Signos y síntomas

La tosferina puede comenzar como un resfriado común; sin embargo, a diferencia de este, la tos puede durar semanas o meses.

Los síntomas de la tosferina por lo general aparecen entre 5 y 10 días después de haber estado en contacto con las bacterias que causan la enfermedad. A veces pueden pasar hasta 3 semanas antes de que aparezcan los síntomas.

Primeros síntomas: fase 1

Cuándo consultar a un profesional de atención médica

Consulte a un profesional de atención médica si usted o su hijo:

  • Tienen dificultades para respirar
  • Se ponen azules o morados
  • Tienen accesos violentos de tos
  • Tienen tos rápida y repetida
  • No están tomando suficientes líquidos

Siempre que una persona tenga dificultad para respirar, es importante que consulte a un profesional de atención médica de inmediato.

Esta enfermedad suele comenzar con síntomas parecidos a los del resfriado y tal vez una tos leve o fiebre.

Los primeros síntomas pueden durar de 1 a 2 semanas y suelen incluir:

  • Moqueo o congestión nasal
  • Fiebre baja (menos de 100.4 °F)
  • Tos leve ocasional (puede no suceder con los bebés)
  • Apnea (pausas en la respiración que pueden ser mortales) y ponerse azul o morado en el caso de bebes y niños pequeños

En sus primeras etapas, la tosferina no parece ser algo más que un resfriado común. Por ese motivo, los profesionales de atención médica a menudo solo la presumen o diagnostican cuando aparecen los síntomas más graves.

Síntomas posteriores: fase 2

Entre una y dos semanas después de que empiecen los primeros síntomas, las personas con tosferina podrían presentar accesos de tos rápidos, violentos e incontrolables (paroxismos). Estos accesos de tos generalmente duran entre 1 y 6 semanas, pero pueden durar hasta 10 semanas. Los accesos de tos generalmente empeoran y se vuelven más comunes a medida que la enfermedad continúa.

Estos accesos pueden hacer que las personas:

  • Emitan un sonido agudo causado por una inspiración intensa y ruidosa cuando finalmente pueden inhalar al final de un acceso
  • Vomiten durante o después de los accesos
  • Se sientan muy cansadas después del acceso, pero parezcan estar bien entre estos
  • Tengan dificultades para respirar

Los bebés podrían tener dificultades para respirar, mientras que los adolescentes y los adultos suelen tener síntomas leves

Muchos bebés con tosferina no tosen para nada. En su lugar, puede que dejen de respirar (apnea) y se pongan azules, o tengan dificultades para respirar.

Por lo general, la infección es más leve en los adolescentes y los adultos en comparación con los bebés y los niños, especialmente en los que se vacunaron contra la enfermedad. Puede parecer un resfriado común. Las personas que tienen un caso más leve de la enfermedad a menudo no presentan la inspiración intensa y ruidosa.

Sin embargo, los adolescentes y los adultos pueden presentar casos graves de tosferina. Y, en especial aquellos que no han recibido la vacuna, pueden tener accesos de tos prolongados que los mantienen despiertos durante la noche. Las personas que presentan estos accesos dicen que es la peor tos que tuvieron en la vida. También puede perturbar en gran medida la vida diaria y causar complicaciones graves.

Las personas vacunadas podrían no enfermarse tan gravemente

Las vacunas contra la tosferina son eficaces, pero no son perfectas. La infección generalmente no es tan grave para las personas vacunadas, pero aun así se pueden enfermar.

En el caso de las personas vacunadas que contraen la tosferina:

  • La tos generalmente no dura tantos días
  • Los accesos de tos, la inspiración intensa y ruidosa, y los vómitos después de los accesos de tos son menos comunes
  • La apnea (pausas en la respiración que pueden ser mortales) y cianosis (ponerse azul o morado) son menos comunes en bebes y niños

Los CDC recomiendan las vacunas contra la tosferina para las personas de todas las edades. Infórmese más sobre la vacuna contra la tosferina.

Recuperación: fase 3

La recuperación de la tosferina puede ser lenta. La tos se vuelve más leve y menos frecuente a medida que mejora.

Los accesos de tos podrían parar por un tiempo, pero pueden volver si presenta otras infecciones respiratorias. También pueden volver por muchos meses después de que comenzó la enfermedad.

Esta página fue revisada: el 4 de agosto del 2022