La conjuntivitis en los recién nacidos

Los recién nacidos que muestren signos de conjuntivitis deben ser examinados por un médico de inmediato.

La conjuntivitis neonatal es el enrojecimiento de los ojos en recién nacidos causado por una infección, una irritación o la obstrucción de un conducto lagrimal. Cuando es causada por una infección, la conjuntivitis neonatal puede ser muy grave.

Síntomas y causas de la conjuntivitis en los recién nacidos

Recién nacido durmiendo

Los recién nacidos con conjuntivitis tendrán secreciones en los ojos de 1 día a 2 semanas después de su nacimiento. Tendrán los párpados hinchados, enrojecidos y sensibles. La causa de la conjuntivitis neonatal es con frecuencia difícil de determinar porque, en muchos casos, los síntomas no varían según la causa.

La conjuntivitis en los recién nacidos puede ser causada por una obstrucción en el conducto lagrimal, una irritación ocasionada por los antibióticos tópicos administrados al momento del nacimiento, o una infección ocasionada por bacterias o virus transmitidos de la madre al hijo durante el parto. Incluso las madres que no tengan síntomas (asintomáticas) al momento del parto pueden ser portadoras de bacterias o virus y transmitirlos al bebé durante el parto.

Los tipos más comunes de conjuntivitis neonatal incluyen los siguientes:

  • Conjuntivitis de inclusión (por clamidia)
    La Chlamydia trachomatis puede causar conjuntivitis de inclusión e infecciones genitales (clamidia). Las mujeres que tengan clamidia sin tratar pueden transmitirle estas bacterias al bebé durante el parto. Los síntomas de la conjuntivitis de inclusión incluyen enrojecimiento del ojo, inflamación de los párpados y secreciones con pus. Los síntomas suelen aparecer entre 5 y 12 días después del nacimiento. Aproximadamente la mitad de los recién nacidos con conjuntivitis por clamidia también tienen la infección en otras partes del cuerpo. Estas bacterias pueden infectar los pulmones y la nasofaringe (donde la parte de atrás de la nariz se conecta con la boca).
  • Conjuntivitis gonocócica
    Las bacterias Neisseria gonorrhoeae son las que causan la conjuntivitis gonocócica, así como la infección de transmisión sexual denominada gonorrea. Las mujeres que tengan gonorrea sin tratar pueden transmitirle estas bacterias al bebé durante el parto. Los síntomas generalmente incluyen enrojecimiento de los ojos, presencia de pus espeso en los ojos e inflamación de los párpados. Este tipo de conjuntivitis generalmente se presenta de 2 a 4 días después del nacimiento. Se puede asociar a infecciones graves de la sangre (bacteriemia) y del recubrimiento del cerebro y la médula espinal (meningitis) en los recién nacidos.
  • Conjuntivitis química
    Cuando se le ponen gotas en los ojos a los recién nacidos para ayudar a prevenir una infección bacteriana, los ojos se les pueden irritar. Esto se puede diagnosticar como conjuntivitis química. Los síntomas de la conjuntivitis química normalmente incluyen enrojecimiento leve de los ojos y algo de inflamación de los párpados. Los síntomas típicamente durarán entre 24 y 36 horas solamente.
  • Otras conjuntivitis neonatales
    Además de las bacterias Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae, hay otras bacterias y virus que pueden causar conjuntivitis. Por ejemplo, las bacterias que normalmente viven en la vagina de la mujer y no se transmiten sexualmente pueden causar conjuntivitis. Los virus que causan el herpes oral y el herpes genital también pueden causar conjuntivitis neonatal y daño grave a los ojos. La madre le puede pasar estos virus al bebé durante el parto. Sin embargo, la conjuntivitis por herpes es menos común que la conjuntivitis por gonorrea y por clamidia. Los síntomas suelen incluir enrojecimiento de los ojos e inflamación de los párpados con algo de pus.

 Inicio de la página

Prevención y tratamiento de la conjuntivitis en los recién nacidos

Para prevenir la conjuntivitis neonatal, las leyes estatales requieren que la mayoría de los hospitales les pongan gotas o una pomada a los ojos de los recién nacidos. Los hospitales antes usaban nitrato de plata, pero ahora usan principalmente gotas con un antibiótico, como eritromicina. Durante el embarazo y antes de dar a luz, las mujeres con herpes genital deben consultar con el médico las formas de minimizar las probabilidades de transmitírselo al recién nacido.

Los médicos podrían tratar con antibióticos las conjuntivitis neonatales causadas por bacterias. Esto dependerá de la gravedad de la infección y de la bacteria que la haya causado. Algunos antibióticos son una pomada o gotas que se ponen en el ojo (aplicación tópica). Otros se dan por la boca (administración oral) o por una vena (administración intravenosa). Los médicos podrían tratar la conjuntivitis del recién nacido con una combinación de antibióticos de aplicación tópica y antibióticos de administración oral o intravenosa. Se pueden limpiar los ojos del recién nacido con solución salina para quitar el pus que se acumule.

Si lo que causa la conjuntivitis es una obstrucción del conducto lagrimal, podría ayudar hacerle un masaje tibio y suave entre el ojo y la nariz. Si el conducto lagrimal no se abre al año de vida, el niño podría necesitar una operación.

Los tratamientos para las causas comunes de la conjuntivitis neonatal son los siguientes:

  • Conjuntivitis de inclusión (por clamidia)
    Los médicos generalmente usan antibióticos orales para tratar la conjuntivitis de inclusión.
  • Conjuntivitis gonocócica
    Los médicos generalmente usan antibióticos intravenosos (i.v.) para tratar la conjuntivitis gonocócica. Si este tipo de conjuntivitis se deja sin tratar, podría causar úlceras corneales (llagas abiertas en la córnea) y ceguera en el recién nacido.
  • Conjuntivitis química
    Debido a que este tipo de conjuntivitis es causada por una irritación química, por lo general no se requiere tratamiento. El bebé generalmente mejorará en el plazo de 24 a 36 horas.
  • Otras conjuntivitis bacterianas y virales
    Los médicos generalmente usan pomadas o gotas antibióticas para tratar las conjuntivitis causadas por bacterias que no sean Chlamydia trachomatis o Neisseria gonorrhoeae. Tanto para las conjuntivitis bacterianas como las virales, las compresas tibias sobre el ojo podrían aliviar la inflamación y la irritación. Asegúrese de lavarse las manos antes y después de tocar ojos infectados.

 Inicio de la página

Páginas relacionadas
Esta página fue revisada el: 2 de octubre de 2017