Prevención

mother receiving antibiotics with newborn

Las dos mejores formas de prevenir la enfermedad por estreptococo del grupo B durante la primera semana de vida de un recién nacido son:

  • Hacer pruebas de detección de la bacteria estreptococo del grupo B en las mujeres embarazadas.
  • Administrar antibióticos durante el trabajo de parto a las mujeres con mayor riesgo.

Desafortunadamente, los expertos no han identificado modos eficaces para prevenir la enfermedad por estreptococo del grupo B en personas mayores de un año de edad.

Pruebas de detección en las mujeres embarazadas

prenatal check at the clinic.

La mayoría de los bebés nacidos de mujeres con resultado positivo en la prueba de detección de la bacteria estreptococo del grupo B no necesitan tratamiento si la madre recibió antibióticos durante el trabajo de parto.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) y el Colegio Estadounidense de Enfermeras Parteras (ACNM) recomiendan que las mujeres se hagan pruebas de detección de la bacteria estreptococo del grupo B entre la semana 35 y 37 de su embarazo. La prueba es sencilla y no duele. Los médicos usan un hisopo estéril (“Q-tip” o bastoncillo de algodón) para recolectar una muestra de la vagina y del recto. La muestra se envía a un laboratorio para analizarse.

Las mujeres que obtienen un resultado positivo de la bacteria estreptococo del grupo B no están enfermas. Sin embargo, tienen un riesgo mayor de pasar la bacteria a su bebé durante el nacimiento.

La bacteria estreptococo del grupo B entra y sale del cuerpo naturalmente. Una mujer puede obtener resultados positivos algunas veces y otras no. Por ese motivo, los médicos hacen las pruebas de detección hacia el final del embarazo, cerca del momento del parto.

Antibióticos durante el trabajo de parto

Los médicos administran antibióticos a las mujeres que están en mayor riesgo de tener un bebé que presentará la enfermedad por estreptococo del grupo B. Los antibióticos ayudan a proteger a los bebés de la infección, pero solo si se dan durante el trabajo de parto. Los médicos no pueden administrarlos antes del trabajo de parto porque las bacterias pueden volver a multiplicarse rápidamente.

Los médicos administran el antibiótico por vía intravenosa (a través de una vena). Con mayor frecuencia, prescriben un tipo de antibiótico llamado betalactámico, que incluye la penicilina y la ampicilina. Sin embargo, los médicos también pueden administrarles otros antibióticos a las mujeres que tengan una alergia grave a ellos. Los antibióticos son muy seguros. Por ejemplo, alrededor de 1 de cada 10 mujeres tiene efectos secundarios leves cuando reciben penicilina. Existe una rara probabilidad (de aproximadamente 1 en 10 000 mujeres) de tener una reacción alérgica grave que requiera un tratamiento de emergencia.

Los antibióticos son muy eficaces para prevenir la enfermedad por estreptococo del grupo B en recién nacidos. Considere los siguientes ejemplos:

Los antibióticos son muy eficaces para prevenir la enfermedad por estreptococo del grupo B en recién nacidos.

El bebé de Emma tiene 20 veces más de probabilidades de presentar la enfermedad por estreptococo del grupo B que el bebé de Tanya.

Vacunación

Actualmente, no existe una vacuna que ayude a las mujeres embarazadas a proteger a sus bebés contra las bacterias estreptococo del grupo B y la enfermedad que causan. Los investigadores están trabajando en la elaboración de una vacuna, que podría estar disponible en el futuro.

Estrategias que se ha comprobado que no funcionan

Las siguientes estrategias no son eficaces para prevenir la enfermedad por estreptococo del grupo B en los bebés:

  • Tomar antibióticos por boca
  • Tomar antibióticos antes de que comience el trabajo de parto
  • Usar lavados del canal de parto con clorhexidina desinfectante
Páginas relacionadas
Esta página fue revisada el: 21 de mayo de 2019