Signos y síntomas

Busque atención médica de inmediato si usted o su hijo tienen síntomas de enfermedad meningocócica. Los síntomas de la enfermedad meningocócica pueden presentarse al principio como una afección parecida a la influenza y pueden empeorar rápidamente. Los dos tipos más comunes de infección meningocócica son la meningitis y la septicemia. Estos dos tipos de infección son muy graves y pueden ser mortales en cuestión de horas.

Meningitis meningocócica

Los médicos llaman meningitis meningocócica a la meningitis causada por las bacterias Neisseria meningitidis. Cuando alguien tiene meningitis meningocócica, las bacterias infectan el tejido que cubre el cerebro y la médula espinal, y causan inflamación.

Los síntomas más comunes incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Rigidez del cuello

A menudo hay síntomas adicionales, como los siguientes:

  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fotofobia (mayor sensibilidad de los ojos a la luz)
  • Estado mental alterado (confusión)

Es posible que los recién nacidos y los bebés en general no tengan los síntomas clásicos que se mencionaron arriba, o sea muy difícil notarlos. Los bebés, en cambio, podrían estar más lentos o inactivos, irritables, tener vómitos, no comer bien o tener la parte blanda del cráneo (fontanela anterior) abultada. En el caso de los niños pequeños, puede que los médicos también examinen sus reflejos para ver si presentan signos de meningitis.

Si usted o su hijo tienen cualquiera de estos síntomas, llame al médico de inmediato.

Septicemia meningocócica (también conocida como meningococemia)

Si usted o su hijo tienen cualquiera de estos síntomas, llame al médico de inmediato.

Los médicos llaman septicemia meningocócica o meningococemia a la septicemia (una infección del torrente sanguíneo) causada por la Neisseria meningitidis. Cuando alguien tiene septicemia meningocócica, las bacterias entran en el torrente sanguíneo, se multiplican y dañan las paredes de los vasos sanguíneos. Esto causa hemorragias en la piel y los órganos.

Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre y escalofríos
  • Fatiga (sentirse cansado)
  • Vómitos
  • Manos y pies fríos
  • Intensos dolores musculares, en las articulaciones, el pecho o el abdomen (barriga)
  • Respiración rápida
  • Diarrea
  • En las etapas más avanzadas, un sarpullido morado oscuro (ver fotos)
Esta página fue revisada: el 7 de junio del 2017