansancio) después de los accesos de tos.
Tosferina en los bebés

Es importante saber que en muchos bebés la tosferina no provoca nada de tos. En cambio, hace que dejen de respirar y que la piel se les ponga azulada.

La tosferina puede causar una tos violenta y rápida que se repite una y otra vez hasta que no queda aire en los pulmones. Cuando no hay más aire en los pulmones, esto provoca una inspiración ruidosa. Esta tos extrema puede causar vómitos y mucho cansancio. Aunque después de un acceso de tos la persona frecuentemente queda exhausta, es normal que entre un acceso y el otro parezca estar bastante bien. Los accesos de tos pueden ocurrir con más frecuencia durante la noche, y se hacen más comunes y más fuertes a medida que la enfermedad evoluciona. Estos accesos pueden producirse por hasta 10 semanas o más. En China, la tosferina es conocida como “la tos de los 100 días”.

Cuando la enfermedad es más leve (menos grave), es común que no provoque el sonido de respiración forzada. Por lo general, la infección es más leve en los adolescentes y los adultos, especialmente en quienes se aplicaron la vacuna contra la tosferina.

Evolución de la tos ferina

Ver imagen ampliada

Recuperación

La recuperación de la tosferina puede ser lenta. La tos se vuelve más leve y menos frecuente. Sin embargo, los accesos de tos pueden regresar con otras infecciones respiratorias muchos meses después de que haya comenzado la infección de la tosferina.

Referencias

 Inicio de la página

Esta página fue revisada el: 7 de agosto de 2017